Seguidores

miércoles, 21 de diciembre de 2016

LA GRAN IRA Y PSICOPATÍAS DEL "DIOS" ENTIDAD YAHVÉ









"El celo de Jehova por Israel su pueblo escogido-elegido", no es por casualidad, se debe a que en el principio estos "dioses" que poblaban la tierra estaban en rivalidades los unos con los otros, por eso es la famosa "IRA DE YAHVE"...


Este es el dios sanguinario, machista y elitista de siempre, es el mismo dios del Corán, el del antiguo testamento de la Biblia, el mismo Jehova de las demás religiones monoteístas... Por eso, nunca han tenido paz, porque se ha adueñado de una buena parte de la humanidad.





LA GUERRA DE LOS DIOSES, SON LAS GUERRAS DE RELIGIONES Y CAUSA DE LAS DIVISIONES ENTRE LOS HUMANOS EN TODAS LAS ÉPOCAS. 



VER EL VÍDEO: 







De tal forma que en un principio, estos dioses se repartieron las tierras y fundaron sus dominios con reyes, sacerdotes que hacían de representantes con sus respectivos templos, ubicados en puntos estratégicos del planeta, (ver líneas de Ley), centros energéticos, vórtices-chakras, sabiduría que le trasmitieron a sus seguidores los humanos. 








Por eso es el gran conocimiento que tenía estos patriarcas sobre, alquimia, construcción de pirámides, astrología y matemáticas que aplicaban a sus obras y monumentos de adoración.
Pero la mezcolanza de estos dioses celosos y guerreros era mucha, de ahí que cada cultura, Egipto, Mesopotamia, Israel, Los Mayas, Los Incas, los Hindú, los Celtas, Los Normandos, Los Druidas, cada tribu adoraba a una deidad en específico.

Con sus serpientes emplumadas, con sus rituales de sangre, esto en todas las tradiciones. Aunque también pertenecían al mismo linaje sanguíneo, entre ellos persistían las rivalidades e intereses gnomónicos, afanes por conquistar el poder absoluto. (Ver rivalidad entre Enlil y Enki en la Tablillas Sumerias).








Los ritos de adoración (el culto a la deidad) se podían hacer individualmente ya sea en secreto o la vista de otros en comunidad en un servicio coordinado por un líder (rabino, imán, pastor, chaman o sacerdote) en un sitio especialmente acondicionado para ello templo, iglesia, sinagoga, mezquita o en casas particulares. La palabra «adorar» proviene del latín adorare (‘trayendo la boca’): ad (‘hacia’), ora (boca).

Según el Nuevo Testamento, el ser humano debe adorar a Yahveh Dios «con los labios», alabándole y dándole gracias por los bienes recibidos (Carta de san Pablo a los efesios 5.19-20), y «obedeciendo su voluntad» (Carta de san Pablo a los romanos 12.1-2).

La palabra celo, muy mencionada en el Antiguo Testamento (Biblia) proviene de latín Zelus que significa (ardor). De ahí que se deriva la palabra vigilar, celoso o celador.
O sea que Jehova es un dios celoso, (VIGILANTE) es "el ojo que todo lo ve" presente también en muchas sociedades esotéricas y milenarias. 








¿Quién lee la Biblia de una manera objetiva y sin prejuicios, sin anteojeras que decoloran ciertos pasajes, se volverán (o deberían...) indignarse profundamente por las abominables crueldades abominables [9] que en él se describen. 

El "señor" guía a su pueblo a la "tierra prometida", pero esa tierra no es libre. Ya viven allí personas en diversas ciudades. Por lo tanto el "señor" comanda a su pueblo a masacrar sin piedad a todos ellos. 

En casi todos los casos, ni siquiera un niño, una mujer o un hombre de edad es salvado, sino que todos deben ser completamente muertos o asesinados, para que su pueblo pueda vivir en:
"ciudades grandes y buenas que tú no edificaste, y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas, que tú no cavaste, viñas y olivares, que no
plantaste, y luego que comas y te sacies". (Deut. 6:10-11)






Con esto, comienza un verdadero holocausto! 

En una ciudad tras otra, ellos asesinaron y masacraron hasta que no quedó nadie. La única excepción es en algunos pocos casos que secuestraron vírgenes. ¿Para qué? Desde luego, sería ingenuo pretender que no sería para "servicios" sexuales.
Cuando Moisés, por orden de Yahvé pudo decir de la siguiente manera, se descalifica fuertemente a sí y a su comisionado:

"Y se enojó Moisés contra los oficiales del ejército... que volvían de la guerra. Y Moisés les dijo: 'Porqué habéis dejado con vida a todas las mujeres?... Ahora, pues, matad a todos los varones de entre los niños, y matar a toda mujer que haya conocido varón carnalmente, por acostarse con él. Pero a todas las niñas, las mujeres que no hayan conocido varón las dejaréis con vida para vosotros" (Núm. 31:14-18).

Esto más bien parece un sacrificio humano masivo para el "señor"...
Para los que entienden alemán, puedo sugerir que lean lo que el erudito Karlheinz Deschner escribe sobre esta historia en común extremada y espeluznantemente sangrienta de dos religiones del mundo [10]. A las personas que se consideran cristianos les gusta sugerir que las víctimas serían "malvadas" personas que vivían en "pecado", y no quieren entender cómo, de esta manera, traicionan las enseñanzas de Jesús. 








No puede haber peor pecado que matar en el nombre de Dios (o de su mensajero, Cristo)! Y si uno mata en nombre de Yahvé, o por su encargo, esto muestra claramente que él no puede ser el verdadero dios. Jesús nos enseñó que quien toma la espada será muerto por la espada, e incluso nos enseñó a amar a nuestros enemigos. 

Cuando Yahvé hace alardes de furia de la siguiente manera, demuestra su falsa divinidad:

"Y si anduviereis conmigo en oposición, y no me quisiereis oír, yo añadiré sobre vosotros siete veces más plagas según vuestros pecados. Enviaré también contra vosotros bestias fieras que os arrebaten vuestros hijos, y destruyan vuestro ganado, y os reduzcan en número, y vuestros caminos sean asolados. ... 

"Y cuando yo os quebrante el sustento del pan, cocerán diez mujeres vuestro pan en un horno, y os devolverán vuestro pan por peso; y comeréis, y no os saciaréis. Y si aún con esto no me oyereis, sino que procediereis conmigo en oposición, yo procederé en contra de vosotros con ira; y os castigaré aún siete veces por vuestros pecados. Y comeréis la carne de nuestros hijos, y comeréis la carne de vuestras hijas." (Lev 26:21-29)

El comportamiento machista comenzó ya antes del éxodo de Egipto. Yahvé envió varias veces a Moisés con el faraón para solicitar dejar libres a los hebreos. 

El Faraón declara en repetidas ocasiones que iba a hacer eso, pero Yahvé cada vez endureció más su corazón por lo que, después de todo, se negó:

"... Porque yo he endurecido su corazón, y el corazón de sus siervos, que yo podría mostrar mis señales ante él". (Ex 10:1)

Yahvé insistió en mostrar sus músculos e hizo llegar a todas las diez plagas sobre Egipto antes de dejar que el Faraón permitiera irse a los hebreos. Por fin se fue a través de Egipto y mató a todos los inocentes primogénitos! (11:5 Ex, 12:12, 12:29, 13:15) 

¿Para qué quiso demostrar tanta crueldad? De la misma manera endureció los corazones de los heveos (viviendo en la “Tierra Prometida”) de modo que no trataran de hacer las paces con los hebreos, sino salirles al encuentro en batalla para ser destruidos sin piedad (Josué 11:19.20).
¡Todos debían morir!











Lo que hay en Siria y demás países árabes en conflicto, no son más que guerras fratricidas milenarias, por lo que para mi entender, no es nada nuevo. Este holocausto es provocado como siempre por mentes psicópatas en el poder, son los fanáticos integristas, seguidores del falso dios (entidad) Alah... 

Este es el dios sanguinario, machista y elitista de siempre, es el mismo dios del Corán, el del antiguo testamento de la Biblia, el mismo Jehova de las demás religiones monoteístas... Por eso, nunca han tenido paz, porque se ha adueñado de una buena parte de la humanidad. Porque como les dijera el maestro Jesús a los judíos de su época: 

"Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. El fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira"...

Y no es a Satanás a quien se estaba refiriendo como se nos ha dicho y hecho creer, pues esas palabras del maestro, van dirigidas a los celosos observante de la ley judía, los denominados fariseos y rabinos que le hacían sacrificios en el templo a ese falso dios y engañador de la raza humana. 

Esperemos que la humanidad despierte y deje de adorar y rendir culto a ese gran mentiroso y homicida depredador de humanos, pues esa es la causa de todas las guerras en este planeta Tierra.


Roly Polanco