Seguidores

viernes, 29 de diciembre de 2017

TRASCENDIENDO TUS PROPIAS BARRERAS TÓXICAS, LIBÉRATE EN ESTE 2018 DE TÍ MISM@


Ya vamos concluyendo este 2017, entonces les propongo, también a manera de regalo, algunas ideas resumen. 
No hay otro modo de ascensión, despertar de conciencia o auto-conocimiento de aquello que se Es por eternidades, si antes no has trascendido tus propias barreras, de ahí el título de este nuevo artículo: 

TRASCENDIENDO TUS PROPIAS BARRERAS E ILUSIONES DE LA MENTE, AUTO-LIMITACIONES, ACTITUDES TÓXICAS Y MODOS DE LIBERARSE DE UNO MISMO, con vistas a este 2018 


PRIMERA PARTE

Te deseo para este año 2018 y es un ideal, que trasciendas, de una vez por todas, de esa posición de sentirte víctima de todos y de tí mism@, la cual te sumerge en una situación de sufrimiento sin salida, de no retorno, de un "no hay arreglos".

En el fondo, es aquella persona inconforme con su historia, que en definitiva, es una inconformidad con su propia creación, entonces no puede decir bien, no puede bendecir, se convierte en tóxica para ella misma y para los demás que le rodean.

Es por eso que el cáncer se declara "incurable" y sin generalizar, toda enfermedad crónica es una terquedad del ego, que pasa a través de los cuerpos sutiles, Astral, Mental, Causal, hasta llegar al cuerpo físico en modo enfermedad o anomalías orgánicas diversas. Toda enfermedad es un enquistamiento mental y/o emocional prolongado, debido a una actitud muy tensa, pesimista y de tozudez ante la vida, desde luego, nada relajada, la cual mana desde ese interior resentido, donde la amargura ha encontrado asiento.

Estos programas implantes, asimilados y transmitidos por la sociedad, siempre te darán motivos para la queja y para la inconformidad. Tal parece que es un grito de oposición al sistema de cosas, pero no es más que una rebeldía contigo mism@, un no aceptarte tal cual eres, de ahí el imperativo de amarse primeramente.

Existe una tentación del ego de convertirse en salvador de los demás y de querer penetrar en los infiernos ajenos, esto es dicho literalmente y popularmente: "meterse en las vidas ajenas" o querer arreglar la vida de los demás. Cuando eso sucede, de inmediato nos hacemos instrumentos tóxicos, ya sea hacia nuestros hijos, padres o amigos... Es cuando nos introducimos sin saberlo en lugares densos de las vidas íntimas ajenas, auténticos "berenjenales mentales" que no nos corresponde arreglar, todo porque nos destruye el sufrimiento de estar ante algo que no podemos controlar, esto aniquila nuestro ego manipulador, por eso queremos cambiar al otro, para que sea como yo, así creemos que todo quedará solucionado.

En esencia, debemos aprender a amar, aunque tenemos y llevamos el Amor por natura divina, no sabemos qué hacer con el amor, ni mucho menos cómo encausarlo en amor hacia uno mismo ni en el servicio incondicional al prójimo... 


(Final, parte uno)


PARTE DOS 

En el "más allá" estás tú, está tu Yo Soy.
Debemos ir más allá siempre, pues el viaje no tiene metas, ni principio ni fin. Tu razón y lógica cientificista de este mundo se queda corta. Te darás cuenta que tu ego no es más que una marioneta a tu servicio, lo biológico y lo orgánico es tan espiritual y sutil como la Conciencia de donde ha partido todo.

Nos buscamos y queremos realizarnos en el otro que no existe, porque soy yo en una proyección holográfica, una imagen infinita.
Es por eso que en nuestras intentonas de querer amar, lo estropeamos todo, "metemos la pata" porque forzamos al otro, le hacemos violencia, le castigamos, nos enfadamos, le hacemos chantaje emocional, por eso, le queremos cambiar a toda costa, pretendemos que nuestras parejas cambien, nuestros maridos y esposas, nuestros hijos, jefes y compañeros de trabajo.

 Cambien según nuestras normas y criterios, cambien según nuestras doctrinas e ideologías, religiones, etc. Porque tenemos el concepto de que cuando ese otro "cambie y piense como yo", entonces seré feliz y tendré paz. 

De ahí todas las culpas, guerras y conflictos personales y sociales. No podemos aceptar a los demás con sus dogmas, principios, vicios, actitudes que nos destruyen, nos aniquilan, cuando en verdad es nuestro ego  el inconforme. 

Este proyecta sus ideas y la mente las traduce en emociones. A través de estas dicotomías es como aparecen las enfermedades, así es como le damos cabida a las bacterias y virus. Y nuestros hijos no son inmunes a estas influencias, los niños van a captar todos esos mensajes interactivos y agresivos en el hogar, captan las emociones, tanto positivas como negativas. 

Cuando se trasciende a ese yo pequeño, ya nada será igual,  se experimenta en este cuerpo físico el tránsito hacia nuevas dimensiones. 

Entonces  sucede la alquimia,  a la apariencia se le comienza a caer el maquillaje. Vemos aquello que nos parecía normal  como absurdo, nos vemos como si estuviéramos dentro de un cuadro de Salvador Dalí...Todo se pone "patas arriba", nos parecen vulgares nuestras acciones cotidianas, como carentes de sentido, sentimos  la pérdida de un propósito fijo y nos invade una especie de desánimo y desinterés...

Creemos que estamos deprimidos, pero no es así, esto es tan solo el principio de un fin. Resultado y consecuencia de  habernos apartado de manera gradual de esos viejos códigos implantados, ya carentes de praxis y lógica.


De eso se trata, por lo que te deseo que puedas trascender en este año, pues las energías están dispuestas, "pasó lo viejo, todo es nuevo" y ese Todo está a tu favor para que des el paso ya que en ese sentido, nadie te salvará, los que te rodean son tan solo bastones, apoyos, mensajeros, que están cumpliendo con su papel.

Creo que son fechas  muy propicias para la reconciliación, para el encuentro, para limar asperezas. Procura ese momento de paz, pues para que se realice la paz en este planeta, debe producirse antes la alquimia interna en cada corazón. Atrévete a soñar a lo grande y con altos vuelos, pues te lo mereces.