Seguidores

viernes, 19 de mayo de 2017

LA DESCONOCIDA PROFECÍA DE MELQUISEDEC, PARA EL 2011 HASTA EL 2029, EL SACERDOTE INMORTAL







Ossendowski cuenta que, en visita al monasterio de Narabanchi, en Mongolia, encontró un sorprendente profecía que Melquisedec había dejado en ese mismo lugar que el Genio de la Tierra había visitado en el año 1890. Hela aquí:





VER EL VÍDEO:











PROFECÍA DE MELQUISEDEC

Cada día más se olvidarán los hombres de sus almas y se ocuparán de sus cuerpos. La corrupción más grande reinará en la tierra. Los hombres se asemejarán a animales feroces, sedientos de la sangre de sus hermanos. 

La Media Luna se borrará y sus adeptos se sumirán en la mendicidad y en la guerra perpetua. Sus conquistadores serán heridos por el sol, pero no subirán dos veces; les sucederá la peor de las desgracias y acabarán entre insultos a los ojos de los demás pueblos.Habrá nieblas y tempestades, las montañas peladas se cubrirán de bosques. 

Temblará la tierra... Millones de hombres cambiarán las cadenas de la esclavitud y las humillaciones por el hambre, las enfermedades y la muerte. Los antiguos caminos se llenarán de multitudes que irán de un sitio a otro. Las ciudades mejores y más hermosas perecerán por el fuego... una, dos, tres... Las coronas de los reyes, grandes y pequeños, caerán. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho... Habrá una guerra terrible entre todos los pueblos. 

Los océanos enrojecerán... La tierra y el fondo de los mares se cubrirán de esqueletos, se fraccionarán los reinos, morirán naciones enteras...El hambre, la enfermedad, los crímenes desconocidos de las leyes... Cuanto el mundo no habrá contemplado aún. Entonces vendrán los enemigos de Dios y del Espíritu Divino que residen en el hombre. Quienes cojan la mano de otro, perecerán también. Los olvidados, los perseguidos, se sublevarán y llamarán la atención del mundo entero. 

El padre luchará con el hijo, el hermano con el hermano, la madre con la hija. El vicio, el crimen, la destrucción de los cuerpos y de las almas, imperarán sin frenos... Se dispersarán las familias... Se desaparecerán la fidelidad y el amor... De diez mil hombres, uno sólo sobrevivirá... un loco, desnudo, hambriento y sin fuerzas, que no sabrá construirse una casa ni proporcionarse alimento... Aullará como un lobo rabioso, devorará cadáveres, morderá su propia carne y desafiará airado a Dios... Se despoblará la tierra. Dios la dejará de su mano. 

Sobre ella esparcirán tan sólo sus frutos la noche y la muerte. Entonces surgirá un pueblo hasta ahora desconocido que, con puño fuerte, arrancará las malas hierbas de la locura y del vicio, y conducirá a los que hayan permanecido fieles al espíritu del hombre, a la batalla contra el mal. Fundarán una nueva vida en la tierra purificada por la muerte de las naciones. Dentro de cincuenta años no habrá más que tres grandes reinos nuevos que vivirán felices durante setenta y un años. Enseguida vendrán diez y ocho años de guerras y cataclismos... Luego, los pueblos de Agharti saldrán de sus cavernas subterráneas y aparecerán en la superficie de la tierra.




Interesante es la repentina aparición y desaparición de Melquisedec en el libro del Génesis, es de alguna manera misteriosa. Melquisedec y Abraham se encontraron primeramente después de la derrota infligida por Abraham y sus tres aliados a Quedorlaomer. Melquisedec ofreció pan y vino a Abraham y a sus fatigados hombres, mostrándoles amistad. 

Él le otorgó una bendición a Abraham en el nombre de El Elyon (“El Dios Altísimo”) y alabó a Dios por concederle a Abraham la victoria en batalla (Génesis 14:18-20).

Abraham se presentó a Melquisedec con una ofrenda (un diezmo) de todos los bienes que había reunido. Mediante este acto, Abraham indicaba que reconocía a Melquisedec como un compañero adorador del único Dios verdadero, aspa como un sacerdote con un rango espiritual superior al de él mismo. La existencia de Melquisedec muestra que había otra gente además de Abraham y su familia, quienes servían al Dios verdadero.

En el Salmo 110, un salmo mesiánico escrito por David (Mateo 22:43), Melquisedec es visto como un tipo de Cristo. Este tema es repetido en el libro de Hebreos, donde Tanto Melquisedec como Cristo son considerados reyes de justicia y paz. 

Al citar a Melquisedec y su sacerdocio único en su tipo, el escritor muestra que el nuevo sacerdocio e Cristo es superior al de la antigua orden Levítica y el sacerdocio de Aarón (Hebreos 7:1-10).







Los seguidores de las teorías de los alienígenas ancestrales, poseen sus razones ya que
Melquisedec como otros tantos profetas y santos son muy sugerentes, ya que fueron tiempos de  de grandes conflictos como hemos visto ya. La historia de la humanidad estaría adornada con estos personajes aparecidos algunos de la nada y que fueron emergiendo en diferentes épocas y contextos.

Nosotros los humanos nos gusta etiquetarlo todo, pues nos da seguridad, el definir, el encasillar, el enmarcar y el contextualizar culturalmente cada situación y personaje histórico.

Ahora cuando algo se nos escapa de nuestro entendimiento y razón, lo vemos y lo tachamos de extraterrestre oscuro, de Anunnaki, masón o un illuminati psicópata, o sea, algo malo, como si dentro de estos grupos no existiera la otra parte de luz. Como si nosotros los de la raza humana, fuéramos todos, santos e inmaculados, lo cual es totalmente errado. 








EXPLICACIÓN DE LA PROFECÍA DE MELQUISEDEC 

En el último párrafo, a través de una atenta lectura, Melquisedec daba una fecha y unos datos muy precisos para su profecía. Veamos:

La profecía fue escrita por el Señor del Mundo en el año 1890. Así pues, cuando Melquisedec dice “dentro de 50 años no habrá más que tres grandes reinos nuevos”, nos está hablando de 1940, es decir, de la segunda guerra mundial.

Aparecieron entonces tres grandes reinos nuevos: Europa, Rusia y EEUU.Luego dice que “vivirán felices durante setenta y un años”. Esto es: 1940 más 71, nos da 2011. Y en este año fatídico “en seguida vendrán diez y ocho años de guerras y cataclismos”.










Así nos dice que estamos a las puertas de un conflicto mundial que tendrá consecuencias horrorosas, nunca vistas, y que tendrá una duración de 18 años: desde 2011 hasta 2029.

Posteriormente habrá una regeneración y empezará un nuevo ciclo, pero no sin que antes haya una involución y destrucción, como dicen tantas profecías y religiones del mundo.











Fuentes consultadas:

http://www.vopus.org/es/gnosis-gnosticismo/profecias-2012/profecia-de-melquisedec.html
http://labibliadice.org/pregunta-del-dia/vio-muerte-melquisedec/