Seguidores

viernes, 28 de octubre de 2016

¿QUÉ PASA CUANDO RECUERDAS Y DESPIERTAS?



Cuando se despierta, todo es sin esfuerzo, la verdad se te revela en todas partes, tanto en las sombras como en las luces, tu maestro interior te hace recordar, se va manifestando lo oculto como algo que siempre ha estado ahí. Ya nada es raro, ya nadie es extraño, todo sorprende, pero nada te asombra, descubres el gran vacío de la existencia desde la paz con tus tinieblas.

¿Te ha pasado alguna vez, que te mueves de tu habitación a la cocina y en ese breve espacio, olvidas aquello por lo cual estás ahí, parado y cuestionándote? En ese momento te sientes estúpido y desconcertado, te detienes en ese instante, recapitulas, vas hacia atrás y retomas el motivo que te movió el trasladarte de lugar.

 Cuando entramos en esta dimensión de conciencia, el tiempo, el espacio y la materia se densifican, por lo que cuarenta años en la tierra pudieran ser un segundo en otras dimensiones y viceversa. 

El factor tiempo es una ilusión, el espació y la materia, es una paradoja con la cual accedimos a jugar. Solo aquí danzamos en la pantomima del aparente sin sentido. En donde nací se decía con humor: "hacemos como que trabajamos y el jefe (estado) hace como que nos paga". 

Esto es lo que nos ha pasado como humanidad, hemos olvidado durante el trayecto, el motivo del viaje. Ahora veo que aquel que logre encontrar ese motivo, quedará iluminado de inmediato y de eso igual se trata. Nos perdemos porque no sabemos hacia dónde vamos, ni qué hacemos aquí. Pero si sucediera por un instante un atisbo de luz sobre nuestra estancia en esta "realidad", el drama terminaría y todo sufrimiento recobraría su sentido escatológico. 

Por eso los recién nacidos sonríen, aún los no natos y nadie sabe el por qué, porque ellos saben aún su procedencia y misión, a ese pequeño nadie le ha hecho un chiste, ni le ha enseñado a reír, es impresionante como los bebé se pueden reír a carcajadas, esto sí que me asombra. Porque no lo han aprendido, ya lo traen con ellos, lástima que luego el medio se encarga de amargarles la existencia. 

De todas maneras como decía al inicio de esta reflexión, tu maestro interior no te ha abandonado, ese si que mantiene su buen humor, quizás sea la única manera de no aburrirse y morirse de asco, porque lo hemos olvidado todo, para así, no caer en la falacia tentadora, que es el engaño de creer que no sabes nada y que eres un inútil, esa es la trampa y acertijo por resolver.

Yo honro eso que eres.

¡¡Feliz viaje y bendecido fin de semana!!


Roly Polanco