Seguidores

domingo, 11 de junio de 2017

LOS HUMANOS ESTAMOS BAJO EL VELO MAYA DE LA ILUSIÓN SEGÚN EL BAHGAVAD-GITA



ETIMOLÓGICAMENTE MAYA SIGNIFICA: "NO ES"
En el hinduismo, maia o maya es la ilusión, una imagen ilusoria o irreal. Más concretamente en el hinduismo se suele considerar que la realidad o todo el universo de cosas fenoménicas y que aparecen como existentes son ilusorias, es decir, hacen el tejido de la maya.


VER EL VÍDEO:






Definición de Maya, según varias doctrinas

Según la doctrina advaita, la multiplicidad de este mundo fenoménico y la diferencia entre las almas (ātmā) y Brahman (Dios) es solo maya (irrealidad): la realidad es que solo hay Dios.

Según la doctrina sankhya, māyā se identifica con prakriti (‘materia’) y con pradhana (pre-sustancia desconocida, fuente de la materia), y —también según la filosofía vedānta— es la fuente del universo visible.

Según la religión de los shivaístas, māyā es uno de los tres pāśas (’nudos’ que atan al alma a este universo material), junto con el karma y el ego.

Māyā según los budistas, es la duplicidad (una de las 24 pasiones negativas menores).







El Maya como engaño:

La diosa Māiā, según la literatura puránica, es hija de Ánrita (án-ṛita: ‘no-real’, falso, falsedad) y su madre es la diosa Níriti (o la diosa Nikriti). Maia es madre del varón Mritiu (‘muerte’ personificada).

En otras versiones su padre sería Adharma (ateísmo, ‘irreligión’).

A veces también se la identifica con la diosa Durgá.





La ilusión de las apariencias

En varias religiones hindúes aparecen diferentes significados para Maya. Aun así el significado parece centrarse en el concepto de “Ilusión”. Maya es la deidad principal que manifiesta, perpetúa y gobierna la “ilusión” y el sueño de la dualidad en el universo de los fenómenos. Para algunos místicos esta manifestación es real. 

Cada persona u objeto físico, desde la perspectiva de la eternidad, es como una breve y perturbada gota de agua en un océano sin límites. La meta de la autorrealización espiritual es entender esto, sentir intuitivamente la diferencia entre el yo y el universo como una falsa dicotomía; puesto que la idea de que la conciencia y la materia física, o la mente y el cuerpo son cosas diferentes, es el resultado de una no iluminada perspectiva.




El Velo de Maya: El Velo de la Ilusión
En la lejanía de los tiempos el resonar de un chamán muy viejo clamaba: “El hombre es uno en su materia, cuerpo, mente y espíritu. Comprenderá que todo es energía. Unirá la razón con su espiritualidad y será uno para la eternidad”. El Velo de Maya separa la existencia material mundana de existencia espiritual.

La mente del hombre develará con la ciencia el velo de maya y se asombrará de cómo a través de mitos, leyendas, y creencias el místico develaba el velo de maya.

El Velo de Maya establece la separación y la soledad que experimenta el humano con la única fuente de la que forma parte, la Mente Cósmica del Gran Espíritu Universo.

En este lado del velo de maya, el humano dudando, creyendo, confiando y temiendo, va construyendo las piezas del juego de su propia vida. Maya es una voz sánscrita y se interpreta como el velo de la ilusión, que no le permite ver la verdadera realidad. Es el velo de las limitaciones que nos impide conocer la verdad de lo que realmente somos.

El humano es un ser energético multidimensional y su realidad, del otro lado del velo, es ilimitada en su proyección divina. El ser humano devela el VELO DE MAYA buscando la verdad que tiene escondidas en el átomo divino de su ser eterno.





La oscuridad que fabrica el ser humano con sus pensamientos y sentimientos negativos de odio, ansiedad, miedo, discordia, venganza, racismo, egoísmo, envidia y materialismo, que invaden al mundo e impiden que el hombre se vuelva divino.

El humano quiso develar el velo de Maya y siempre intuyó que existía algo mas allá de lo que podía percibir a través de sus 5 sentidos. En su deseo de saber, la verdad sobre la existencia vislumbraba lo que oculta el misterio de la vida.

En la visión hindú el mundo cambia continuamente, pues el universo es una obra rítmica y dinámica, en donde todos estamos unidos en una gran danza cósmica. Mientras nuestra visión del mundo sea fragmentada, mientras estemos bajo el velo de maya pensamos que estamos separados del inmenso Cosmos.

Develar el velo de maya es darse cuenta de la unidad y armonía de toda la naturaleza, incluyendo al humano, y actuar de acuerdo a esto. Significa experimentar, completamente y personalmente, que todo, incluyéndose uno mismo, es es parte de la gran energía universal y que formamos parte de ella.






"Es por la ilusión (maya) que el alma (jiva) está encerrada. Uno debería saber que la naturaleza es ilusión (maya) y que el Señor Poderoso es el hacedor de la ilusión".
El poder de Maya es tal que aunque un hombre esté sufriendo miserias óctuples, él se creerá feliz. La causa del sufrimiento y de la impotencia del hombre es maya, bajo cuya influencia se olvida de su naturaleza divina.




Cuando el jiva se identifica con el cuerpo, él desarrolla miles de deseos y trata de satisfacerlos. La naturaleza del mundo material es tal, que cuanto más trata el jiva de explotar la situación material, más se enreda en las redes de maya. Al actuar bajo la influencia de Maya, el jiva se sujeta a sí mismo a la ley del Karma (causa y efecto; acción y reacción).


Del origen de Maya, Bhagavan Krishna dice:

 "Esta Mi energía divina (Maya), consiste en las tres modalidades de la naturaleza material, y es muy difícil de superar" ( Bg. 7.14). Los Vedas añaden: " Aunque Maya (ilusión) sea falsa o temporal, la fuente de Maya es el mago Supremo, la Personalidad de Dios, quien es Mahesvara, el Controlador Supremo".

En resumen, Maya es un engaño, un truco, un espejismo que aturde a las personas, al hacer las pensar que la eternidad y la felicidad residen en las actividades del mundo material (el cual es realmente temporal y miserable)...





Aun un hombre esmeradamente educado o inteligente puede estar bajo el embrujo de Maya; Tanto aquel devida miserable y precaria, como el triunfador y multimillonario próspero, estarían también tras el velo de Maya y por tanto, entretenidos por su ilusión.

El Bhagavad-gita designa a tal persona como un mayayapahrta-jñana, "aquél cuyo conocimiento ha sido robado por Maya" (Bg. 7.15). 

La sustancia y esencia de la literatura Védica es procurar la liberación de todas las criaturas y advertir sobre la existencia y las garras de Maya. 

"Ser sacado de esta ilusión, la cual ha dominado de algún modo la raza humana, es la meta de todo esfuerzo".





Fuentes de información:
https://es.wikipedia.org/wiki/Maya_(ilusi%C3%B3n)
https://compartiendoluzconsol.wordpress.com/2013/07/30/el-velo-de-maya-el-velo-de-la-ilusion/
http://mayaoilusion.blogspot.com.es/