Seguidores

jueves, 25 de febrero de 2016

LA CONCIENCIA CREA LA REALIDAD, LOS MULTI EGOS Y EL MAYA-MATRIX DE LA ILUSIÓN





TODO VIENE DE LA CONCIENCIA ETERNA DE LUZ Y TODOS NOS ALIMENTAMOS DE ESTA ENERGÍA EN CONSTANTE VIBRACIÓN Y CREACIÓN CUÁNTICA. 



VER EL VÍDEO: 





EL MATERIALISMO ES OTRA FORMA DE RELIGIÓN SUPERSTICIOSA. 

Estamos centrados en esta realidad que creemos es lo real, pero hay muchas otras realidades donde también nosotros estamos interactuando en estos momentos...

Se pudiera decir que nuestra conciencia va creando junto a nuestro ego, aunque el Yo total siempre permanece ahí impasible. De este pequeño ego se desprenden otros yoes probables también con autonomía y experiencia propia, con un caracter, con una historia. 

En realidad lo que pasa al morir es que pudiéramos proseguir con esos otros capítulos y situaciones que hemos creado en esas dimensiones y/o "realidades probables", de tal forma que el cuadro o película de nuestra vida, no estaría completo si no resolvemos esos asuntos que en la actualidad no tenemos conciencia. Pero que forman parte de la totalidad que somos. 

Nos han hecho creer que solo tenemos esta existencia y experiencia, pero no es así, en estos momentos nos desplazamos por otros mundos y universo. También en otros sistemas de probabilidades de tercera dimensión tenemos otros retos, con sus personajes y situaciones diferentes. 

Lo que cambia es el escenario y el personaje "yo" o ego, pero nuestra conciencia es la que dirige la obra. Por eso el despertar comienza por darnos cuenta de que somos seres multidemensionales que no dependen de esos egos múltiples, sino que somos los directores de esa gran puesta en escena. 

Por eso el  yo es maleable y los límites de este  yo son maleables, no son rígidos. 

Al yo se le ha comparado con una ameba que cambia su forma y sus márgenes. 


El yo sería una construcción ilusoria que aísla al sujeto de su entorno haciéndole creer que tiene una autonomía que no es real. Muy probablemente, nuestra mente influenciada por la Conciencia eterna es la que crea la experiencia del yo a partir de una multitud de experiencias. 


Hoy sabemos que todo lo que experimentamos se procesa en patrones de actividad neural que conforman nuestra vida mental. 


En la filosofía védica se acuñó la palabra Ahamkara, palabra compuesta de Aham, que significa “yo” y kara que designa todo aquello que ha sido creado.


 Vivimos, pues, en una realidad virtual. Los colores, los sonidos, los gustos y los olores no existen ahí afuera, sino que son atribuciones de nuestra mente. El materialista necesita ver para creer y el religioso cree para ver, las dos corrientes precisan de mucha fe.





EL MATERIALISMO CREE QUE LO QUE ES LO REAL Y TANGIBLE, CAYENDO EN LA TRAMPA DE LA ILUSIÓN-MATRIX. 

Someterse a la autoridad de lo sensible o aparentemente visible es otra trampa de la conciencia humana, el materialismo juzga por lo que ve, pongamos varios ejemplos de esta falacia:

Se puede estar hablando horas, pero si durante la conversación, no se denigró a nadie y por el contrario, fueron palabras positivas y edificantes para el Alma, el sello del silencio no se quebrantó. Y no se ve.

La luz está en todas las cosas y todo está penetrado por la energía vital de un universo que es un sueño admitido por nuestra conciencia creadora. Y no se ve.
En nuestro mundo occidental, hablar es sinónimo de comunicación, pero existe un silencio que pocos practican y conocen, le denominaría o llamaría "silencio místico", aquel que se establece cuando se da la comunión álmica, Porque se está en unidad con todo el cosmos y la creación de sistemas infinitos. Y no se ve.
Así como moverse no es acción mística, ni ver es observar, solo con los ojos del Alma descubres que eres y te estás amando. Es el amor Fuente de energía aliada del sentir más interno. Y no se ve.






Así como arrodillarse no es necesariamente sumisión o humildad, prender una vela no es iluminar, ni bañarse es purificarse, ni purificarse te hace más puro. Pero la intención de querer amar, ya es un acto del amor, si lo intentas es porque ya lo tienes, porque nadie busca nada sin tenerlo antes.

Tu Yo conciencia eterna es el que lo percibe y por eso lo encuentras, lo observas primeramente dentro y se crea luego afuera, pero tampoco existe como tal, esto es también Maya e ilusión, solo dentro de ti emerge y surge la idea, la materia con sus dramas y los conceptos de las cosas. 


Dios, la dualidad, el cosmos y todo lo QUE ES habitan en tu conciencia. Pero cuando lo dejas de observar desaparecen.


Somos más que eso visible o sensible, esta tercera dimensión nos somete a la apariencia y pendientes del qué dirán, vamos como ciegos creyendo que lo exterior es lo auténtico, queremos cambiar y purificar el interior con prácticas y rituales, caemos siempre en esa religión y superstición del materialismo, convirtiendo la ilusión en absoluto, deambulando por los pasillos y cárceles del oscurantismo medieval y arribista, posiciones que solo separan y apuntan con el dedo al que no hace y es como yo pienso y estimo la libertad y la verdad.



La creencia de que sólo se puede estar seguro de la existencia de uno mismo y que la realidad que nos rodea sólo está en nuestra mente se denomina "Solipsismo” .

“Es verdad lo que te he revelado; no hay Dios, ni universo, ni raza humana, ni vida extraterrestre, ni cielo, ni infierno. Todo es un sueño…, un sueño grotesco y disparatado. Nada existe salvo tú. Y tú no eres más que un pensamiento…, un pensamiento errante, vagando solitario entre las eternidades!” "El Forastero Misterioso". Mark Twain





El concepto de Maya es una verdad corroborada completamente por la ciencia moderna, especialmente por la física cuántica.


EL MAYA ESTÁ OCULTANDO A LA CONCIENCIA:


Lo que la física cuántica ha encontrado y asombrosamente demostrado, es que la realidad de la materia es no materia. Que cuando van a buscar la última partícula, la última pieza, el último ladrillo componente de la materia, lo único que encuentran es vacío. Lo único que encuentran es un mar infinito e indefinible de energía, un campo unificado de energía, un campo de infinitas posibilidades, donde todo está interconectado, independientemente de la distancia, donde rigen unas leyes diferentes a las experimentadas en nuestro mundo de la materia, y donde... la energía responde a la mente y a las emociones humanas. De esta forma, la ciencia, corrobora el antiguo concepto de Maya y demuestra el gran poder creativo del pensamiento humano, que no es otro que el Poder del Espíritu, del Universo, de Dios en nosotros.


Es importante caer en la cuenta de lo anterior, pues es la premisa para descubrir la Matrix, sé además que a muchos no les gusta que le hable de estas cosas, otros la ven de "ciencia ficción" y sin sentido práctico y es todo lo contrario. El ego aquí, claro está, nos juega una mala pasada, le place sus identidades y etiquetas a su persona, al mundo que le rodea, aún al mismo dios, siempre nos van a seguir persiguiendo los conceptos "envasados".

Somos más que esas definiciones del carácter, actitudes, comportamientos, profesiones que nos marcan en este tiempo y espacio, de esas percepciones y conceptos sobre lo que es dios, el cielo, el infierno y demás "realidades" recreadas en definitiva por nosotros mismos.

Se pudiera decir por tanto que la idea de dios y de todo lo que nos rodea, no es más que el resultado de nuestros puntos y enfoques, heredados y programados, dios es todo lo que no se ha dicho de él y nos quedamos corto, esta energía increada es siempre trascendente a nuestras miras y entendimiento humano de tercera dimensión.

Cuando la belleza de una flor te maraville, obsérvala regocíjate y se consciente de ella, luego detén la atención en quien la esta observando.

Eres tú quien la esta observando. Tu eres el "observador " y te darás cuenta que no hay limites, ni fronteras entre la flor y tu, puedes proyectarte en esa maravillosa flor y formar parte de ella, y ella permanecer en ti.

El observador es lo que observa, si yo contemplo la flor y suspendo mi ego me veo a mi mismo en esa flor, ella permanece en mi y yo en ella.

Cuando eso ocurre se consigue hacer de dos cosas una sola. Eso se llama vivir en la Unidad.







El amor es antes de que tu Yo existiera en un cuerpo físico. Pero ese amor no está separado, porque ese amor emana de tu conciencia, es tu esencia que no se apagará nunca. Las sombras no lo agostarán.


Porque por ese amor te mueves, eres y cohabitas en estos momentos con todos los seres del universo.