Seguidores

viernes, 3 de junio de 2016

MEDITACIÓN PARA LA CURACIÓN DE ÓRGANOS Y REVITALIZACIÓN DE CHAKRAS



Siéntate cómodamente en meditación con la espalda recta pero sin tensar.


CIERRA TU AURA EN PRIMER LUGAR Y ANTES QUE COMIENCES A MEDITAR. 







VER VÍDEO: "MEDITACIÓN CURATIVA DE ÓRGANOS..."






Visualiza que una luz violeta pura con los colores, rosa, azul y dorado entra por tu chakra coronilla y fluye hacia el interior como un rayo de luz láser.

Ahora imagina que otro rayo de luz violeta entra en tu sistema por todos los meridianos y chakras entrando y saliendo en espiral inundando todo tu interior.

Otro rayo de luz entra por tu coronilla e inunda todo tu esqueleto de luz fluye por el cráneo baja por tu columna vertebral pasa por la vertebras, omoplatos, brazos, huesos principales hasta llegar a las manos y punta de los dedos.







Imagina que esa luz desciende hasta la zona pélvica por las piernas, fémur, rodillas, tibia y peroné hasta llegar a los dedos de los pies.

Esa luz comienza a moverse por todo el cuerpo como ríos de luz violeta regenerando y transmutando cualquier energía estancada, todos los bloqueos y fugas, está limpiando y curando el deterioro en la estructura ósea y muscular devolviéndote un estado de salud perfecta.







Luego imagina otro filamento de luz violeta llenando tus venas, arterias, ramificaciones y capilares.

Imagina que fluye por toda la corriente sanguínea cargando y nutriendo toda tu sangre, tus glóbulos blancos y rojos, limpiando cualquier toxicidad o enfermedad. Imagina que entra a todas las arterias que necesitan sanación.

Imagina que una sangre rica y nutritiva pasa por el corazón y que toda la luz violeta se mueve de manera tal que va sanado todo lo que toca.

Imagina otro rayo de luz violeta entrando por tu coronilla y pasa por todo el sistema linfático e imagina que lleva todos los fluidos del cuerpo por el sistema glandular, por el sistema endocrino, por el fluido de la espina dorsal y alrededor del cerebro, la frecuencia perfecta para que todo vuelva a recalibrarse y entre en un estado de salud perfecta.

Luego imagina otra luz violeta y penetra a todo tu sistema nervioso llegando a cada órgano y saliendo por tu piel.

Imagina otro rayo de luz que penetra en todos los órganos primero pasa por el cerebro como un rio que recorre el hemisferio izquierdo y derecho alimentando el cerebro activando todos los centros cerebrales que necesitan ser activados y recuperes tu visión e intuición.






Imagina ese rayo pasando por todas las áreas alrededor de la corteza cerbral, por la parte delantera del cerebro, cerebelo, hipotálamo, tálamo, glándula pituitaria y pineal. Imagina que todo tu cerebro está siendo recalibrado y activado.

Esa misma luz descienda y fluye hacia los pulmones entra en ellos y los recorre transmutando la tristeza o aflicción. Cuando imagines que tus pulmones estén totalmente llenos de luz sanadora imagina que la luz violeta pasa por el corazón y lo sana, lo vuelve a energizar y lo limpia de toda traición abandono o desamor, toma tu tiempo.

Entonces entra en el bazo disolviendo toda preocupación y ansiedad. Y luego al terminar llevas esa luz a los riñones imagina que se disuelven todos tus miedos y cualquier pauta de energía que ya no necesites en los riñones y que te mantienen estancada.

Después lleva ese rayo de luz violeta al hígado y disuelve toda la ira, enojo irritabilidad, resentimiento, celos, o cualquier cosa que este almacenada ahí y ya no te sirva. Imagina que ese rayo borra todas las nubes de energía cuando la luz entra en cada órgano este se vuelve transparente y se llenan de vitalidad, juventud, regeneración, transmutación.

A continuación inunda tu estomago e intestinos para que los limpie al recorrerlos todo aquello que es imposible de asimilar, todo se limpia. Y luego entra en los órganos sexuales inundándolos de sanación y perdón.

Visualiza otro rayo de luz entrando por el chakra de la coronilla recorriendo toda tu piel y sus capas mientras reviste todo el cuerpo. Imagina que la piel es hidratada adecuadamente, sanada de cualquier lesión, o cicatriz. Toma tiempo y dirige tu atención hacia cada parte de tu cuerpo que quieras rejuvenecer y sanar mientras fluye constantemente hacia todas las líneas de energía transmutando y transformando tu piel.







Para finalizar imagina que desde tu coronilla un rayo de luz violeta se proyecta hacia arriba y cae como si fuera una chorro de agua envolviendo el cuerpo, después imagina que se transforma en un huracán sanando todas las aberturas, fisuras, bloqueos, rompiendo cualquier lazo psíquico, todo vínculo energético que ya no te sirva y se programa toda la sanación perfecta de todo tu organismo, perfecto suministro de vitaminas, minerales, y de todo lo que necesitas para alimentar y equilibrar tu organismo, huesos, músculos, meridianos, sangre.

Imagina que toda esa luz sale por tus pies y se dirige hacia el centro de la tierra para ser transmutada. Ahora todo queda ajustado y nutrido en perfecto orden… hecho esta, hecho esta, hecho esta.

Cuando el espíritu está bien alimentado y se le presta atención, produce y mantiene al ser en su más poderoso poder de sanación y felicidad.

Comienza por observarte.