Seguidores

jueves, 29 de diciembre de 2016

LA FUNCIÓN DEL MAESTRO ES QUE ENCUENTRES TU PROPIA LUZ Y SABIDURÍA




En mi experiencia, siempre he creído que compartiendo esa sabiduría interior, es un deber de la conciencia, más allá de que en apariencia parezca sea una realización donde el ego se siente realizado, está ese centro de dicha, porque no hay que llegar a nada, ni metas que cumplir, tan solo que en esa función, nos ayudamos mutuamente y por decirlo de alguna manera, nos iluminamos, nos ayudamos en esta nuestra aventura. El objetivo es sencillo, todo está previsto para que tú encuentres esa tu propia luz, con ese Lama interior. Por eso, no hay que ser celoso con el maestro, ni sentirse inferior. 

Porque de eso se trata, el ejercicio del maestro como el del padre, es un servicio incondicional y por cierto, muchas veces muy ingrato y poco agradecido.
Por eso, las etiquetas serán siempre injustas, de tal forma que hoy hacemos de gurú, pero mañana de discípulos. Ni más buena esta función, ni más mala.
Porque así lo hemos acordado, hoy eres hija, pero mañana serás madre, lo cual no quiere decir que seas superior en el papel de progenitora, porque siempre existirán los oficios, el del carpintero, el del médico, el del artista, etc.

Otra cosa es que te corrompas y hagas mal uso de ese rol social y comunitario. Estimo que es una interrelación que se establece para poder ejercitarse en el amor, desde el talento que cada cual posee y que es necesario encuentres el tuyo, son roles que hemos admitido al llegar a estos planos, para amarnos en esa unidad de vida y de redescubrimiento de la sabiduría, para dar todos, en ese Todo y gran olvidado, el Yo Soy, conciencia, divinidad interna.


Roly Polanco