Seguidores

domingo, 29 de enero de 2017

EL PAPEL DE NUESTRAS MASCOTAS EN EL HOGAR



Nuestras mascotas suelen vivir un promedio de 13 y 15 años de vida. Su misión entre los seres humanos, entre otras cosas es canalizar durante ese tiempo que están entre nosotros, las energías negativas originadas por las bajas frecuencias vibratorias de los miembros de la familia...Las emociones humanas son muy fuertes y estas deben ir a parar a algún sitio, en ese sentido, nuestros perritos o gatitos hacen de "esponjas receptoras". 

Por eso, abandonan más rápido que nosotros esta realidad física, tras generar mucho Dharma, tener en cuenta que este término es una palabra sánscrita que significa, ley natural, orden social, conducta adecuada o virtud. Y eso ellos lo tiene como un don, algo natural inherente.
Entonces como "pago", retribución a la ayuda y protección que le hemos dado tras el paso por nuestros hogares, ellos nos ofrecen a cambio también otras muchas cosas, amor y un saber estar incondicional. 

Científicamente esto ya está comprobado como algunas razas de perros, las cuales poseen cualidades curativas, especialmente los de la raza llamada china para sanar al niño de procesos alérgicos o la llamada asma. 

En el caso de la Depresión y ansiedad, los perros ayudan, sobre todo, a asumir responsabilidades y establecer rutinas en las personas tratadas. Como es popularmente conocido, el perro actúa de confidente del hombre, algo que en este caso, da una sensación de libertad en el individuo al no sentirse juzgado, sino amado incondicionalmente por el animal.
Los perros se destinan especialmente, a tratar casos de depresión y trastornos de ansiedad, potenciando la empatía del afectado.

Todo es energía y nuestras mascotas las canalizan siempre a positivo, porque en ellos no se da la dualidad. Ellos tan solo captan nuestras vibraciones, por eso, también se estresan, enferman y mueren. Debemos preparar a nuestros hijos para que sepan despedirlos sin mucho trauma cuando llegue el momento de su partida, diciéndoles que son también como nosotros, almas viajeras que deben proseguir su marcha y aventura por el universo.


Roly Polanco