Seguidores

domingo, 8 de mayo de 2016

MÁS ALLÁ DEL PECADO Y EL KARMA, TÚ ERES LA DIVINIDAD INTERNA



PARA OBTENER RECOMPENSAS O DHARMAS CÓSMICOS, SOLO TIENES QUE RECONOCER UNA COSA:

TÚ YA ERES UN SER BENDECIDO Y FELIZ.

SOLO SE SIENTE FELIZ EL QUE VIVE Y HA DESCUBIERTO SU PAZ.
ESO ES LA MADUREZ DEL ESPÍRITU, FRUTO DEL HABERSE ENCONTRADO CONSIGO MISMO.


Muchas son las religiones que tenían rituales para agradar a la divinidad, claro está que si ese dios está afuera, no está en tí y si no está en tí, tú eres un ser que debes hacer ofrendas y sacrificios para obtener en pago la recompensa de esa divinidad.

Pero aún hoy, algunas escuelas y corrientes de espiritualidad insisten en ofrecer algo, pertenecer a grupo, asociaciones o hermandades, para poder salvarse. 

De hecho, las preguntas que se le hacen al iniciado más allá de esta vida es: ¿quieres venir con nosotros, quieres formar parte de nuestra fraternidad? Como si se tratara de un favor que le están haciendo a un prisionero que ha pagado por sus culpas y ahora debe ser aceptado en el seno de los hermanos buenos.

Creo esto es una manipulación a la conciencia eterna, los seres auténticos de luz, no piden cosas y mucho menos que te unas a su bando, pues ellos saben que el ser es soberano y está experimentando en todas las variedades de vidas y universo. Por tanto, no se ha equivocado en nada, todo lo vivido ha sido 

Te conviertes en un tirano cuando pides afectos, cuando le reclamas a alguien lo que ya tienes, sea tu hermano, tus hijos, familiares o amigos. Ni necesitas, ni tienes que dar para esperar algo a cambio, pues no se trata de una conquista, ni de un derecho que tienes para ser feliz. Es que ya lo eres.




Cuando se exige al otro algo para ser feliz, siempre será desde la limosna y la mendicidad de afectos, entonces ese otro se convertirá a la larga en tu tirano. 
No se trata de pedir, ni de buscar, ni de dar nada, se trata de descubrir lo que ya eres. 

SI NO DESCUBRES QUE YA ERES LUZ, NO COMENZARÁS A ILUMINAR. 

Cuando sabes que eres diamante, comienzas a ejercer el oficio de ser luz, pues se trata de que todo lo observas desde tu óptica y percepción. 

Si ves oscuridad afuera, todo te será oscuro dentro. Entonces atraerás más de lo mismo, se repetirá tu fractal una y otra vez.

No se trata de ofrecer sacrificios, ofrendas, ni nada para recibir dharma y ser feliz, ya que Dios ni el universo lo necesitan, pues ellos mismos son completos como tú, la diferencia es que ellos lo saben, pero tú no. 




Se trata de descubrir el amor y ser feliz ahora, es tan sencillo que buscamos complicarnos la vida con cursos, métodos y técnicas, cuando el arte del amor está escrito en tu corazón, ya llevas el manual contigo mism@. 

Es tan sencillo que muchos se introducen en el bosque de la incertidumbre, de la duda y caen en el drama de la desesperación, comienzan a sentirse victimas, porque han olvidado que esa Fuente de poder la llevan dentro. Por eso, les encanta hacer el papel del despreciado, del marginado, del no amado o por el contrario, del perseguido, del acusado, del incomprendido.

Esos niveles de conciencia son muy densos y se eligen para despertar del sueño, ese sueño eterno de la "bella durmiente".