Seguidores

jueves, 26 de febrero de 2015

LA ENERGÍA DE LOS PENSAMIENTOS, IMPORTANCIA DE LOS DECRETOS





IMPORTANCIA DE LA PALABRA QUE SE PRONUNCIA O SE PIENSA:

SON DECRETOS QUE IRÁN A PARAR A ALGUNA PARTE DEL UNIVERSO, EXTERIOR E INTERIOR.


"Una afirmación de sus labios no va a convencer a estos vehículos conscientes de que ustedes han cambiado completamente su manera de vivir por siglos. Van a tener que DIRIGIR DENTRO DE ELLOS una RADIACIÓN POSITIVA que hará añicos y transmutará los patrones de su pasado y pondrá en su lugar los patrones de perfección para el futuro". Maestro El Morya

Por tanto, los decretos han sido conscientemente presentados al intelecto del hombre a fin de que pudiera usarlos como un balance por el mal uso de la palabra hablada, y por los patrones imperfectos de pensamiento creados a lo largo de muchas centurias de encarnaciones.

Cada pensamiento es registrado en algún rincón del cosmos, son realidades con energía y vibración propia, dado nuestro libre albedrío. Las emociones son las encargadas de crear verdaderos universos cuánticos, de oscuridad y de luz.

Todo se compone de energía que está en constante movimiento.

Desde el interior de nuestras células y átomos hasta la lejanía del multiverso, el campo de la existencia es una continua expresión verbal de acción creativa, un magnifico baile de energía cósmica inteligente. Durante estos tiempos de energía acelerada, nuestro mayor reto consiste en aprender a manejar la energía sutil interna para poder evolucionar hacia la siguiente fase, que consiste en la toma de conciencia.





LOS PENSAMIENTOS SON VERBOS, SON PALABRAS, SON ACCIÓN.

PARA EL CEREBRO NO EXISTE DIFERENCIA ENTRE EL ACTUAR Y EL PENSAR.


Todos los decretos deberán ser hechos con PROFUNDO SENTIMIENTO, VISUALIZANDO LO QUE SE ESTÁ DICIENDO. La mera repetición de palabras sin sentimiento ni visualización no tiene valor. Los decretos deben ser hechos un poco más rápido que el hablar ordinario, sin embargo, no tan rápido que no podamos visualizar lo que estamos diciendo.

Si las palabras habladas son dadoras de paz y armonía en su expresión, la consciencia brillará entonces con la Luz de la Divinidad y el individuo se convertirá en una presencia confortadora para toda vida a su alrededor.

"Para recalificar la energía en sus cuerpos físicos y en sus cuerpo etérico, mental y emocional, ustedes deben comenzar por descargar un balance de energía que resplandecerá dentro de ellos y hará añicos esos patrones que han establecido mayormente a través del uso de la palabra hablada y la acción física. La eficacia de sus decretos no está sólo en que salen a los éteres sino también en que son CARGADOS y CARGADOS dentro de sus cuerpos etéricos los cuales traen un alineamiento positivo y control de su entera consciencia.

.. "Cuando durante siglos han dicho "soy incapaz', “estoy enfermo”, “estoy afligido”, han construido dentro de esta vestidura etérica —dentro de lo que el mundo llama el subconsciente— ciertos surcos de energía. Esta es una consciencia que ha aceptado lo que han decretado para sí durante millones de años. Lo mismo han hecho con su cuerpo emocional y su cuerpo mental mediante el uso de la vida".

.. "Es la angustia necesaria para su progreso espiritual? ¿No! Sin embargo, debemos cambiar las "condiciones" de la consciencia que hacen que la an¬gustia parezca necesaria. El hombre aprende a través de la experiencia, mediante la aplicación de la Ley Cósmica o por medio del sufrimiento. Cada quien puede escoger su propio maestro." Maestro Morya


LOS DECRETOS SON ACCIÓN, SON VERBOS, SON PROFECIAS.

Cuando Dios hizo la palabra, la hizo para decretar, porque nos da ejemplo en Génesis 1 y 2, Dios habló sus decretos y empezó una transformación en todo el mundo; así que los decretos son también una profecía, y viene de un vocablo griego que quiere decir: antes de hablar, es decir que ocurren sucesos respecto de los cuales ya se había hablado antes, se lanzó el decreto, ejemplo: “sea la luz” y fue la luz. Así que cuando decreto algo en el mundo espiritual estoy esperando que esto se haga una realidad en mi vida, y ¿quiénes pueden decretar? Todos aquellos que están revestidos de autoridad en el mundo espiritual.

Afirmaciones: una herramienta para crear la vida que deseamos

Las afirmaciones son declaraciones que se escriben o repiten verbalmente en forma regular para ayudar a provocar un cambio en distintas áreas del individuo. Las afirmaciones son una herramienta más para crear la vida que deseamos. El poder de las afirmaciones está íntimamente ligado al poder de las palabras.

Las palabras tienen una energía propia. Hay palabras que construyen y otras que destruyen. Por consiguiente hay afirmaciones que construyen y otras que destruyen o nos mantienen indefinidamente en el estado o condición que deseamos cambiar o modificar.

Por ejemplo:

• “Mi vida no cambiará jamás.”
• “A mí siempre me pasa lo peor.”
• “Uno vino a esta vida a sufrir.”
• “Mis días son un caos.”
• “Otra vez más de lo mismo que no quiero.”
• “Que suerte tienen los demás”
• “Yo no puedo tomarme vacaciones.”
• “Yo no puedo tener un día simple.”
• “Yo siempre me meto en problemas.”
• “La gente no me entiende.”
“No encuentro la salida.”
• “Siempre la misma historia.”

Estar atentos a nuestro vocabulario es fundamental para ayudar a nuestros pensamientos a darles una dirección diferente y por sobre todas las cosas positiva. Las afirmaciones son oraciones en general cortas que expresan un estado ideal que uno desea obtener.

Por ejemplo:
• “Tengo paz en mi vida”
• “Vivo rodeada/o de amor”
• “Amo mi trabajo y la gente con quien me vinculo laboralmente”
• “El dinero fluye en mi vida de forma fácil”
• “Gracias por mi sanación”

¿Qué sucedería si revertimos las afirmaciones negativas mencionadas anteriormente y las convertimos en positivas? ¿Qué sucedería si hiciésemos un pequeño cambio a esas frases fijas que repetimos a diario con nuestra voz o en nuestra mente? Tal vez empecemos a sentir que un leve rayo de sol o de esperanza entra a nuestras vidas. Recordemos que la esperanza es una emoción indispensable para manifestar lo que deseamos. La esperanza es una puerta que se abre ante nosotros diciéndonos que lo que queremos puede suceder,
prepara el terreno y nos induce a seguir haciendo nuestro trabajo individual. Nos dice, “Es posible. Inténtalo.”

Por ejemplo en vez de decir: “Mi vida no cambiará jamás.” Decidimos decir ahora: “Mi vida puede cambiar.”

• “A mí siempre me pasa lo peor.”
“Algo bueno puede sucederme hoy a mí.”
• “Uno vino a esta vida a sufrir.”
“Uno puede ser feliz en esta vida.”
• “Mis días son un caos.”
“Puedo crear un día simple y tranquilo a pesar de todo.”
• “Otra vez más de lo mismo que no quiero.”
“Elijo ver lo que me sucede de forma diferente y positiva.”
• “Yo no puedo tomarme vacaciones.”
“Yo puedo permitirme tomar vacaciones.
• “Yo no puedo tener un día simple.”
“Me permito tener un día simple.”
• “Yo siempre me meto en problemas.”
“Hoy elijo vivir situaciones donde genero armonía.”
• “La gente no me entiende.”
“Empiezo a entenderme a mí mismo y a la gente.” “La gente
empieza a entenderme y yo los entiendo a ellos.”
• “No encuentro la salida.”
“Existe una salida.” “Puedo encontrar una salida.”

Existen afirmaciones para la salud, la abundancia, el amor, la amistad, cualquier cosa que deseemos cambiar o atraer a nuestras vidas. Lo importante es entender como se crean y utilizan. Creandotuvida provee una lista de afirmaciones grabadas y escritas como guía. Si te sientes identificado con alguna de ellas puedes usarla o modificarla para tu necesidad específica. De lo contrario crea tu propia afirmación lo cual tiene aun un valor mayor. Cuando se trabaja con afirmaciones es fundamental que sean expresadas como la palabra lo indica en “forma positiva”.

Por ejemplo jamás decir:

• “No quiero pobreza en mi vida” sino “Estoy abierta/o a recibir abundancia en mi vida”
• “No quiero atraer hombres avaros a mi vida” sino “Vibro generosidad. Atraigo un hombre generoso a mi vida”

Saber lo que uno no quiere es fundamental para producir un cambio. Pero inmediatamente nos enfocamos en lo que queremos atraer, modificar o cambiar y lo comunicamos en forma positiva.


Recordemos: no poner la atención en lo que no queremos en nuestras vidas (que es lo que normalmente nos pasa) ya que de ese modo estaremos creando más de lo mismo.


Hay que concentrarse en lo que genuinamente queremos que nos suceda. Es un trabajo al principio difícil para muchos ya que debemos
abandonar viejos hábitos. Pero podemos tomarlo como ir al gimnasio sabiendo que cuanto más entrenemos en mejor estado físico estaremos.

Las afirmaciones pueden ser una gran herramienta para cambiar hábitos negativos y dar lugar a lo nuevo en nuestras vidas. Hay momentos en que sentimos que debemos dejar una afirmación o modificarla porque esa área ha cambiado.

Por ejemplo:
El Sr. González pedía un cambio en su trabajo. Su afirmación inicial era“Trabajo en forma relajada y alegre.” Si luego de varios días o semanas siente que empieza a disfrutar más de su trabajo y se encuentra sonriendo y socializando con sus compañeros, puede cambiar a otra afirmación ya que siente que la primera lo ha ayudado a provocar un cambio positivo. Tal vez la próxima afirmación es: “La alegría de mi trabajo se extiende al resto del día.” Esto también puede suceder naturalmente como consecuencia de la afirmación anterior. Me siento mejor en mi trabajo, me siento mejor en mi vida. Causa y efecto.

PODEMOS PERMITIRNOS JUGAR CON LAS AFIRMACIONES.

 

INVADIR LOS ESPACIOS QUE HABITAMOS CON ELLAS, ESCRIBIENDO CARTELES Y COLGÁNDOLOS EN LUGARES ESTRATÉGICOS QUE NOS AYUDEN A
RECORDARLAS. LAS GANAS DE CREAR LA VIDA QUE DESEAS TE INSPIRARÁ PARA VER DE QUE FORMA PUEDES APLICAR LAS AFIRMACIONES DE MANERA POSITIVA PARA TÍ.

Las afirmaciones a veces nos suenan tan ideales que creemos es imposible crear esas realidades que añoramos. Si digo “Eso a mi no me puede pasar” o “Es imposible que suceda” invalidoautomáticamente la primer afirmación. Muchas personas repiten las afirmaciones al principio como un juego y luego ven la fuerza que tienen sobre uno esas pequeñas frases cargadas de positivismo.

Es de suma importancia que se repitan con el sentimiento que nos despertaría obtener lo que estamos afirmando. Para aquellas personas a las cuales les cuesta recrear el sentimiento que les producirían vivir lo que la afirmación indica se les aconseja hacer lo siguiente:

Ejemplo:
El Sr. González esta repitiendo la siguiente afirmación: "Atraigo abundancia económica a mi vida. El dinero fluye fácilmente y con alegría" El Sr. González repite y repite esta afirmación
pero detrás de ella hay siempre una vocecita que escucha o está a nivel inconsciente que le dicta: "Eso no es posible. Nunca hay suficiente. Es absurdo e imposible" Lo que se le recomienda al Sr. González es que repita su afirmación en momentos que la situación que está viviendo lo ayuda a recordar el sentimiento de felicidad, paz, balance, poder o abundancia que está buscando. Por consiguiente cuando el Sr. González firma un cheque para pagar la cuenta de luz, el alquiler o sus vacaciones es recomendable que no lo haga pensando en la escasez, el miedo a no tener suficiente o enojado por tener que pagar una deuda sino que el Sr. González tratará de conectarse con el sentimiento de alegría y sensación de poder o abundancia y seguridad que le da el hecho de tener el dinero para pagar una deuda no importa cuan grande o pequeña sea.
”Puedo pagar el diario, atraigo más abundancia a mi vida.” “Puedo pagar mis vacaciones, vivo en abundancia” “Hoy pagué el alquiler, el Universo provee.”



Recordemos que lo importante de este ejercicio es recordar, revivir, sentir la emoción que nos produciría obtener lo que buscamos. Estamos trabajando con nuestra mente y los hábitos, a ellos no los debilitaremos con puro razonamiento. Han estado conviviendo con uno por años y nos han dictado la vida que hemos estado viviendo hasta hoy. 

LAS AFIRMACIONES SON UNA DE LAS

DISTINTAS HERRAMIENTAS QUE TE PUEDEN

AYUDAR CREANDO TU VIDA. PARA CIERTAS

PERSONAS PUEDEN SER MUY EFECTIVAS Y

PARA OTRAS NO. MEDITAR O SIMPLEMENTE

CONECTARSE CON LA RESPIRACIÓN SON

OTROS DE LOS TANTOS EJERCICIOS QUE

NOS AYUDAN A VINCULARNOS NUEVAMENTE

A NUESTRA ESENCIA, A ESE SER QUE

SOMOS Y QUE A LA VEZ TANTO CUESTA

REDESCUBRIR.

Con esa emoción recobrada o recordada repite tu afirmación haciéndola creíble a tu experiencia “Atraigo abundancia económica a mi vida." Le costará mucho más esta vez al subconsciente oponerse a ese sentimiento genuino que nos da la experiencia real. Vivo en abundancia: puedo pagar mi periódico, puedo pagar mi café, puedo pagar el alquiler de mi casa o la luz y el gas. Pongo atención en lo que tengo y pido más de ello. No pongo atención en lo que no tengo y creo mas de lo mismo (que no deseo).

Nota: recordar que hay mucha gente que desearía estar en nuestro lugar y se sentirían afortunados, invadidos de felicidad y abundancia. Este no es un pensamiento de conformismo sino que nos ayuda a no caer en estados de necesidad falsos o magnificados por nuestra incapacidad de ver lo bueno que nos rodea. Hacer una lista de nuestros logros es siempre un muy buen principio.

Por ejemplo:
• Terminé mis estudios
• Abrí mi propia empresa
• Pinté mi casa
• Arreglé la puerta/el auto…
• Ayudé a mi vecino/hermano/amigo
• Limpié mi cuarto/un cajón/mi casa
• Ordené mis papeles
• Le hice compañía a un amigo/enfermo/anciano
• Viajé por mi país/por el mundo/ por la ciudad
• Conseguí un empleo/ aumento/ ayuda/ más pacientes/más clientes/una promoción/ una recomendación…
• Vencí mi miedo a…

La lista es infinita y no importa cuán grande o pequeño sea lo alcanzado. Lo que cuenta en este ejercicio es recobrar el sentimiento de logro, de éxito: recordar haber tenido la intención de hacer algo y haberlo logrado.

Cuando queremos cambiar un aspecto en nosotros o nuestra vida y decidimos usar afirmaciones para que nos ayuden en el proceso, personalizarlas y comenzarlas con la palabra ELIJO las hace más poderosas y nuevamente nos asisten a callar la voz subconsciente que se resiste al cambio. Por ejemplo: “Elijo atraer abundancia a mi vida"


Nota: recordar que las afirmaciones tienen poder sobre uno, no un tercero. Tener en cuenta siempre que lo que deseamos manifestar en nuestras vidas es "para nuestro bien y el bien de todas las personas involucradas."

La vida diaria y su stress nos hace olvidar que hemos creado nuestra realidad y vivimos como autómatas muchas horas del día guiados por nuestros hábitos.

Las personas somos seres libres que estamos eligiendo todo el tiempo los pasos que damos. Este poder de elección es el que nos da libertad junto con responsabilidad. Estamos a cargo de la realidad que vivimos. No somos víctimas. Tal vez una buena afirmación en este caso sería:

• “Soy un ser libre y creo mi vida con felicidad y libertad.”
• “Creando mi vida siento que recobro el poder sobre ella.”
• “Creando mi vida camino feliz por ella.”
• “Creando una vida de amor y paz doy cada paso en este día.”
• “Creando mi vida soy feliz y libre.”
• “Creando mi vida irradio amor a los demás y a mí mismo.”
• “Creando mi vida vuelvo a sonreír.”
• “Creando mi vida aprendo a respetar a los otros creadores.”
• “Creando mi vida inspiro a otros a hacer lo mismo: crear felicidad.”
• “Creando mi vida empiezo otro día.”

domingo, 22 de febrero de 2015

ENFERMEDAD: LA NEGACIÓN DE NOSOTROS MISMOS



La enfermedad es el resultado de vivir desconectado de nuestro cuerpo, de nuestros sentimientos y emociones, respondiendo al mundo circundante y no a nosotros mismos, de seguir una carrera contra el tiempo.


 Después de hablar con tantos seres aquejados de dolencias crónicas, enfermos graves, sufriendo de enfermedades degenerativas que gradualmente van haciéndoles perder facultad de pensamiento y/o de su capacidad motora, no me queda más sino aprovechar y dar Gracias a Dios por cada instante en el cual tengo oportunidad de disfrutar y dar y ayudar, y así me siento más feliz con lo que ahora siento, con lo que ahora veo y antes no veía, con mi nueva visión de la vida y de mi ejercicio profesional, lo cual implica ver lo que para mi pasó a ser importante. 

Veo cada instante con una interpretación única, conectada no con lo que captan mis sentidos sino tratando de interpretar lo que dice mi alma, obro para seguir con lo que llamo mi nueva misión de vida, y mientras más leo diversos autores me doy cuenta que más de uno ha sentido lo que yo ahora siento, y ha visto la vida de la forma que ahora la veo, y doy gracias a Dios nuevamente por haberme permitido salir de mi extravío. 

Viví hasta hace poco evadiendo, desconectada, y doy gracias a Dios por el instante en que dejé de hacerlo. La enfermedad, como yo la entiendo ahora, es la oportunidad para hacer un alto en la cotidianidad, en la rutina que nos lleva a crecer económicamente y a extraviar nuestros sentimientos y a olvidar a nuestra alma…surgen para muchos como un acto al azar, fortuito o de infortunio, pero nada pasa por casualidad, y estoy segura que a más de uno hemos conocido que tiene una buena alimentación, no fuma, hace deporte, se cuida, es exitoso económicamente, con una vida envidiable para muchos y también se llega a enfermar, quizás de la más terrible de las enfermedades, de la mas fulminante…la respuesta no está en el resultado de un examen de sangre, no hay un castigo divino, hay una obligación de reflexionar. 

Después de mucho pensar, concluyo que la única forma que me obligó a hacer un alto en la búsqueda emprendida para llenar mis vacios fue enfermarme, lo cual me obligó a renunciar a mi cotidianidad y crear el momento para la reflexión, encontrar mi alma perdida tan dentro de mí que me costó mucho volver a encontrarla, y emprender todos los cambios que he hecho y estar saliendo con buen pie de ellos, doy gracias a Dios por la oportunidad que me concede de cambiar, evolucionar y terminar esta vida con un crecimiento espiritual que espero me permita estar más cerca de él cuando llegue el fin de los tiempos . 

Me reencontré con mi alma, la nutro y estoy pendiente de interrogarla, me siento bendecida y afortunada. He de recordar siempre que no debo extraviarme nuevamente, y si eso aleja a las personas que no compartan mi forma de entender la vida también lo asumo con orgullo y valentía, pido por los que me consideran enajenada, para que realmente entiendan el sentido del tránsito por esta vida, y que hay más enajenación en el acto de engañarse a ellos mismos que van por la vida enceguecidos y perdidos.





Citando algo de El Principito: “lo esencial es invisible a los ojos”, por dónde empezar en este proceso de sanación? Indagar dentro de nosotros, volcar las preguntas hacia nuestro interior, buscar nuestra paz que está más allá de lo alcanzado en el plano material. 

No es pagando el apartamento nuevo o comprando el carro con denominación del año próximo, el proceso comienza por preguntarnos qué es realmente lo que nos falta, dónde están nuestras verdaderas carencias. Trabajar para luego invertir lo que hemos ganado cubriendo una terapia intensiva o en costosos e interminables tratamientos no resulta ser razonable para mí. 

 Quizás la prevención de una enfermedad y nuestra curación sea más sencilla con la guía de un buen psicólogo o psiquiatra, que nos permita ir sanando esas lesiones: invisibles a los ojos, pero tan hondas e insondables.

Estar enfermos quizás no sea del todo desafortunado si consideramos que más de un mortal ha abandonado su cuerpo físico siendo víctima de un accidente fatal, sin haber tenido la posibilidad de hacerse preguntas, sin tener el tiempo para evolucionar y pedir perdón a los seres a los cuales pudo causarle algún daño. 

Es posible no contar con el tiempo necesario para volcarnos hacia nuestro interior, e irónicamente éste es en muchas oportunidades considerado desagradable e incomprendido, y es impuesto por una inhabilitación que nos hace interrumpir el ritmo de vida que veníamos llevando.

Enfermedad conlleva a reflexión, que debo hacer ahora que tengo la oportunidad y la obligación de replantearme adónde voy, que hice de malo con mi alma y con mi cuerpo físico que responde con un desorden o disfunción denominada enfermedad, que debo tratar? Acaso mi alma, mis emociones, mi forma de ver la vida? Todo y absolutamente todo deberá ser replanteado, y así como al darnos cuenta que tomamos un camino accidentado buscamos salir de él para encontrar el menos intrincado y el más favorable para llegar a nuestro destino, así mismo debemos hacer al confrontar una enfermedad, cambiar, usando la capacidad de crear que se nos ha dado y que hemos olvidado: somos capaces de crear felicidad en otros seres, y tristeza y rabia también, somos capaces de crear vida y de quitarla, así también somos capaces de crear salud y de quitárnosla.

Empezar un proceso de curación y sanación no es cosa fácil, realmente es más fácil preguntar por el mejor médico de Caracas y pagar la más cara de las consultas no importa cuánto nos cueste, es más fácil desprendernos de algo material externo a nosotros que de nuestras propias corazas y adornos, quedarnos solos y apagar el Blackberry, y por un momento estar en silencio con nosotros mismos y preguntarnos que nos hemos hecho, que fue lo que hicimos? Disfrutamos del arte, de la música? De estar a solas con nosotros mismos? Disfrutamos acaso de una velada pacifica y nutritiva, con qué frecuencia somos oyentes de un discurso alentador y nutritivo, de algo que nos regocije el alma? De algo que realmente sea cónsono con la vida?

Y quizás lloraremos mas desgarradoramente al darnos cuenta del daño que nos hicimos y consideraremos más dañino el haber vivido desconectados de nosotros mismos sin atendernos, sin preguntarnos, sin vernos dentro, quizás nos encontremos viviendo ignorando sentimientos, extraviados en ilusiones dignas de ser adquiridas monetariamente, sin extrañarnos por un segundo a nosotros mismos, pero es el proceso más importante en la sanación, no sólo física sino en la de nuestra alma. 

Y la ciencia seguirá adelantando en el proceso de curar las enfermedades, adelantos en las células madre que son capaces de regenerar cualquier tejido, y la genética nos permitirá reconocer y manejar cualquier enfermedad incluso antes de nacer, pero nada impedirá lamentablemente el origen de toda enfermedad:

 La desconexión de nosotros mismos.

Fuente:

jueves, 19 de febrero de 2015

ÚLTIMO LIBRO DE ROLY POLANCO: "DE LAS TINIEBLAS A LA LUZ"



Mi último libro "De las Tinieblas a la Luz".

Prologado por Fran Ortega, pronto estará en la librería virtual de "Amazon", el cual pondré a disposición para aquel que lo desee leer de manera gratuita en formato pdf.

Fran Ortega
"Si crees estar atrapado en la Oscuridad, sin salida, sin aliento, sin esperanza, es tiempo de retomar las riendas de tu Poder Divino, declarar que eres hijo o hija de la Divinidad y reclamar tu herencia. Eres responsable, el, la, única responsable de haber cedido tu poder a la Oscuridad, hazte cargo de ello y libérate de una vez por todas, para siempre. Múltiples caminos se abren ante cada uno, pero todos ellos, bien sean sustentados en el dolor, bien en la confianza, nos llevan a Dios. Entrégate a los distados del corazón y date la oportunidad de despertar del largo letargo donde has permanecido por eones aguardando el instante de abrir los ojos.

En la esencia de nuestro Ser reside la Verdad, solo la tenemos olvidada. ¿Quieres recordar y disfrutar de reconocerte en la Luz de la Creación? El modo que yo he encontrado es compartiendo mi recuerdo con los demás y retroalimentar el de los otros. En definitiva, es lo que hacemos: ayudarnos unos a otros al montar el puzzle de la salida del juego. Aquí quedan en tus manos los recuerdos de alguien que comienza a reconocerse como hijo de la Divinidad. ¡Disfrútalo!

Fran Ortega


"No hay humildad sin conocerse, no se puede amar al otro sin antes haberse amado y aceptado la luz y las sombras.

Luego el mundo comenzará a ver esa luz y servirás en humildad, sin imponer nada, sin tratar que nadie cambie para tú poder ser feliz...."

(Fragmento "De las Tinieblas a la Luz" ------- Roly Polanco)



Ver y contactar en Facebook con el autor: 



miércoles, 18 de febrero de 2015

LAS EMOCIONES SON SEÑALES ELECTROMAGNÉTICAS QUE AFECTAN AL MUNDO





La Doctora Candice Pert, Ph.D es una farmacéutica reconocida mundialmente. Ha publicado más de 250 artículos sobre los péptidos*, los receptores y la conducta de estos neuropétidos en el sistema inmune. Se licenció con un doctorado en farmacología de la facultad de Medicina del John Hopkins University.

Incluso antes de ser la responsable del departamento de la bioquímica cerebral del Nacional Institute of Health, Candice Pert hizo un descubrimiento que cambió la forma en que los científicos entienden la conexión mente-cuerpo. Encontró el receptor opiáceo; el mecanismo a través del cual una clase de químicos (los péptidos) alteran la mente y el cuerpo. Su investigación le llevó a la comprensión de cómo funcionan las emociones como sistemas regulatorios en el cuerpo. Desde el descubrimiento ella ha estado enfocándose en desarrollar un tratamiento para el SIDA usando péptidos, primero en la Universidad de GeorgeTown Medical Center y ahora como directora científica de RAPID Pharmaeutical.

Por su trabajo en las emociones, Dr. Pert fue una de las protagonistas de la película ¿Y tu que sabes? y da conferencias sobre la relación mente-cuerpo. El trabajo de Pert ha ayudado a cambiar el paradigma de “emociones como neurociencia” a “emociones como biología”. En su libro Everything You Need to Know to Feel Go (o)d –Todo lo que Necesitas Saber para Sentirte Bien/Dios- ella lleva la ciencia del sentir un paso mas allá y presenta el concepto de “emociones como física”

Las emociones, aclara Pert, no son simplemente química en el cerebro. Son señales electromagnéticas que afectan a la química y a la electricidad de cada célula del cuerpo. El estado eléctrico del cuerpo está modulado por las emociones cambiando el mundo desde dentro del cuerpo. A cambio, Pert descubre que los estados emocionales afectan al mundo fuera del cuerpo.

Le pedí a Pert que explicara como es posible que las emociones tengan ese poder. “No somos simples pedazos de carne. Estamos vibrando como un tenedor bailante, y mandamos vibraciones a la gente todo el tiempo. Emitimos y recibimos. Entonces las emociones orquestan las interacciones entre nuestros órganos y sistemas para controlar eso.”

Tal cual explica Pert en su libro anterior, “Moléculas de Emoción”, los neurotransmisores, llamados péptidos, cargan mensajes emocionales. “Tal como nuestras emociones cambian, la mezcla de péptidos, viajan a través de tu cuerpo y tu mente. Y literalmente cambian la química de cada célula en tu cuerpo.”

Esto es ciencia mainstrean –o tendencia mayoritaria- pero no explica como las emociones de una persona afectan a otra y al mundo. “Nosotros todavía pensamos en esto en términos químicos”. Se queja Pert. “Claro es química pero también física y vibración. “ Los neurotransmisores son químicos, pero tienen carga eléctrica. Las señales eléctricas de nuestra mente y cuerpo afectan la forma de cómo se comportan e interactúan las células y las funciones que realizan. Tienes receptores en cada célula del cuerpo. Son de hecho como mini bombas eléctricas. Cuando el receptor se activa por una “molécula de emoción”, el receptor pasa una carga a la célula cambiando la frecuencia eléctrica y química de la célula.” Pert dice que tal como nuestras células individuales llevan una carga eléctrica, así también en cuerpo entero como organismo. Como un campo generando electromagnetismo, Pert dice que la gente tiene una carga positiva en su cabeza y una negativa debajo. “Y así, de hecho nos mandamos varias señales eléctricas o vibraciones.”

“Los mensajes electroquimicos se pasan de una célula a otra. Señales semejantes se pasan al resto del cuerpo. Y cada una está cargada con “sitios recpetores”, una clase de buzón de correos para estos mensajeros electromagnéticos.”

“Todos estamos familiarizados con un tipo de vibración: cuando hablamos mandamos un tipo de vibración a través del aire que alguien percibe como sonido. Y tal como explico en el libro, también mandamos todo tipo de vibraciones. Es una ley básica de la Física que cuando estás cerca de una fuente de energía, tiene un efecto más grande y disminuye conforme te alejas. Pero cuando estás lejos no hay efecto.”

“No es algo que se pueda explicar en 25 palabras. Es un nuevo cambio de paradigma que básicamente te lleva a saber que no estás solo. Estás conectado a todos los demás. Y las emociones son la llave. Estamos en un despertar, cambiando ampliamente el mundo alrededor nuestro. El libro anterior de Pert, “Moléculas de Emoción” es en parte

ciencia, en parte una biografía que cuenta su proceso de descubrimiento y aprendizaje

péptido.(*). Compuesto químico formado por la unión de dos o más aminoácidos.




Quizá todos los científicos que rompen un nuevo camino tiene que estar conducidos incluso obsesionados con su trabajo. “He aprendido a tener un mejor balance con mis hijos, con los tres y espero haber huido de la imagen de madre judía superprotectora”. Pert dice que su mayor reto fue llevar a la práctica las ideas sobre las que escribía. En su libro, “Todo lo que Necesitas Saber para Sentirte Bien/Dios” hace una relación implícita entre sentirte bien y conectar con Dios. Pert admite que esto es algo inusual para un científico “duro de pelar”. “Estoy enfadada con todos estos rabiosos científicos ateos que escriben libros que dicen que Dios es una ilusión. Cualquier científico bueno sabe que es imposible “desaprobar” algo. Las cosas solo se puede probar”. Aún así, Pert admite que como científico, lo metafísico le hace sentir incómoda.

“Mi ´persona científica´ es estrictamente lógica. Y por tanto, cuestiono lo supernatural. Y esa parte me hace sentir dolor agudo. Pero trabajando en la vacuna del SIDA (Pert ha desarrollado el péptido “T” contra el SIDA), los dos mundos se fusionan, mi mundo científico y ese otro donde cosas maravillosas ocurren. Es imposible pensar que mi descubrimiento fuera tan solo un accidente. El descubrimiento este es realmente increíble.

A nivel neurológico continua Pert, el sentimiento de estar conectado con Dios, de sentirse bendecido es una parte importante para el cerebro. La “bliss response” o “respuesta gozo” está directamente conectada con el trabajo de Pert sobre los receptores de opiáceos. Tal como los receptores de otros neuropéptidos desencadenan una respuesta celular, los receptores de opiáceos recogen la presencia de un neurotransmisor para la euforia. Los “químicos gozosos” que ocurren de forma natural se llaman endorfinas y son enviados por el cerebro y en el cuerpo como respuesta a los estados emocionales y a las actividades físicas.

Pert dice que la forma en como trabajan las endorfinas es evidencia del gozo como una necesidad de la evolución. “Es por eso que las endorfinas son moléculas altamente conservadas. Son los mismos en los organismos unicelulares y en los humanos. En su nuevo libro habla sobre la evolución de los receptores de opiáceos y como se encuentran situados en la corteza frontal, la parte mas evolucionada de nuestro cerebro.”

Es como si estuviésemos diseñados para hacer elecciones alrededor del placer. La parte más evolucionada e inteligente de nuestro cerebro está empapada de receptores que nos hacen utilizar el placer como criterio en las decisiones. Entonces está bien sentirse bien. Mientras está claro que los receptores del gozo está asentados en la corteza prefrontal, no esta tan claro la parte del cerebro que toma complejas decisiones. “Los científicos no pueden preguntar porque. Solo qué y como. Pero sabemos que la vibración en estos receptores median o lideran al organismo entero hacia al sentimiento de gozo. Y en el libro también hablo de cómo la vibración de las endorfinas es realmente el gozo de la unión divina.”

Así que cuando creamos ese tipo de resonancia internamente, estamos sintonizados con el ser divino. Este estado es la función natural del ser pero nuestra sociedad interfiere. No tenemos que enseñarles esto a gente indígena. La mayoría de nosotros ha perdido el sentido de la realidad. “Todo es solo cuestión de sentirse bien”

FUENTE: ENTREVISTA DE JOSHUA FREEDMAN


Auto confianza en 5 pasos....

Paso 1.-evita las declaraciones negativas sobre tí..

Los comentarios que haces sobre tu mismo tienen un gran impacto en tu autoconfianza y tu autointegridad,Si tienes pensamientos negativos,le van a dar lugar a sentimientos negativos sobre tu situación y sobre ti mismo.

Quizás no te des cuenta de esto,pero los comentarios negativos o auto despreciativos a través del tiempo van erosionando.

Paso 2.-cada uno tiene sus propios problemas personales y que cada individuo tiene la responsabilidad de identificarlos,Piensa acerca de tus fortalezas y de qué manera puedes jugar con ellas,así como tus puntos débiles y cómo puedes mejorarlos.No dejes que tú ego se ponga en tu camino a inflar fortalezas,ni en minimizar tus debilidades.

Paso 3.-Auto Afirmación Así como es importante evitar los malos pensamientos negativos,los pensamientos son muy convenientes y tienen efecto de mejora sobre tus emociones y confianza:una de las claves de la inteligencia emocional.Haz una lista de tus logros,sin importar su magnitud.El poder de la mente no se puede subestimar.Si deseas algo lo suficiente,el mismo deseo se transforma en una fuerza motivadora.

Paso 4.-Cree en ti mismo ..Las creencias son las cosas que pensamos que son verdad,y las aceptamos como verdaderas sin necesidad de cuestionarlas o examinarlas.si crees que puedes hacer lo que alguién más puede hacer,seguramente serás capaz de lograrlo tu también.Con el fin de alcanzar tal nivel de autoconfianza para que sea verdadera la declaración anterior,primero tienes que empezar a creer en ti mismo para darte fuerza.Por lo tanto,el administrar adecuadamente lo que crees es la clave para crear la vida que deseas tener.

La clave para construir autoconfianza es creer en ti mismo y admitir nuestros errores,Su tienes problemas para probar algo nuevo,no será una cosa mala para iniciarte con lo que ya estás acostumbrado.Esto te ayudará a sentirte más confiado,y te dará la garantía para avanzar hacia algo nuevo.Al entrar en algo con una actitud positiva y con la fe de tus habilidades,te será más fácil tener la confianza y actuar con concianza.Con el tiempo,vas a encontrar que tu zona de confort se ha aumentado considerablemente,así como tu autoconfianza.

Paso 5.-Perseverencia..Siempre habrá retrocesos en la vida,y tenemos que aprender a ser más resilientes(*) para no quedar estancados allí,cuando las cosas no van como lo hemos planeado,a veces es adecuado a ser un poco duros con nosotros mismos si eres responsable de ello.La clave no está en tener la responsablilidad,sino en averiguar qué se ha realizado incorrectamente y cómo podemor hacer para solucionarl el problema.Si el problema es algo fuera del alcance de tu control,habrá que decir no fue tu responsabilidad,en todo caso.

(información tomada de libro de autoayuda)

SOMOS CAPACES DE CREAR NUESTRA REALIDAD



Estudios confirman que somos capaces de crear nuestra realidad. No es una fantasía ni una invención mística. Existe una clara relación entre el pensamiento y la realidad que manifestamos.

A través de mediciones de la actividad cerebral los experimentos en neurología han comprobado que nuestro cerebro responde de la misma manera si realizamos la actividad física en la realidad o simplemente si la imaginamos. La actividad de las zonas del cerebro que se activan son idénticas.

Imaginen que desean modelar su cuerpo... y que todos los días quieren salir a trotar, simplemente si "visualizamos la actividad" nuestro cerebro responderá de la misma manera como si nuestro cuerpo estuviera trotando de verdad, las redes neuronales se activan y el proceso bioquímico natural de nuestro cuerpo también.

Según el bioquímico Joe Dispenza fabricamos la realidad en base a nuestras experiencias y las emociones asociadas a ellas.



Nuestro cerebro se encuentran unas partículas llamadas "péptidos" que son aminoácidos que combinados crean las neurohormonas o neuropéptidos los cuales son las responsables de las emociones que sentimos. Hay neuropéptidps para la rabia, felicidad, tristeza, etc. Cada emoción pertenece a un grupo de secuencias químicas emitidas y recibidas por el cuerpo.

Nuestro cerebro crea estos neuropéptidos y nuestras células son las que se acostumbran a “recibir” cada una de las emociones: ira, angustia, alegría, envidia, generosidad, pesimismo, optimismo… Al acostumbrarse a ellas, se crean hábitos de pensamiento.

A través de los millones de terminaciones sinápticas, nuestro cerebro está continuamente recreándose; un pensamiento o emoción crea una nueva conexión, que se refuerza cuando pensamos o sentimos “algo” en repetidas ocasiones.

Así es como una persona asocia una determinada situación con una emoción: una mala experiencia en un ascensor, como quedarse encerrado, puede hacer que el objeto “ascensor” se asocie al temor a quedarse encerrado. Si no se interrumpe esa asociación, nuestro cerebro podría relacionar ese pensamiento- objeto con esa emoción y reforzar esa conexión, conocida en el ámbito de la psicología como “fobia” o “miedo”.Según John Hagelin profesor de física en el momento que sentimos una emoción el cuerpo desencadena estas sustancias a la sangre para luego ser interpretada por el cerebro.

Nadie ha visto un pensamiento en un laboratorio, pero si hemos estudiado las reacciones químicas y las sinapsis neuronales que generan estos pensamientos en el ser humanoLa Dra. Candance Pert, autora del libro "Las Móleculas de la Emoción", lo explica así:

Cada célula es un pequeño hogar de conciencia. Una entrada de un neuropéptido en una célula equivale a una descarga de bioquímicos que pueden llegar a modificar el núcleo de la célula.Los poderes y las capacidades mentales han sido cuestionadas, pero en la actualidad a través de la medicina cuántica hemos podido confirmar lo que para muchos a simple vista era una realidad. Nuestra poderosa capacidad de remodelar y afectar nuestra realidad. Cuando creemos que nosotros si somos capaces de realizar nuestros deseos una serie de respuestas químicas y electromagnéticas se emitirán hacia el exterior.

Nuestro mundo o mejor dicho la interpretación de nuestra realidad puede ser remodeladaDefinitivamente está confirmado por los científicos nuestro cerebro no hace diferencias entre lo que ve o lo que imagina, para el cerebro es tan real lo que ve como lo que siente, entonces ¿Cuál es nuestra realidad? o ¿Cuál será la realidad que quieres manifestar? Tus redes neuronales responderán con una gran descarga de bioquímicos que pueden llegar a modificar incluso el núcleo de tus células...



domingo, 15 de febrero de 2015

LA NO EXISTENCIA E ILUSIÓN DEL MUNDO MATERIAL Y DEL CUERPO FÍSICO





La vida diaria que percibimos con nuestros cinco sentidos, no es realidad.

La anterior afirmación es el fundamento y la base para así poder de una vez liberarnos y comprender la tramoya de la ilusión en la estamos como prisioneros temerosos.

Esta concepción es el elemento base de las filosofías orientales, dónde en sustancia el mundo material es una ilusión, en donde por ejemplo los procesos de curación de las enfermedades dependen de cada uno de nosotros mismos, y las mismas curaciones milagrosas podrían ser en realidad debidas a un cambio del estado de conciencia que provoca cambios en el holograma corpóreo... mientras no puede ser tal para las religiones monoteístas... - El Paradigma Holográfico de Bohm.

Del mismo modo, podría darse que algunas controvertidas técnicas de curación alternativa como la "visualización" resulten eficaces, porque en el dominio holográfico del pensamiento las imágenes son reales.

A pesar de su aparente solidez, el universo es en realidad un fantasma, un holograma gigantesco y espléndidamente detallado.

A un nivel más profundo, la realidad no es otra que un tipo de super-holograma, dónde el pasado, el presente y el futuro coexisten simultáneamente; esto implica que, teniendo los instrumentos apropiados, un día podríamos entrar en aquel nivel de la realidad y recoger las escenas de nuestro pasado por largo tiempo olvidado.

Cuando veas a tus temores por lo que realmente son y domines tus EMOCIONES entonces y solo entonces serás realmente libre.

Cuando caemos en la cuenta de que todo es un holograma cuántico, que todo por tanto es energía, luz y amor, dejaremos de enfermar y por tanto de morir.

Pero cuando uno entiende que hay una unión espiritual entre todas las cosas en el universo, y que todos somos parte de una inteligencia divina, ningún fenómeno es inexplicable. 


Un yo maleable 

Los límites del yo son maleables, no son rígidos. Al yo se le ha comparado con una ameba que cambia su forma y sus márgenes. Un ejemplo de ello es lo que ocurre con los experimentos que utilizan una mano de goma. Si se oculta la mano izquierda de un sujeto y se acarician simultáneamente la mano izquierda y la mano de goma con un punzón o pincel, al cabo de unos minutos el sujeto siente que la mano de goma forma parte de su cuerpo. La fusión de la información táctil y visual en el cerebro crea esa ilusión.

Las memorias de todas las experiencias de la vida son muy importantes para la creación y mantenimiento del yo. Nuestra identidad es la suma de nuestros recuerdos, pero esos recuerdos se modifican por el contexto en el que se producen y, a veces, simplemente son confabulaciones. Con otras palabras: no podemos fiarnos completamente de ellos, de manera que el propio yo queda en entredicho. Por otra parte, sin un sentido del yo los recuerdos no tienen ningún sentido y, sin embargo, ese yo es un producto de nuestros recuerdos.

Para entender visualmente como el universo es en verdad un holograma, un profesor de matemáticas de la Universidad de Yale, desarrolló una fórmula que es ejecutada en un programa de cómputo. Nombrado por él, el conjunto Mandelbrot muestra aparentemente un patrón desorganizado, pero sin importar que tanto magnifiques, te acerques al diseño, siempre encontrarás el mismo patrón dentro del patrón general. Cada fractal dividido infinitamente siempre reflejará el total.

Cuando un fractal cambia su patrón, la suma total del patrón general cambia junto con el.

Nuestra verdadera conciencia no existe en nuestros cerebros o en nuestros cuerpos.

La física cuántica ha mostrado, que el espacio y tiempo, son ilusiones de la percepción, por lo tanto, nuestros cuerpos no pueden ser realidad si ocupan un espacio.

Enrest Rutherford, realizó un experimento en Manchester, que le reveló la forma del interior del átomo. Los científicos se conmocionaron al descubrir que el átomo es en su mayoría un espacio vacío.

La pregunta entonces fue: ¿Cómo es posible que este átomo vacío pueda formar el mundo sólido que nos rodea?

Ahí afuera no existen más que radiaciones electromagnéticas de distintas longitudes de onda que incidiendo sobre nuestros receptores producen potenciales eléctricos, los potenciales de acción, que son todos iguales provengan del ojo, del oído, del gusto, del olfato o del tacto.


El yo es una ilusión que vive en una realidad virtual
Aísla al sujeto de su entorno haciéndole creer que tiene una autonomía que no es real

El yo sería una construcción ilusoria que aísla al sujeto de su entorno haciéndole creer que tiene una autonomía que no es real. Muy probablemente, nuestro cerebro crea la experiencia del yo a partir de una multitud de experiencias. Hoy sabemos que todo lo que experimentamos se procesa en patrones de actividad neural que conforman nuestra vida mental. Y no tenemos ninguna conexión directa con la realidad exterior. Vivimos, pues, en una realidad virtual. Los colores, los sonidos, los gustos y los olores no existen ahí afuera, sino que son atribuciones de nuestra mente. Por Francisco J. Rubia.

Estamos tan familiarizados y satisfechos con la experiencia de nuestro yo que preguntarse si realmente ese yo existe parece como si fuese la pregunta de un retrasado mental. Y sin embargo la neurociencia moderna se plantea esa cuestión precisamente, a saber que el yo, como ya decía la filosofía hindú hace más de tres mil años, es maya, palabra del sánscrito que significa engaño, ilusión o lo que no es.

En la filosofía védica se acuñó la palabra Ahamkara, palabra compuesta de Aham, que significa “yo” y kara que designa todo aquello que ha sido creado. El yo sería una construcción ilusoria que aísla al sujeto de su entorno haciéndole creer que tiene una autonomía que no es real.

Como dice la psicóloga británica Susan Blackmore, la palabra ilusión no significa que no exista, existe como fruto de la actividad cerebral que al parecer genera esa ilusión en nuestro propio beneficio.
Cuando nos levantamos por la mañana nuestro yo se despierta unido a la consciencia. Vuelven los recuerdos del día anterior y los planes para el futuro. En una palabra: nos convertimos en esa persona que identificamos con la palabra “yo”. Todos nosotros tenemos la impresión subjetiva de que dentro de nosotros se esconde la persona que llamamos “yo” y que recibe todas las sensaciones, toma todas las decisiones, recapacita, planifica, aprueba o rechaza. Es como una especie de homúnculo que controla todas las funciones cerebrales.

El mundo concreto es una tela blanca que espera ser pintada. Quizás estemos todos de acuerdo que, exista o no exista, lo que consideramos "realidad consensual" ha sido formulada y ratificada a un nivel de conciencia humana en el que todas las mentes están ilimitadamente unidas entre sí.

La más profunda e importante de todas las consecuencias conexas al paradigma holográfico implicaría que, los milagros no son más habituales por el mero hecho de no haber programado nuestras mentes con las convicciones adecuadas para que se produzcan. En un universo holográfico no hay límites a los cambios que podemos aportar a la sustancia de la realidad, porque lo que percibimos como realidad es solamente una tela en espera a que se la pinte con cualquier imagen que queramos.

Todo es posible, desde el doblar cucharas con el poder de la mente, a los fantasmagóricos acontecimientos vividos por Carlos Castañeda durante sus encuentros con don Juan, el chaman Yaqui descrito en sus libros.

Todo esto no será, ni más ni menos milagroso que la capacidad que tenemos de plasmar la realidad a nuestro agrado durante los sueños.

jueves, 12 de febrero de 2015

LA MENTE ES LA QUE MOLDEA, CREA Y LE DA FORMA A LA MATERIA (REALIDAD)




Eres lo bastante poderoso como para influir en la materia porque a nivel básico eres energía con conciencia. Eres materia consciente.


Piensa en lo siguiente: todo cuanto existe en el universo físico está hecho de partículas subatómicas como los electrones. Por naturaleza, estas partículas, cuando existen como puro potencial, están en estado de onda mientras no son observadas. Potencialmente son “todo” y “nada” hasta que las observan. Existenpor todas partes y en ningún lugar hasta que son observadas. Por lo tanto, todo lo que existe en nuestra realidad física existe como puro potencial.

Si las partículas subatómicas pueden existir de forma simultánea en una infinidad de posibles lugares, somos en potencia capaces de colapsar en una infinidad de posibles realidades. Es decir, si puedes imaginar un acontecimiento futuro en tu vida basándote en cualquiera de tus deseos, esta realidad ya existe como posibilidad en el campo cuántico, esperando a que la observes. Si tu mente puede influir en la aparición de un electrón, en teoría también puede influir en la aparición de cualquier posibilidad.

Significa que el campo cuántico contiene una realidad en la que estás sano y eres rico y feliz, y que ya posees todas las cualidades y capacidades de tu yo ideal en el que piensas. Sigue leyendo y verás que por medio de la atención, la aplicación sincera de los nuevos conocimientos y el repetido esfuerzo diario podrás usar tu mente, como el observador, para colapsar las partículas cuánticas y organizar una infinidad de ondas subatómicas de probabilidad en una situación física deseada llamada experiencia vital.

Tu mente moldea la energía de las posibilidades infinitas como si se tratara de arcilla. Y si la materia está hecha de energía, tiene sentido que la conciencia (“mente”, en este caso, como Newton y Descartes la llamaban) y la energía (“materia”, según el modelo cuántico) estén tan íntimamente ligadas que sean lo mismo. Mente y materia están entretejidas. Tu conciencia (mente) afecta la energía (materia) porque tu conciencia es energía y la energía tiene conciencia. Eres lo bastante poderoso como para influir en la materia porque a nivel básico eres energía con conciencia. Eres materia consciente.

En el modelo cuántico, el universo físico es un campo de información inmaterial, interconectado y unificado, que en potencia lo es todo pero físicamente no es nada. El universo cuántico está esperando a que un observador consciente (tú o yo) llegue e influya en la energía en forma de materia potencial con su mente y su conciencia (que son en sí mismas energía) para que las ondas de probabilidades energéticas se manifiesten en materia física. Al igual que la onda de posibilidad del electrón se manifiesta como partícula en un hecho momentáneo en concreto, nosotros, los observadores, podemos hacer que una partícula o grupos de partículas se manifiesten en experiencias físicas en forma de acontecimientos en nuestra vida.

Esto es crucial para entender cómo puedes producir un efecto o hacer un cambio en tu vida. Cuando aprendes a mejorar tu capacidad de observación para afectar tu destino, ya estás en camino de vivir la versión ideal de tu vida al convertirte en la versión idealizada de ti.

Fuente: Deja de ser tú. Joe Dispenza. Ediciones Urano. Barcelona. 2012.



JOE DISPENSA Y NUESTRA MENTE INFINITA: 

TU MENTE CREA LA REALIDAD QUE VIVES. TUS PENSAMIENTOS SE CONVIERTEN LITERALMENTE EN MATERIA.

“Los pensamientos y sentimientos que albergas moldean tu futuro. Sintoniza tu pensar y tu hacer con tu sentir”

“Aquello en lo que pensamos y en lo que concentramos nuestra atención con más frecuencia es lo que nos define y conforma”



DR. JOE DISPENZA

Neurólogo, quiropráctico, autor y conferenciante, es un experto sobre el cerebro, la mente y el potencial humano. Ha enseñado a miles de personas en todo el mundo a reprogramar su pensamiento y eliminar hábitos autodestructivos, para poder alcanzar sus metas y visiones.

El Dr. Dispenza se basa en principios tanto científicos como universales para ofrecer herramientas prácticas y técnicas que permitan a las personas a cambiar realmente de adentro hacia afuera – y así cambiar sus resultados en la vida.

El Dr. Dispenza es autor del bestseller Desarrolla tu cerebro – La ciencia de cambiar tu mente, “Deja de ser tú”, el CD Audio El Arte del Cambio, y también aparece en el famoso documental ¡¿Y tú qué sabes?!

¿Cómo se empezó a interesar por el poder de la mente infinita para cambiar la realidad que vives?

Hace algo más de veinte años, Joe Dispenza fue arrollado por un todoterreno cuando participaba en un triatlón. El diagnóstico de los cuatro cirujanos que consultó coincidía, tenía que operarse inmediatamente, debían implantarle barras de Harrington (de 20 a 30 centímetros desde la base del cuello hasta la base de la columna), ya que la tomografía demostraba que la médula estaba lesionada y que podría quedarse paralizado en cualquier momento.

Dispenza, que era quiropráctico, sabía muy bien lo que eso significaba: una discapacidad permanente y, muy probablemente, con un dolor constante. Su decisión fue arriesgada: intentaría ayudar a su cuerpo a que se recuperara de manera natural, conocía bien todo lo concerniente a huesos y músculos e ideó un plan de acción que incluía autohipnosis, meditación, una dieta que ayudara a sus huesos a regenerarse y ciertos ejercicios en el agua. Se recuperó totalmente en un tiempo récord y decidió ahondar en el tema. Durante ocho años, estudió las remisiones espontáneas de enfermedades y le sorprendieron tanto los resultados que decidió volver a la universidad para intentar explicar científicamente lo que había descubierto: el poder de nuestro cerebro como director ejecutivo del cuerpo.

Joe Dispenza estudió Bioquímica en la Universidad Rutgers de New Brunswickle,en Nueva Jersey; obtuvo el doctorado en Quiropráctica en la Life University de Atlanta, donde se licenció magna cum laude y recibió el premio Clinical Proficiency Citation por la extraordinaria calidad de su relación con los pacientes. Miembro de la International Chiropractic Honor Society, ha cursado estudios de posgrado en neurología, neurofisiología, función cerebral, biología celular, genética, memorización, química cerebral, envejecimiento y longevidad. Desde 1997 ha dado conferencias ante más de diez mil personas en 17 países de los cinco continentes.


ENTREVISTA


-¿Cómo empezó a interesarse por el cerebro? He entrevistado a cientos de personas que han sido diagnosticadas con enfermedades –tumores malignos y benignos, enfermedades cardiacas, diabetes, alteraciones respiratorias, hipertensión arterial, colesterol alto, dolores musculoesqueléticos, raras alteraciones genéticas para las que la ciencia médica no tiene solución…–, pero cuyo cuerpo se ha regenerado por sí solo, sin la ayuda de una intervención médica convencional, como la cirugía o los fármacos.

-¿Milagro? Observé que una de las causas principales de esas remisiones espontáneas era que habían cambiado su forma de pensar, así que volví a la universidad e hice la carrera de neurociencias para poder explicar qué es lo que ocurría. Cuando afirmo que nuestros pensamientos se convierten literalmente en materia, me baso en la más pura vanguardia científica. Básicamente, esos individuos cambiaron la arquitectura neurológica de su cerebro.


- Estimulante curiosidad la suya…

Todas esas personas que tenían una remisión espontánea compartían unas características comunes específicas:

1.- Todas aceptaron, creyeron y entendieron que había una inteligencia superior dentro de ellos, da igual si la calificaban de divina, espiritual o subconsciente.

2.- Todas aceptaron que fueron sus propios pensamientos y sus propias reacciones las que crearon su enfermedad, y puedo hablar y citar estudios sobre cualquiera de estos temas durante media hora. Hay un floreciente campo científico llamado psiconeuroinmunología que demuestra la conexión existente entre la mente y el cuerpo. 


3.- Cada una de esas personas decidió reinventarse a sí misma para llegar a ser otra persona, y los estudios actuales en neurociencias muestran que esto es totalmente posible. Por último, tenían en común que durante el período en que intentaban meditar o imaginar en qué querían convertirse, hubo tiempos largos en que perdieron la noción del tiempo y el espacio. ¿Qué significa eso?

El lóbulo frontal representa un 40% ciento de la totalidad del cerebro, y cuando estamos de verdad concentrados o focalizados, el lóbulo frontal actúa como un control de volumen. Como tiene conexiones con todas las demás partes del cerebro, puedo rebajar el volumen del tiempo y del espacio. 


En otras palabras, los circuitos que tienen que ver con mover tu cuerpo, sentirlo, percibir lo que hay fuera y percibir el tiempo pasan a un segundo plano, y el pensamiento se convierte en la experiencia en sí, es más real que cualquier otra cosa. De este modo el lóbulo frontal elimina todo lo que no es prioritario para focalizarse en un único pensamiento, y es en ese momento en que el cerebro rehace su cableado.

-¿En qué se traduce? Aquello en lo que pensamos y en lo que concentramos nuestra atención con más frecuencia es lo que nos define a escala neurológica. Un reciente estudio demuestra que las grandes ideas surgen cuando uno está relajado, pensando en otras cosas. Entre la intención y el rendirse. 


Antes se creía que la parte derecha del cerebro es la parte emocional o sentimental, el lado creativo, y la izquierda, la racional o lógica. Pero de hecho, el lado derecho del cerebro es el responsable de procesar la novedad cognitiva, las nuevas ideas que, cuando ya están memorizadas, cuando se convierten en familiares, pasan al lado izquierdo del cerebro. Es lo que conocemos como rutina cognitiva.

-¿Cambiar las marchas del coche? Todas esas cosas que hacemos sin pensar, sí. Ésa es la razón de que cuando un neófito escucha música la oiga con el lado derecho del cerebro, pero un músico profesional lo haga con el izquierdo.


 Esto significa que tenemos la oportunidad de aprender cosas nuevas y recordarlas, es la manera que tiene la evolución de hacer conocido lo desconocido. Podemos cambiar nuestra mentalidad. Al crear nuevos cableados y fortalecerlos con nuestro pensamiento, dándoles prioridad, los que no utilizamos tienden a desaparecer. 

Usted habla de inteligencia espiritual, ¿qué es eso, cómo lo explica desde un punto de vista científico? No hay nada místico en ello. Se trata de la misma inteligencia que organiza y regula todas las funciones corporales.

 Esta fuerza hace que nuestro corazón lata ininterrumpidamente unas cien mil veces cada día sin que nosotros pensemos siquiera en ello, y se encarga de las sesenta y siete funciones del hígado, aunque la mayoría de la gente ni siquiera sabe que ese órgano realiza tantas tareas.

 Esta inteligencia sabe cómo mantener el orden entre las células, los tejidos, los órganos y los sistemas corporales, porque ha sido ella quien ha creado el cuerpo a partir de dos células individuales.

-¿El poder que da origen al cuerpo es el poder que lo mantiene y lo sana? El cerebro no puede cambiar el cerebro porque es sólo un órgano, y la mente no puede cambiar el cerebro porque es un producto del cerebro. Así que tiene que existir algo que está operando en el cerebro para que cambie la mentalidad.

-¿Cómo define ese algo? Ja, ja, ja, esa es una pregunta muy filosófica, dos botellas de vino y quizá cuatro horas, porque se trata de la búsqueda del ser. Pero por el momento es curiosamente la ciencia la que nos permite explicar que efectivamente tenemos control sobre nuestra mente y nuestro cerebro, es decir, que no somos un efecto de nuestros procesos biológicos sino una causa.

Básicamente, más allá de mis estudios sobre las remisiones espontáneas de enfermedades, lo que intento transmitirle es que nuestros pensamientos provocan reacciones químicas que nos llevan a la adicción de comportamientos y sensaciones y que cuando aprendemos cómo se crean esos malos hábitos, no sólo podemos romperlos, sino también reprogramar y desarrollar nuestro cerebro para que aparezcan en nuestra vida comportamientos nuevos.

-¿Y la predestinación genética? La investigación científica de vanguardia está mostrando que la genética tiene la misma plasticidad que el cerebro. Los genes son como interruptores, y es el estado químico en que vivimos el que hace que algunos estén encendidos y otros apagados. Se ha realizado un estudio muy interesante en Japón con enfermos dependientes de la insulina tipo dos que mostraba cómo los enfermos sometidos a programas de comedia normalizaban su nivel de azúcar en sangre sin necesidad de insulina. Veinticuatro genes activados sólo por el hecho de reírse. Los genes son igual de plásticos que nuestro tejido neuronal.

-¿Cada vez que pensamos fabricamos sustancias químicas? Así es, y estas sustancias a su vez son señales que nos permiten sentir exactamente cómo estábamos pensando. Así que si tienes un pensamiento de infelicidad, al cabo de unos segundos te sientes infeliz. El problema es que en el momento en que empezamos a sentir de la manera en que pensamos, empezamos a pensar de la manera en que nos sentimos, y eso produce aún más química.

-Un círculo vicioso. Sí, y así se crea lo que llamamos el estado de ser. La repetición de estas señales hace que algunos genes estén activados y otros apagados. Memorizamos este estado como nuestra personalidad, así que la persona dice: “Soy una persona infeliz, negativa, o llena de culpa”, pero en realidad lo único que ha hecho es memorizar su continuidad química y definirse como tal. Nuestro organismo se acostumbra al nivel de sustancias químicas que circulan por nuestro torrente sanguíneo, rodean nuestras células o inundan nuestro cerebro. Cualquier perturbación en la composición química constante, regular y confortable de nuestro cuerpo dará como resultado un malestar.

-Estamos enganchados a nuestra química interna. Sí, haremos prácticamente todo lo que esté en nuestra mano, tanto consciente como inconscientemente y a partir de lo que sentimos, para restaurar nuestro equilibrio químico acostumbrado. Es cuando el cuerpo ya manda sobre la mente.

-¿Propone cambiar la química cerebral con nuestro pensamiento? Es una parte de mi trabajo, no se trata sólo de cambiar la química cerebral, también los circuitos cerebrales, el cableado. Si podemos forzar al cerebro a pensar con otros patrones o secuencias, estamos creando una nueva mente. El principio de la neurociencia es que si las células neuronales se activan conjuntamente, se entrelazan creando una conexión más permanente. Una persona ante una situación, por nueva que sea, recurre a esa conexión, es decir, repite el mismo pensamiento una y otra vez y da las mismas respuestas, su cerebro no cambia, vive con la misma mente cada día.

-¿Cómo interrumpir el ciclo? A través del proceso de conocimiento y de la experiencia podemos cambiar el cerebro. Es buena idea examinar constantemente qué podemos cambiar dentro de nosotros. Si cada mañana nos planteáramos cuál es la mejor idea que podemos tener de nosotros mismos, tendríamos otro tipo de mundo.

-¿Qué preguntas debemos hacernos para sentir de otra manera? La mayoría de las personas cree que las emociones son reales. Las emociones y los sentimientos son el producto final, el resultado de nuestras experiencias. Si no hay experiencias nuevas o vividas de otra manera, vivimos siempre en la actualización de sentimientos pasados. Se trata del mismo proceso químico vez tras vez. Una pregunta que ayudaría a cambiarnos es: ¿qué sentimiento tengo cada día que me sirve de excusa para no cambiar? Si las personas empiezan a decirse: yo puedo eliminar la culpa, la vergüenza, las sensaciones de no merecer, de no valer…; si podemos eliminar esos estados emocionales destructivos, empezamos a liberarnos, porque son estos estados emocionales los que nos impulsan a comportarnos como animales con grandes almacenes de recuerdos. ¿Cuál es el mayor ideal de mí mismo? ¿Qué puedo cambiar de mí mismo para ser mejor persona? ¿A quién en la historia admiro y qué quiero emular?

-Pero saber quién quieres ser no es suficiente para cambiar tu cableado. No. El conocimiento es lo que precede a la experiencia. Aprender una información es personalizarla y aplicarla. Debemos modificar nuestro comportamiento para poder tener una nueva experiencia que a su vez crea nuevas emociones. El conocimiento es para la mente; la experiencia, para el cuerpo. Tenemos que enseñar al cuerpo lo que la mente ha entendido intelectualmente. Si seguimos repitiendo esa experiencia, se archiva en un sistema nuevo en el cerebro, y eso permite pasar del pensar al hacer, al ser.

-El siguiente paso es cambiar hábitos de comportamiento, tiene que haber acción. El hábito más grande que tenemos que romper es el de ser nosotros mismos, porque la neurociencia y la psicología dicen que la personalidad ya está formada antes de los 35 años, eso significa que tenemos los circuitos hechos para poder enfrentarnos a cualquier situación y, por lo tanto, vamos a pensar, a sentir y actuar de la misma manera el resto de nuestros días. Pero los últimos estudios muestran que sí es posible cambiar la personalidad en todas las etapas de la vida, para eso hay que convertir el hábito inconsciente en algo consciente, llegar a tener conciencia de esos pensamientos y sentimientos inconscientes.

-¿Eso son 20 años de psicoanálisis? Aunque llegues a entender intelectualmente que tu padre era muy dominante, eso no cambia tu condición. El primer paso siempre es aprender. Mientras vamos aprendiendo nueva información y empezamos a pensarla, la contrastamos con nuestras creencias y la analizamos, estamos cambiando nuestro cableado, construyendo una nueva mente. Una vez que esa nueva mente está establecida, tenemos que empezar a pensar cómo mostrarla, y ahí entra el cuerpo. Cualquier proceso de cambio requiere el desaprender y el reaprender.



JOE DISPENZA Y LA MENTE INFINITA


http://www.youtube.com/watch?v=vM4y9XofVg8&feature=player_embedded


ENTREVISTA A JOE DISPENZA: ANTE LA CRISIS ACTUAL, CREATE UNA NUEVA REALIDAD

Entrevista realizada en Barcelona, España, el 17 de Abril de 2013
¿Qué está pasando en el presente?

Si crees que todas tus referencias se vienen abajo, si estás afectado por la crisis laboral o financiera, si sientes que vives en un mundo desbocado en el que estás perdiendo el control, si el stress está minando tu salud o tus problemas afectivos te superan sin remedio: ¡Aprende a usar tu mente para crear una nueva realidad!

Joe Dispenza nos guía a través de los últimos avances científicos en los campos de la neuro ciencia y la epigenética, para demostrarnos que podemos superar a los grandes desafíos del presente cambiando el modo de ver y pensar la realidad, consiguiendo la fuerza que nos haga mantenernos a flote en un mundo cambiante y complejo.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=oJr7BVt3i7Q



Sánate a ti mismo: El poder de la mente sobre la materia

El Dhammapada, uno de los textos budistas más influyentes, inicia de esta manera: «Somos lo que pensamos. Todo lo que somos surge de nuestros pensamientos». Estas palabras se le atribuyen a Buda y se remontan a unos 2500 años, tiempo también que ha tardado la ciencia occidental en reconocer el poder de la mente sobre el cuerpo. Pero parece que por fin, a la luz de la evidencia, el pensamiento científico acepta que el pensamiento —sin reconocer del todo algo como la “energía psíquica”— es fundamental al moldear los estados físicos que experimentamos.

Una de las publicaciones de divulgación científica más importantes del mundo, la revista New Scientist, dedica una reciente edición al poder de la autosanación. Como bien dice la editora Jo Marchant, ya no se necesita ser hippie para creer en el poder de la mente, ahora la ciencia, apoyada en investigaciones rigurosas, puede constatar que la mente es clave en la salud y que probablemente sea el “ingrediente activo” más importante de toda la medicina.

Diferentes estudios en torno al placebo, la hipnosis, la meditación, el pensamiento positivo, la confianza y la intención (entre otros que analizaremos más adelante), muestran que la mentalización ejerce una influencia significativa en determinar el estado de salud de una persona. Esto funciona en ambas direcciones: personas que muestran un alto grado de fe, confianza en sí mismas (o en los placebos), que meditan, visualizan o hacen algún tipo de proyección mental, responden reiteradamente mejor a los tratamientos, se enferman menos y tienen un mayor calidad de vida. Personas sometidas al estrés, que exhiben poca confianza —interés e intención—, que pueden ser calificadas como pesimistas y que en suma no utilizan su mente como herramienta para transformar su cuerpo, por el contrario, tienden a enfermarse más y a responder con menor efectividad a todo tipo de tratamientos.







El poder curativo de la mente – Presentación
Tal vez podría parecer una simplificación de la vida y de situaciones tan complejas como pueden ser algunas enfermedades, pero de manera profunda nuestros estados mentales se convierten en nuestro estados físicos y, de alguna forma que se nos escapa en la cotidianidad, la mayoría de nuestras enfermedades son el resultado de procesos psíquicos.

 Aunque la ciencia occidental contemporánea no ha formulado aún una concepción totalmente integral de la salud, en la que ninguna enfermedad esté desligada de un proceso de mente-cuerpo, es probable que avance hacia allá, curiosamente una evolución que es un regreso a las premisas de la medicina y de la filosofía de culturas tradicionales (generalmente consideradas como primitivas por la ciencia moderna): un entendimiento holístico de la naturaleza.

En este sentido, además de explorar diversas técnicas de mentalización para sanar, habría que reflexionar sobre aquellos pensamientos y patrones mentales que nos han llevado a enfermar, muchos de ellos se ocultarán en nuestro inconsciente y querremos evitar enfrentarlos, pero en el proceso de detectarlos y observarlos estaremos iniciando un viaje vital de autoconocimiento en el que cada uno de nosotros puede convertirse en su propio chamán —verdaderamente en el único médico que puede hacer sanar desde la raíz. Hasta que no hagamos consciente nuestro inconsciente, como enfatizó Carl Jung, estaremos predispuestos ante serie de contingencias que permanentemente amenazan con tomar control de nuestro cuerpo y de la dirección que lleva nuestra vida. (Hacer consciente lo inconsciente también permite que se conozca cómo funciona la mente —al ver las causas y los efectos de manera transparente— y de esta forma evita que tengamos que ser hipócritas o impostores pensando positivo buscando una especie de efecto mágico desconocido y llenando el mundo de sonrisas falsas programadas).

Cada pensamiento, cada actividad mental que realizas, es una semilla de lo que serás. No es necesario invocar a la magia para entender esto, sino a la más pura causalidad, a una minuciosa concatenación de eventos y situaciones mentales que van, de la misma forma que el ejercicio físico, moldeando nuestra anatomía psíquica, la cual ejerce potestad sobre nuestro cuerpo. Como suele decirse en el yoga: “el cuerpo no es sólido, solo la mente”. En la medida en la que seamos capaces, a través de la disciplina, de generar estados mentales suficientemente flexibles, podremos seguramente superar los escollos del cuerpo y de ese supuesto determinismo inexorable que presenta la genética.

PLACEBO

“Yo les hablo a mis pastillas”, dice Dan Moerman, profesor de antropología en la Universidad de Michigan “Hey, muchachos, sé que están haciendo un excelente trabajo”. Tal vez esto pueda parecer ridículo, hablarle a tus píldoras como si fueran seres animados, pero todo indica que funciona.

Hay algo que está claro: el efecto placebo está lejos de ser solamente imaginario. Varios padecimientos como el Parkinson, la osteoartritis, la esclerosis múltiple y por supuesto la depresión, se benefician del tratamiento con placebo. Estudios muestran cambios notables bajo el influjo del placebo, tales como la generación de analgésicos naturales, alteración en los patrones de excitación neuronal, disminución en la presión sanguínea y en el ritmo cardiaco y una mejoría en la respuesta inmunológica. Incluso hay evidencia de que algunos fármacos funcionan amplificando el efecto placebo —cuando las personas no saben que las están tomando dejan de funcionar.

Por otro lado, solamente creer en los efectos dañinos de una sustancia puede hacer que los padezcas, hasta el punto de que el efecto “nocebo” (el hermano maligno del placebo), puede llegar a matar a una persona (New Scientist, 13 May 2009, p 30).

El placebo es especialmente una prueba del poder de la mente de programar al cuerpo, ya que funciona incluso cuando una persona sabe que es placebo. Un estudio reciente en la escuela de medicina de Harvard hizo que pacientes con síndrome de intestino irritable tomaran una píldora inerte. Se les dijo a los pacientes que las pastillas estaban hechas de “una sustancia inerte, como pastillas de azúcar, que han demostrado en estudios clínicos producir mejoras significativas en los síntomas del intestino irritable a través de un proceso de autosanación mente-cuerpo”, lo cual es totalmente verdad. Pese a saber que las pastillas eran inertes, los pacientes que las tomaron reportaron una mejora en sus síntomas significativamente superior a los pacientes que no tomaron el placebo (PLoS ONE, vol 5, e15591).

Así que ya sabes, programa tus pastillas, otórgales propiedades extraordinarias de sanación. Es más, programa tu comida. Programa tu ambiente. Sí, el mundo es placebo, y eso puede ser desconcertante, pero lo cierto es que lo que significa esto es que el mundo puede ser exactamente como lo programes, al programarte a ti mismo.





PENSAMIENTO POSITIVO, OPTIMISMO

Nunca subestimes el poder del pensamiento positivo, aunque esto pueda parecer una solución demasiado simple o hasta estúpida para un problema (el verdadero problema yace en poder sostener el pensamiento positivo e intencionado por una buena cantidad de tiempo).

Los optimistas se recuperan más rápido de los procedimientos quirúrgicos, tienen sistemas inmunológicos más sanos, viven más en general y en especial cuando padecen enfermedades como el cáncer o falla del riñón (Annals of Behavioral Medicine, vol 39, p 4).

En cambio el pensamiento negativo y la ansiedad son importantes causas de enfermedades. El estrés —expresado como la creencia de que estamos en riesgo— detona vías fisiológicas como la respuesta de correr o pelear. Estas han evolucionado para protegernos en situaciones extremas, pero cuando se encienden por periodos prolongados incrementan el riesgo de padecer diabetes o demencia. Así que tranquilo, nada va a pasar si no crees que va pasar. A menos de que haya un (hambriento) tigre dientes-de-sable sentado a lado de tu escritorio, no te preocupes, no es tan importante lo que estás haciendo. Las chill-pills son gratis y son ubicuas en el espacio como hologramas etéreos fosforescentes que pululan alrededor de tu cabeza si te tomas un minuto para enfocar.

Científicos empiezan a descubrir que las creencias positivas no solo funcionan aplacando el estrés. Sentirse sano y salvo, o creer que las cosas saldrán bien, ayuda al cuerpo a mantenerse y repararse. Un estudio reciente concluyó que los beneficios del pensamiento positivo ocurren de manera independiente de los estados negativos, como el pesimismo y el estrés, y son comparables en magnitud (Psychosomatic Medicine, vol 70, p 741). Así que no sólo no pienses negativo, piensa positivo, si es que estás vivo, porque así te sentirás mejor.

La bondad psicofísica del optimismo se traduce en la reducción de los niveles de inflamación y de hormonas de estrés como el cortisol. También puede estimular el sistema nervioso parasimpático, el cual gobierna la respuesta de “descansar y digerir”, opuesta a “correr y pelear” (a veces traducida como “huir y luchar”).

Tan útil como ver positivo el futuro es verte a ti mismo de manera favorable. Autoaumentarte —en un conjuro de placebo narcisista— hace que se tengan menos respuestas cardiovasculares al estrés, te recuperes más rápido y que tengas niveles más bajos de cortisol (Journal of Personality and Social Psychology, vol 85, p 605).







MEDITACIÓN

La meditación es una de las cartas estrella que tiene una persona para re-hackearsu cuerpo. Existe evidencia de que la meditación estimula la repuesta inmunológica en personas con cáncer y en personas que han recibido vacunas, protege de la depresión, retarda la progresión del VIH e incluso sirve para limpiar impurezas de la piel. Y es que esa es la otra: la mente no solo es una herramienta para sanar el cuerpo, también para embellecerlo —es el cosmético cósmico.

Regresando al inicio budista de este artículo, el antiguo maestro Nagarjuna, en su texto String of Precious Jewels, escribió que «la paciencia es abandonar los sentimientos de enojo» y también que la “paciencia trae la belleza”. Analizando las palabras de Nagarjuna, Geshe Michael Roache dice: «Para verte a ti mismo como físicamente atractivo y saludable, planta improntas para esto en tu subconsciente al siempre rechazar el enojo». Para cultivar la paciencia —y su potencial de belleza—, nada como meditar.


La meditación ha mostrado un interesante potencial para combatir el envejecimiento. La telomerasa, la capa protectora de los cromosomas, se reduce cada vez que una célula se divide, lo cual propicia el envejecimiento. Estudios realizados en la Universidad de California-Davis muestran que los niveles de una enzima que fomenta la producción de telomerasa eran más altos en personas que habían acudido a un retiro de meditación que en un grupo de control (esto es especialmente interesante, ya que la telomerasa ha logrado revertir los procesos degenerativos en ratas en una investigación reciente de la Universidad de Harvard).

Como ocurre con otros aspectos analizados aquí, la meditación trabaja influyendo en las vías de respuesta al estrés. Las personas que meditan tienen menores niveles de cortisol y muestran cambios en la amígdala, la zona del cerebro que regula el miedo y la respuesta a una amenaza (como el comportamiento de huir y luchar).

Una de las investigadores del estudio citado, Elissa Epel, de la Universidad de California, cree que la meditación puede aumentar “las vías de restauración y aumento de salud”, al detonar una serie de hormonas sexuales y de crecimiento.

El poder de la meditación no requiere de un arduo amaestramiento para hacerse sentir, la meditación puede detonar cambios estructurales en el cerebro con tan solo 11 horas de entrenamiento.

Entre algunos los efectos positivos para la salud documentados de la meditaciónse cuenta el haber disminuido la violencia en una prisión, combatir el déficit de atención y la depresión, reducir hasta en un 50% la posibilidad de un ataque cardiaco y ser más efectiva que los medicamentos industriales contra el dolor.


HIPNOSIS

El Dr. Peter Whorwell, de la Universidad de Manchester, ha pasado la mayor parte de su carrera recopilando evidencia sobre el uso de la hipnosis para tratar el síndrome de intestino irritable. Esta condición tiene la particularidad de que muchos pacientes sufren síntomas sin que los doctores puedan detectar qué está mal. Muchos de los pacientes de Whorwell habían llegado a un punto casi suicida en el que sentían que la medicina no podía hacer nada por ellos.

Whorwell ha demostrado que bajo hipnosis algunos de sus pacientes pueden reducir las contracciones del intestino —algo que normalmente no se puede controlar conscientemente— y que muchos reducen así el nivel de dolor que sienten (Journal of Psychosomatic Research, vol 64, p 621).

Pese a estudiarse desde al menos el siglo 19, aún no se sabe exactamente cómo funciona la hipnosis, pero se cree que pacientes hipnotizados pueden influir partes de su cuerpo de forma profunda y novedosa, como si tuvieran mayor injerencia o accedieran una mayor capacidad operativa. Algunas personas son capaces de autohipnotizarse, lo cual abre un amplio campo de posibilidades autocurativas.




Entre la hipnosis y la meditación yace la terapia de regresión, en la que un paciente viaja mentalmente a sus recuerdos, representando una narrativa, y enfrenta simbólicamente sus conflictos para de esta forma, en un estado de profundidad psíquica, desamarrar los cuerpos mentales que bloquean la vías por las cuales fluye la energía vital.


LA SOLEDAD Y LA ACTITUD FRENTE A LOS DEMÁS


Recientes estudios científicos muestran que la soledad —más como un estado mental que un hecho físico— puede incrementar el riesgo de sufrir ataques cardiacos, demencia, depresión y otros padecimientos. Por otro lado las personas que están satisfechas con sus vidas sociales duermen más, envejecen más lento y responden mejor a las vacunas. Una vida social estimulante es, según John Cacioppo de la Universidad de Chicago, aún más importante que dejar de fumar para tener una vida sana. Así que ya sabes: esos alegres tabacos fiesteros en comunión tal vez no te están haciendo tan mal —al menos no tanto como esos deprimentes cigarrillos solitarios.

Según Cacippo las personas que llevan vidas sociales ricas no se enferman tanto y viven más tiempo (aunque aquí enfrentamos la posible disyuntiva de si una vida social rica es el resultado de la salud física o viceversa).

Pero Cacioppo defiende que existen mecanismos directos relacionados a la soledad que generan un déficit en la salud. Las personas solitarias bombean más cortisol, un mecanismo que, sugiere, podría haber evolucionado a partir de situaciones en las que percibirse en aislamiento social detonó actividad en el sistema inmunológico, involucrada además en la cicatrización y la infección bacterial, una actividad que puede ser benéfica en ciertos momentos pero que al ser constante puede resultar contraproducente. Cacioppo también teoriza que las personas en grupo podrían estar favoreciendo las respuestas inmunológicas necesarias para combatir los virus, como una de medida de prevención a la posibilidad de contagio.

Significativamente los efectos de la soledad se hacen sentir conforme a una persona se percibe a sí misma y no en relación a su contacto social cuantitativo. Esto podría tener que ver con que, desde un punto de vista evolutivo, estar entre personas hostiles puede ser tan peligroso como estar solo. Por lo cual lo importante es cómo el cerebro procesa esta soledad y cómo es capaz de reforzar sus relaciones con el mundo —las cuales funcionan como defensas autoinmunes (Annals of Behavioral Medicine, vol 40, p 218). Es decir, puedes estar solo, pero si tu mente es fuerte, estarás acompañado por una sana sociedad universal (y los átomos podrán ser micro-budas medicinales).


FE E INTENCIÓN


En un estudio realizado con 50 personas que tenían cáncer en los pulmones, aquellos que tenían “fe espiritul” respondieron mejor a la quimioterapia y vivieron por más tiempo: más del 40% de ellos estaba vivo después de tres años, comparado con solo un 10% en el grupo de poca fe (In Vivo, vol 22, p 577).

Aunque existen numerosos estudios que muestran que las personas “religiosas” tienen mejor salud que las no religiosas, es difícil sacar conclusiones de esto, ya que generalmente las personas religiosas también llevan estilos de vida que en sí promueven la salud. Sin embargo, algunos científicos creen que lo que verdaderamente tiene efectos en la salud es el tener una intención o un sentido de propósito en la vida, sea la que sea. Esto hace que se manejen las situaciones consistentemente con menos estrés, lo cual como hemos visto tiene una cuantiosa serie de beneficios.

Uno de los investigadores que realizó el estudio sobre la meditación y la telomerasa, cree que probablemente el sentido de propósito y la intención fueron al menos tan importantes como la misma meditación en aumentar los niveles de la enzima que repara la telomerasa.

Esto se correlaciona con prácticamente todo lo que hemos visto aquí: dotar a la mente de una clara intención —de curarse, de mejorar, de aprender, etc.— es una forma de avisarle que estamos dispuestos a aceptar transformar la realidad, que estamos abiertos a su operación etérea sobre la falsa rigidez del cuerpo.





SUEÑOS LUCIDOS

Uno de los más interesantes e inexplorados campos de la autosanación son los sueños lúcidos. El pionero en este campo, el Dr. Stephen Laberge de la Universidad de Stanford, ha demostrado que fisiológicamente las experiencias que se viven dentro de un sueño lúcido son análogas a las que se viven despiertos, de tal manera que el cuerpo presenta las mismas respuestas fisiológicas con un orgasmo onírico lúcido que con un orgasmo despierto, por citar un ejemplo estudiado anteriormente. Esto abre la puerta para que las personas que logran controlar sus sueños puedan utilizarlos como escenarios de prueba, salas de operación, en los que experimenten con el poder de su intención simulando posiblemente acontecimientos de sanación. Si sabemos que lo que sucede en un sueño lúcido sucede con la misma o casi la misma potencia en el cuerpo que lo que sucede despierto, y sabemos que la mente es capaz de detonar una serie de respuestas que desencadenan mecanismos de sanación, entonces ir al doctor en un sueño puede servirnos tanto como ir al doctor despiertos —e incluso podríamos fabricar y tomar, lúcida y lúdicamente, nuestras propias medicinas oníricas.

“Existen sugerencias y anécdotas que señalan que los sueños lúcidos pueden ser útiles para la sanación. Basándose en experimentos llevados a cabo en el pasado, que muestran una fuerte correspondencia entre las tareas realizadas en el estado de sueño y los efectos que tienen en el cerebro y en menor medida en el cuerpo, se ha hecho la sugerencia de que sueños lúcidos específicos podrían facilitar los procesos de sanación del cerebro”, escribe Laberge.

El potencial de sanación de los sueños tiene que ver también, al igual que la hipnosis, con la posibilidad de que en estos estados podamos acceder a partes de nuestro cerebro que pueden enviar órdenes al cuerpo con mayor determinación o simplemente usar partes que no usamos pueda ser en sí mismo un acto saludable.