Seguidores

sábado, 2 de enero de 2016

LA ENVIDIA Y EL PESIMISMO ESPAÑOL CRITICA EL ÉXITO DE LOS DEMÁS.





Veo que este país (España), carece de auto-estima y ese es el estigma más grande, la pérdida y no valoración de lo propio, de lo genuino y auténtico, una crítica constante y auto-culpa infundada. Un harakiri individual de auto-aniquilación constante: 

"MEA CULPA, POR MI CULPA, POR MI CULPA, POR MI GRAN CULPA"

Así versa el introito del culto-Misa católica y España lo ha repetido durante siglos.
Cada pueblo e individualidad tiene una sombra que le ha perseguido siempre.
En el caso de España como nación, debería replantearse mejor y aceptar el hecho de que no supo superar sus fracasos y hacer un uso positivo de los vienes, cuando ha estado en momentos de bonanzas y/o "vacas gordas". 

Es hora de dejar de llorar penas y dejar ya de lamentarse por los errores del pasado.
En el subconsciente del colectivo español, habita un rencor ancestral, una rabia, unos deseos de hacer justicia tanto y por parte de los de la derecha como los de la izquierda, casería de brujas que debe cesar, pues nunca se ha conseguido nada a través de la venganza, cada herida o llaga que se mueve o desentierra, nos afecta a todos, pues todos estamos y vamos en el mismo barco. 

Me he dado cuenta que esta gran nación, la cual amo y de corazón lo digo.

 "El optimismo siempre es sospechoso. No sé bien de qué, pero sospechoso. En otras latitudes, como la americana, por ejemplo un emprendedor es objeto de estudio y aplauso... Aquí, inopinadamente, un triunfador es rápidamente bajado del pedestal por ese "Comando de Acción Rápida Reparadora", críticas televisivas, descréditos, chotas, burlas en los plató de televisión, que como buitres la emprenden de manera amarga y visceral, porque aún se siente rencor y la necesidad de ajustar las cuentas a quien triunfe en cualquier ámbito, bien mediante el ajuste de relativizar su éxito, bien mediante la búsqueda de la mínima mácula que pueda ensuciar su ejecutoria. Un fracasado, desahuciado, desempleado y en el paro, en cambio, tiene mucho más relato, es infinitamente más respetado a través de la conmiseración o de la solidaridad justiciera." Carlos Herrera. 

http://www.finanzas.com/xl-semanal/firmas/20151227/desesperante-pesimismo-espanol-9323.html

HAY QUE PASAR DEL PENSAMIENTO Y FILOSOFÍA DE LA AUSTERIDAD AL CONCEPTO SANO Y BIEN MERECIDO DEL DERECHO A LA PROSPERIDAD. 

Todo sentimiento de pobreza, de limitación, de queja y miseria, no es más que una auto-justificación, para permanecer en la mediocridad social e individual, para ocultar con rebeldía tonta, las virtudes del colectivo y por tanto familiares e individuales, es una necesidad y está en ese subconsciente del sentir español, por eso no para culparse, por eso no quiere permitirse el triunfo y ve como un pecado el éxito, para enterrarse más y no elevarse, pues se considera la prosperidad como si se tratara de un lastre, de algo inmerecido y de un pecado del burgués corrupto.
España con sus luces y sombras, cuenta con un patrimonio muy rico que se remonta a milenios de historia, culturas varias, que con sus huellas arqueológicas enriquecen a casi todas las regiones. España en definitiva siempre ha sido muy rica, por su gente de gran corazón, por sus artistas, cantaores, bailaores, filósofos, pensadores, académicos, científicos, escritores y poetas, genios que han trascendido sus aldeas.
La envidia es la necedad de aquel que no sabe ni conoce de sus potencialidades. La poca auto-estima y el pesimismo, son también el resultado de una ignorancia sobre aquello que se posee.