Seguidores

jueves, 30 de marzo de 2017

LA LUZ, UNA CONDICIÓN DE NUESTRA ESENCIA INFINITA




Cuando se afirma que "somos seres de luz", no es que sea otra etiqueta más, aunque si se habla de seres humanos, sí tendríamos que matizar, pues entramos a experimentar precisamente esta división interna de vida y muerte, de salud y enfermedad. Por eso en ese sentido y mientras estemos en este cuerpo físico no sería justo decir totalmente que "Somos seres de Luz".

PORQUE NUESTRA CONCIENCIA YA ES, NO ESTÁ DIVIDIDA EN BANDOS Y VA MÁS ALLÁ DE LA DUALIDAD.

Solo quiero dejar claro que un "Ser de luz" no es una condición elitista, sino, una cualidad metafísica, indeleble e inherente de nuestra esencia más pura. Y no implica un nivel de conciencia más alto que nadie, ni se cree una jerarquía superior de inteligencia, porque todos los humanos asistimos a este proceso-transito experimentar desde el amor, desde una aparente individualidad, con ego, haciendo que emerja esa cualidad de luz, de tal forma que logremos integrar las partes dañadas y en conflicto. (Yin y Yang)

ENTONCES DESCUBRIREMOS, QUE NO EXISTE LA SEPARACIÓN:

Por ejemplo: Los repugnantes reptilianos, también proceden de la luz y son seres de luz y están en un proceso también de evolución y recordar. Pero, de momento, se han olvidado de sus orígenes galácticos, se han estancado dado un ego muy elevado y narcisista que les domina y conduce a los infiernos mentales creados por ellos mismos, para el dominio, el miedo y el terror, el cual les nutre porque les da placer energético... (Luz)


La paradoja es que este alimento extraído también de muchos humanos oprimidos y reprimidos por los conflictos de la vida, las bajas frecuencias de ánimo vibratorio, los terrores de las guerras, las inseguridades económicas que crean las crisis, también están compuestas de luz.

Por eso, el término de "SER DE LUZ" no debería avergonzarnos, sino más bien estimularnos y animarnos, ya que la ciencia cuántica también lo ha demostrado: "todos nuestros componentes orgánicos, células y ADN se comportan por frecuencias vibratorias altas de energía y luz. En el mundo cuántico surgen procesos de creación y destrucción, demostración científica de que energía y materia-cuerpo y/o cuerpo físico no son más que dos polos de la misma esencia, de una única son sustancias sustancias de luz que viajan a grandes velocidades por el universo Fractal...




LA MÓNADA FRACTAL 

Cada ser humano es una porción de la Fuente, es un pequeño fractal con todo el contenido de la Fuente Universal, al arribar a estos planos también se descompone en otras realidades y seres humanos, (almas gemelas), para tener la maravillosa experiencia de recordar, encontrarse y aprender desde cero, por amor. 

El hombre mismo está formado de esta misma sustancia universal: Luz pura y radiante. Cada uno de nosotros es un sistema de energías en vibración alta y continua. Es decir, que las moléculas de que compone cualquier clase de materia, inclusive nuestros cuerpos, están en constante vibración. 

Nuestros cuerpos crean, entonces, bandas de energía electromagnética con una determinada amplitud de ondas que les permite, al mismo tiempo, emitir y absorber información. Así estamos en continua comunicación con una Matrix cuántica universal de carácter holográfico.
Por eso, afirmaba literalmente que SOMOS SERES DE LUZ, de manera categórica y en todos los sentidos, porque hemos partido de ese Centro siempre en expansión eterna que es sabiduría, Luz pura y creadora en el amor, pero, no es dual.