Seguidores

sábado, 6 de enero de 2018

La ilusión es muy importante para comprender lo gloval de aquello que nos está sucediendo




Rescatar la inocencia, olvidada, esotérica, es el poder disfrutar de una belleza diferente. Son esos detalles que solemos perder poco a poco, quizás debido a lo denso, es lo precario lo efímero, es la angustia temporal, pues existe una tendencia, una estética que nos invita a deprimirnos, como otra opción, como un escape, pero en esencia vamos a lo mismo.

Tendemos siempre a centrarnos en una búsqueda totalmente ilusoria y a perdernos el paso de las hadas, el sentido de la sorpresa, la melodía del silencio, la estancia pacífica, el saber estar sin compromisos, sin esperar nada de la nada, ni de nadie, lo cual es retornar a nuestra inocencia primigenia.

Estos días nos hablan de realidades invisibles, de reyes magos ilusorios, es verdad, pero esta ilusión es muy importante para comprender lo gloval de aquello que nos está sucediendo, porque en definitiva, todo es vanidad, todo es Maya, todo es Matrix y es por eso que en esta tramoya (de trama), tampoco olvidamos a los humildes pastores, a los olvidados, a nuestros hermanos más pequeños aquí en la tierra, es nuestra conección con el chakra raíz, a la madre María (Tierra) conectados a su vez con nuestro cielo (estrella), chakra corona (Yo Soy). 

Todo son metáforas, simbologías, queridos amigos y hermanos, pero también son pedagogías amorosas, por eso y en ese sentido, no debes temer a nada. 

Estamos aún sumergidos dentro de una dualidad que se debate entre las sombras y las luces, materia, ego lo orgánico, sangre) y espíritu, (pneuma, soplo de vida, aliento), por eso, estos extremos deben darse por fin la mano. Y no son una amenaza, nadie te hace la guerra, como aquel dicho budista: "aquel que te hace enfadar, te domina". 

Porque más allá de tradiciones caprichosas impuestas, existe una verdad oculta, está nuestro ser sediento, pero también está la nada, la vacuidad de un consumo (materia), vaciando de todo contenido al amor, pero paradójicamente, este Amor no se rinde, emerge, no se cansa de tí, te grita, te llama, nos espera siempre, sano, pequeño, humilde.


Roly Polanco Santana