Seguidores

domingo, 31 de julio de 2016

LOS VOTOS Y CONTRATOS KÁRMICOS. ¿CÓMO REVOCARLOS?




VER EL VÍDEO







El problema y el drama es que no vemos, hemos perdido la capacidad para observar, que no es ver con los ojos físicos. Nos parece que vemos o miramos con nuestros ojos , pero otra cosa muy distinta es observar y de eso se trata. 

Esas situaciones que nos interpelan e irrumpen en nuestras vidas, ya sea un acontecimiento adverso o una enfermedad.

Nadie acoge con buena voluntad su sombra, eso está claro, pero esta es una realidad en nuestra vida, porque nos movemos en planos duales y nos mata lo precario, nos aniquila el odio y el rencor, la miseria nos desespera y deprime. Sin embargo, es el enemigo que hemos elegido, es el gigante que debemos enfrentar con valentía, desde el amor.

Es la única manera de poder con el monstruo interno es con nuestra capacidad para amarlo, de eso depende que salgamos victoriosos. Porque ese contrincante eres tú mismo, "ese malo terrible" está cumpliendo con su papel y lo hace muy bien.

El tema está en que tú te identificas con el personaje o los personajes, crees que son reales. Es entonces  que te hacen más daño, porque te sientes herido y eso es una prueba palpable de lo auténtico de tu batalla.

Resulta que siempre nos encontramos con aquellas personas que nos harán bien, tanto en positivo como en eso que llamamos "negativo", pues todo redunda en bien. Por ejemplo, si tienes un padre que te maltrata o abusa de ti, puede que luego tengas un marido que te golpee. Si puedes despertar en ese acontecimiento y sabes transmutarlo, descubrirás una pedagogía y sabiduría interna estupenda, que no habías visto nunca.


La violencia de lo masculino hacia tu persona es algo que no es por casualidad. Deberías trabajar y buscar los orígenes desde los chakras raíz, la conexión con la tierra y el hemisferio izquierdo. Las enfermedades más comunes aparecen en las articulaciones inferiores: rodillas, tobillos, etc y se manifiestan como fracturas, accidentes que te inmovilizan en una cama, no quieres caminar, te niegas a hacerlo, eso representa un conflicto con tu PATER, PADRE, parte masculina que no has integrado aún en tu Ser.

El karma es sólo una memoria, una fuente de información que incluye elementos ‘positivos’ y otros aparentemente ‘negativos’, en la cual el subconsciente busca los datos que utiliza en el presente. Esto explica, por ejemplo, las afinidades o las animosidades espontáneas que sentimos por ciertas personas.

Aunque esa memoria subconsciente se refleja en nuestra fisonomía e influye en nuestros pensamientos, reacciones y decisiones, altercados y contradicciones con ese otro, siempre podemos recurrir al libre albedrío para orientar nuestra vida.






Los contratos kármicos son voluntarios e irrevocables; no desaparecen hasta que se cumplen totalmente. Uno los elige con la finalidad de dar un paso adelante muy importante en la evolución personal. Por ejemplo, una mujer puede pedirle a su “futuro esposo” que durante el matrimonio la maltrate; de esta manera, ella reconocerá que tiene muy poco amor propio y deberá aprender a valorarse como mujer. Por otra parte, él acepta que ella le inicie una demanda legal; de esta manera, tendrá que aprender a respetarla y renunciar a su machismo, hostilidad hacía la energía femenina y negatividad.

Cuando hay un contrato kármico, se percibe una sensación de venganza en una o en ambas personas involucradas, de ahí que pocos aprenden a la primera. Si no se aprende a la primera se tendrá otra oportunidad de repetir la experiencia, pues hasta que no se aprende "el contrato Kármico de vida te hará repetir la experiencia hasta que aprendas lo que has venido a aprender".



Resulta que siempre nos encontramos con aquellas personas que nos harán bien, tanto en positivo como en eso que llamamos "negativo", pues todo redunda en bien. Por ejemplo, si tienes un padre que te maltrata o abusa de ti, puede que luego tengas un marido que te golpee. Si puedes despertar en ese acontecimiento y sabes transmutarlo, descubrirás una pedagogía y sabiduría interna estupenda, que no habías visto nunca.





La violencia de lo masculino hacia tu persona es algo que no es por casualidad. Deberías trabajar y buscar los orígenes desde los chakras raíz, la conexión con la tierra y el hemisferio izquierdo. Las enfermedades más comunes aparecen en las articulaciones inferiores: rodillas, tobillos, etc y se manifiestan como fracturas, accidentes que te inmovilizan en una cama, no quieres caminar, te niegas a hacerlo, eso representa un conflicto con tu PATER, PADRE, parte masculina que no has integrado aún en tu Ser.


El karma es sólo una memoria, una fuente de información que incluye elementos ‘positivos’ y otros aparentemente ‘negativos’, en la cual el subconsciente busca los datos que utiliza en el presente. Esto explica, por ejemplo, las afinidades o las animosidades espontáneas que sentimos por ciertas personas.



Aunque esa memoria subconsciente se refleja en nuestra fisonomía e influye en nuestros pensamientos, reacciones y decisiones, altercados y contradicciones con ese otro, siempre podemos recurrir al libre albedrío para orientar nuestra vida.

Toda adversidad es un regalo para que despiertes, para que no te duermas, para que descubras la importancia de estar despierto. 

¿Pero qué es estar despierto?

Muy sencillo, es amar, es estar preparado para ofrecerle todo al amor, solo desde esa vibración podemos elevar el alma por encima de los falsos yoes, pero sin juzgarlos, sin condenarlos. Porque esos personajes tan solo han interpretado su papel, además, tú los has creado, les has dado apertura y entrada en tu vida. 

El karma solo se genera por una falta de amor, entonces es ignorancia con respecto a eso que se posee. Olvidamos muy rápido que somos príncipes y pasamos a ser mendigos depredadores y violentos, exigiendo que ese otro cumpla con la ley del amor, le exigimos a la otra persona que cumpla con la ley, esa es la idolatría, la ceguera, causa de todas las guerras y enfermedades. Es el egoísmo autohipnótico del género humano. 

Lo que nos ata a las ruedas de reencarnaciones es el olvido de aquello infinito que somos, entonces aparece la contradicción, que es el resultado de ese olvido. La adversidad es el puente lleno de espinas que debemos cruzar en busca de la luz, así estamos y pasamos por cada vida, buscando aquello que somos en el otro. Buscamos desesperadamente la esencia que nos da vida en ese otro, pero no la encontramos, porque ese otro no nos puede dar la vida, porque ya tu tienes una. Por eso no la busques fuera, tampoco los montes te pueden dar la vida, porque  los montes tienen su propia vida. No la busques en tus seres queridos, ni en tus hijos, ni en tus hermanos, ni en tus padres, ellos no te la pueden dar pues cada  ser posee algo que es único e irrepetible.

Por eso somos diferentes, porque a cada cual le corresponde hacer algo único en ese concierto que nos ha convocado. Es cuando nos conectamos armónicamente, cuando cada cual realiza  y entona su melodía que es única, entonces la orquesta cósmica se unifica y vibra como en una sola melodía.

Toda técnica que puedas aprender es mental, la sabiduría es ilusión y se disipará cuando tu conciencia abandone el cuerpo físico, solo queda tu conciencia Yo Soy que lo contiene todo. 


¿Por qué conviene revocarlos?

Porque algunos de ellos siguen actuando hasta el tiempo presente y nos obstaculizan la vida actual o nos impiden gozar de aquello a lo que prometimos renunciar. Por ejemplo, no te permites tener dinero si te tomaste muy en serio tus votos de pobreza en otra encarnación; o no acabas de disfrutar del sexo sin culpa con tu pareja por tus antiguos votos de castidad y celibato, etc.







Votos o contratos Kármicos

Los votos kármicos tienen relación directa con acontecimientos de nuestras vidas (esta o anteriores) en la cual hemos decretado algún tipo de obediencia. Con regularidad esto se debe a situaciones traumáticas que vivimos o bien al pertenecer a alguna orden religiosa, secta, un pacto realizado, etc.

Por ejemplo, algo claro es una situación dolorosa que tuvimos que nos llevó a decir “Nunca más haré esto…. Jamás volveré a confiar en nadie…. Los hombres son todos infieles ….

O bien si pertenecimos a una orden religiosa que nos llevó a adquirir votos de pobreza que en nuestra actual vida aún nos afecta y muchas veces no podemos surgir. De ahí la importancia de revocarlos.




Tipos de votos o contratos Kármicos más frecuentes



Votos de castidad

Si tienes problemas con el área sexual, como por ejemplo impotencia, no disfrutar tu sexualidad, no sentir placer, sentirte culpable. Entonces puedes haber tenido un voto de este tipo o bien haber pertenecido a una creencia que castigaba el sexo.

Votos de pobreza

Si continuamente estás sufriendo problemas económicos, o bien sientes que “el dinero no hace la felicidad” o que “no eres merecedor de éste” entonces quizás tuviste un voto de pobreza o te criaste en un ambiente donde tener dinero no era bien visto. Inclusive por la falsa creencia de que todos quienes tenían dinero eran personas malas, de poder o corruptas.

Votos de silencio

No poder expresarse, temor a contar la verdad o hasta la incapacidad absoluta de hablar puede ser un bloqueo de vidas pasadas, ya sea por una experiencia traumática que los llevó a no hablar o a un voto de silencio, como en la antigüedad se pedía para ser parte de una secta o religión.

Voto de sufrimiento

Autoflagelación? Daño físico? Adicciones? Dolor, depresión? Son algunas de las palabras que podemos usar. En la antigüedad era normal, incluso hoy, hacerse daño para por ejemplo, cumplir una promesa de tipo religioso u otro. También enfermedades entran en este voto, muchas de ellas llevadas por una frase como: “Yo quiero cargar con la enfermedad de mi madre, hijo, etc.” Estas son frases dichas en momentos de dolor y que traspasamos al futuro, según quienes creen en los votos kármicos.

Muchas veces una familia entera puede cargar con el karma de una enfermedad que pasa de generación en generación y trata de algún voto que incluso puede haber realizado un ancestro y que nos está afectando en la actualidad. Y hasta una depresión puede ser arrastrada de otra vida con una frase: “Jamás me recuperaré de mi pérdida”, “Mi vida es el sufrimiento”, afirmaciones y promesas que siguen a pesar del tiempo.







Voto de abnegación y obediencia

Te vives postergando por otros? Dejas tus propios intereses para satisfacer a los demás?

El voto de abnegación se trata de un autosacrificio, incluso rechazando el amor hacia uno mismo o cargando con responsabilidades que no te competen.

El voto de obediencia es muy similar, siempre estás de subordinado, quizás prometiste siempre “servir” a alguien más.

Todas nuestras palabras, por ejemplo en momentos de rabia, van generando una vibración, una energía que puede sobrepasar nuestras encarnaciones. De ahí la importancia de no hacer promesas del tipo “Jamás te perdonaré” porque seguramente, en otra encarnación te encuentres con esa persona y arrastres ese dolor sin poder perdonar algo que ya pasó.

Cómo revocar los votos kármicos?

Es de suma importancia, si notas que algo te está afectando más allá, comenzar a resolver estos pendientes de vidas anteriores. Para lo anterior existen diferentes técnicas, una de ellas podrían ser las regresiones a vidas pasadas, una conexión con tu ser superior a través de tus registro Akashicos o hasta sencillos rituales que pueden ayudarte a comenzar a resolver.



Para concluir debo dejar claro que lo único que no es ilusión es el amor, porque todo contrato kármico que te ate a la rueda de reencarnación forma parte de diversos programas y creencia, por tanto son mentales y forman parte de la manipulación de esta Matrix.

Pero el amor que llevas como un sello indeleble, no es una cosa mental, ni pertenece al ego, ni a la manipulación de conciencia, aunque el personaje se encarga de distorsionarlo, el amor siempre será nuestra condición más elevada. Es lo que nos dignifica en esta tercera dimensión, es por tanto, lo que nos redimensiona hacia octavas más altas. Estimo que esa es la tarea que estamos haciendo aquí, por eso nos encontramos con personas, familiares y amigos que nos llevan la contraria y muchas veces sufrimos por aquellos que hemos elegido para convivir. 

Sufrimos porque no podemos amar las sombras, porque si amamos la oscuridad, esta nos devora y aniquila, entonces esta situación nos produce una angustia, porque es lo contrario a la vida. El ser no quiere morir porque no es su naturaleza y ese pensamiento le produce terror durante toda su vida. Desde que nace, el niño llora y sus pequeñas manos se aferran a lo que pueden, buscando de inmediato la seguridad, porque el vacío le produce terror, por eso, el ego se encarga de defenderse, se atrinchera y busca enemigos para justificar su cobardía.

Morimos y enfermamos porque le tenemos miedo a la muerte, que es lo contrario al amor.

El amor por tanto, no es de esta realidad y pertenece a niveles superiores de conciencia, por eso, la maravilla es que el amor se manifieste en esta dualidad, pese a los altos contrastes.
Que se dé esa alta vibración es un milagro. 

El amor siempre salvará la situación, más allá de votos y contratos kármicos, que para mi entender no se detienen con técnicas aprendidas ni meditaciones, solo tú puedes cortar con esos lazos, porque la contradicción que has creado, en esencia y principio es ignorancia.

Cuando dices: "el otro soy yo en otro cuerpo físico", se produce de inmediato el milagro y cae el velo de la ignorancia y la desavenencia, ya no hace falta ganar o luchar por llevar la razón.







MÉTODO O DECRETO PARA REVOCAR LOS VOTOS ACTUALES Y DE VIDAS ANTERIORES. 


Esto es lo vas hacer, te sientas solo en tu habitación, medita con este decreto y si puedes en voz alta, luego redacta el tuyo propio, de tu puño y letra. 



Revoco, anulo, me libero y renuncio en este momento a cualquier tipo de voto, promesa, contrato, juramento o vínculo de cualquier tipo realizado por mí o en mi nombre desde el momento de la creación hasta el presente, que esté activo y en esta vida y las siguientes, comprometa o pueda comprometer mi libre albedrío y evolución.

Pido solemnemente perdón por todos los daños y perjuicios ocasionados a otros seres vivos realizados directamente o indirectamente por mí o en mi nombre.

Solicito que sea restaurado el perdón y el amor para transmutar todo lo negativo ocurrido, y las memorias sean liberadas, borradas y transmutadas.

Que mi alma y mi ser tenga la total libertad para escoger. Y el camino para mi evolución esté completamente abierto y disponible para cogerlo con claridad y sabiduría plenas.

Que se borren, liberen y transmuten en amor todas las memorias a que hubieses dado lugar mi proceder y sean llenadas con amor, luz y perdón.

Que el karma creado sea devuelto a su fuente original y transmutado en amor, sabiduría y luz para mi alma y la de los implicados.

En el día de hoy me perdono a mí misma profundamente y decreto que de aquí en adelante:
Me permito experimentar abundancia y prosperidad en todos los aspectos de mi vida
Me permito recibir dinero por cualquier actividad que realice.
Me permito experimentar deleite con los alimentos en la forma sabia en que los ingiera.
Me permito gozar de una sexualidad sana y plena.
Me permito comunicarme de forma abierta y sabia.
Me permito amarme a mí misma y considerarme digna de amor y cuidado.
Me permito tener y disfrutar todo lo que desee en conformidad con mi plan superior y misión de vida.
Me permito acoger, aceptar y saber usar sabiamente los dones positivos que me fueron asignados para mi mayor evolución y la de los demás.

Así es, así sea, hecho está.