Seguidores

miércoles, 18 de enero de 2017

¿POR QUÉ ENFERMO? CAUSAS PSICOSOMÁTICAS DE LA ENFERMEDAD Y LA AUTO-CURACIÓN CONSCIENTE



“La Salud es nuestro estado Natural”

Antes que nada, debo decirte que tus pensamientos son cosas y el proceso de la enfermedad comienza con unas emociones que se expanden a todo tu cuerpo físico. Producto al miedo y a la negación consciente o inconsciente de aquello que eres. 



VER EL VÍDEO 






En el caso de las enfermedades hereditarias,  sucede lo mismo con los niños. No podemos olvidar que somos viajeros y traemos de vidas anteriores nuestros traumas y retos. Por eso, el niño decide reencarnar en ese clan que posee similares conflictos que  él también debe trabajar, desde  el apoyo y la unidad familiar.


LOS PENSAMIENTOS SON COSAS, SON SUSTANCIAS ETÉRICAS E INVISIBLES QUE CONFORMAN TU REALIDAD

Debo decirte además y dejar claro que esos conflictos y dramas familiares no son para deprimirse y  concluir que la vida es una mierda. Por el contrario, existen esos dramas para ayudarnos a perdonar y a perdonarnos, a reconciliar y a reconciliarnos con nuestra historia. 

Nos están invitando a amar  desde otra dimensión más alta de conciencia, dar un paso más allá de como hasta ahora hemos amado o concebido el amor. Quiero decir, dejar a un lado o superar de una vez, esa manera posesiva y controladora de exigir afectos y de deprimirse cuando no se es correspondido. Pasar a otra dimensión de conciencia amorosa sería  aprender a transmutar a positivo todo ese "daño o errores" que en su apariencia son de muerte y conducirlos hacia la luz.





Cuando aparece o irrumpe la enfermedad, no es por casualidad y lejos de desesperarnos. Es un motivo y un estímulo para crecernos y trabajar espiritualmente hasta encontrar las causas psicosomáticas que dieron lugar a dicha anomalía en el cuerpo físico.

Deberíamos observar con discernimiento y no me refiero a convertirnos en seres paranoicos o hipocondríacos obsesionados con posibles enfermedades, pues eso sería otro detonante para que aparezca cualquier malestar. Me refiero a tener la sutileza de espíritu para darnos cuenta por dónde puede entrar el mal de la enfermedad futura. Sería aprender a observar cualquier síntoma, pues nada es por azar. Entonces aprovecharíamos para decirnos: "Algo no va bien que debo parar o cambiar..."

Si pudiéramos hacer esto sería muy sabio y humilde de nuestra parte, o sea, que encontraríamos un motivo para detener igualmente ese comportamiento depresivo o agresivo, compulsivo, de malestar hacia todo. Es un ego intolerante con todos, no se acepta ni se soporta, pero tampoco a los que están a su alrededor. Son esas  personas que decimos "tiene mucho temperamento o carácter", son además, esas actitudes de estar irritad@ con todos y salir a la defensiva por cualquier cosa de manera altanera y viciosa incontrolable. 

Como ya te decía,  los pensamientos y emociones son acciones, son verbos, son cosas. Aún sin ser manifestados en forma de palabras, los pensamientos poseen una sustancia, una vibración, un poder sobre el cuerpo físico y demás personas y objetos que te rodean.

Tú no te das cuenta porque esta ley siempre responde a tu pulso primigenio y emocional y si estas expectativas emocionales son las mismas de hace cuarenta años, entonces no te quejes tanto, las leyes del universo, siempre seguirán cumpliendo con esas tus expectativas. Porque están a tu servicio, por eso, esas leyes son justas, porque tú siempre vas a crear tu realidad. 







Veamos:

Todo comportamiento responde a unas vibraciones y resonancias que se emiten al entorno en el que se encuentren. Cada emoción es un fractal, o sea, posee un diseño propio, una luz, un color, un sonido. Los pensamientos son verbos, son acciones, son cosas, poseen una consistencia, una especie de sustancia. Esta sustancia es la que le da forma al cuerpo físico, es tu comportamiento, el cual siempre estará sujeto a un sistema de creencia moral y en correspondencia amorosa con una comunidad. Siempre van a interactuar con ese exterior, no se quedarán dentro vuestro, pues todo está en constante intercambio de energía.

LA LEY DE ATRACCIÓN SIEMPRE ESTÁ FUNCIONANDO

Así, tus ideas son tuyas, pero en constante comunión con ese colectivo. Son esas emociones que comenzarán a vibrar con otros sistemas de creencias y que cada vez son emitidas al cosmos. Ese emisor es capaz de cambiar la forma de la materia, es capaz de convertirse en líder o por el contrario, de auto-destruirse, de crear barreras, dictaduras y bloqueos energéticos. Porque el pensamiento parte de una vibración electro-magnética, la cual se polariza en esta 3d y estará en dependencia del nivel de conciencia de aquel que la emita.

Sencillamente, porque somos uno y todos estamos relacionados, cobra sentido la frase: “El aleteo de una mariposa en América  puede originar un tsunami en Indonesia…”

Recuerda que cada sistema de tu organismo es a su vez, parte de un sistema mayor… Por lo mismo cada célula en tu cuerpo, independientemente de que tipo sea, se entera de lo que ocurre con las demás.

Es por esto que tus pensamientos y emociones son escuchados y percibidos por cada una de estas células… Más aún, las células de tu Sistema Inmunológico están en constante atención de las imágenes, ideas, sensaciones y emociones que experimentas…

Si tus pensamientos te llevan a experimentar temor, angustia, inseguridad… vibran en una frecuencia que inevitablemente perciben tus células inmunológicas… y ¿cuál crees que será el resultado de que vibren en dicha frecuencia?

Lo que ocurre es que la increíble Farmacia Interna que existe en tu cuerpo no puede procesar y administrar de manera correcta el “antibiótico", "analgésico” o la sustancia necesaria para combatir esa enfermedad…







Realmente nuestras células están constantemente escuchando nuestros pensamientos y percibiendo nuestros sentimientos.

No permitas que esos pensamientos y emociones interfieran en tu curación… En nuestro organismo se encuentra la curación de cualquier enfermedad…


Este conocimiento nos permite pasar a otra etapa de la Medicina, conocida como PsicoNeuroInmunología (PNI) que estudia la interacción entre los procesos psíquicos, el Sistema Nervioso, el Sistema Inmunológico y el Sistema Endocrino del cuerpo humano.








La frase: “La Salud es nuestro estado Natural…”

No solo es un concepto abstracto, es un hecho fisiológico. Nuestro organismo cuenta con un mecanismo de AUTOCURACIÓN, mediante el cual produce en la dosis y en el momento adecuado el “antibiótico, el inmunomodulador, el antidepresivo, el analgésico” o cualquier sustancia o tejido que se requiera para contrarrestar una enfermedad o daño que haya sufrido.

Nacemos con este mecanismo de Autocuración, sin embargo, las creencias, las ideas, la educación que presenta la sociedad, provoca que estemos inmersos en una “Hipnosis colectiva” en la cual creemos que la Enfermedad es un estado “normal” de la historia vital del Ser Humano.

Ahora quisiera proponerles otro modelo para entender la dualidad Salud-Enfermedad. Para ello podemos hablar sobre ejemplos comunes de cómo nos enfermamos.


-En el caso de los que se divorcian, es típico que si esa relación no termina de manera reconciliada con esas partes en conflicto, lo más probable es que dentro de unos años aparezcan enfermedades de tipo renal o hepáticas. 

Ya que todo resentimiento o rencor acumulado y prolongado, deriva en unas emociones muy fuertes que repercutirán en los órganos y el sistema  endocrino. 

A parte de las razones hereditarias, el cáncer de mama es un signo visible de una maternidad muy controladora y ultra-preocupada.






Por eso, no solo deberíamos hablarle a las células, sino también a nuestros órganos y cuerpo físico en su totalidad. Si pudiéramos dedicarle a este ejercicio consciente un tiempo aunque sea una vez por semana, muchas cosas cambiarían y veríamos sus efectos de recuperación poco a poco. Pues debemos contar con el tiempo lineal en el que estamos, no es que no suceda, lo que sucede es que somos muy desesperados y queremos que las cosas ocurran ya. 

Cuando este proceso curativo se tomará siempre su tiempo, pues no solo se trata de  cambios internos y biológicos, sino también de factores y actitudes que atañen al alma y por ende, al carácter  y esto requiere  tiempo. 

Personalmente te recomiendo y dado los sistemas internos de creencias implantados por la enseñánza y la mente colectiva. No deberías  dejar los medicamentos y la asistencia médica ya que crees en sus efectos positivos. En realidad lo que cura es la intención de que vas a curar, tu fe y confianza en el medicamento y en el médico son los resortes psíquicos para que cures. 

Por eso, no todos curan con el mismo médico ni con los mismos medicamentos, porque está en dependencia de sus metabolismos, tanto físicos, como espirituales.