Seguidores

sábado, 5 de septiembre de 2015

TODOS LOS NIVELES DE CONCIENCIA SE ENCUENTRAN EN NUESTRO INTERIOR.





LO HAS BUSCADO FUERA Y ESTABA DENTRO.

Porque el ego del ser humano es muy dado a buscar profetas y salvadores, lugares mágicos y paraísos idílicos.

Así vamos por la vida, cobardes y dependientes de los pastores, como verdaderos borregos alimentando las arcas y los bolsillos de las instituciones.

Encima, seguimos los programas al pie de la letra, son los implantes de miedos y chantajes emocionales-espirituales...

Es evidente que nos encanta el morbo de las noticias del fin del mundo, que llaman a un arrepentimiento dado el miedo interno y la ignorancia que nos tiene tarados y paralíticos. 

Dios jamás nos castigará por nuestros desvaríos, no nos mandará a infiernos, ni nos condenará, porque sabe que ya hemos tenido suficiente al sentirnos fuera de casa. 

Dios, el verdadero Padre, el sin nombre,  solo espera en nuestro interior, así de simple es todo y cuando lo encuentres, terminará la lucha y el enfado, dejarás de enfermar y de morir.

No vamos hacia estados superiores de conciencia. Porque ya estamos. 


EL QUE VA Y LLEGA A METAS, ES EL EGO EN SU ILUSIÓN.

¿Hasta cuando vamos a seguir engañados? "El reino de los cielos está en medio de vosotros"...Eso lo dijo Jesús hace miles de años.


 ¿Entonces quién es el que se siente lejano y apartado de la Fuente?

Por otra parte, estábamos advertidos cuando nos dijeron: "No creas cuando te digan, está aquí o allí...Y os dirán: "Mirad allí. ¡Mirad aquí! No vayáis, ni corráis tras ellos..."

Es de chiste la situación del ser humano. Siempre a luchado para ganarse algo que ya llevaba dentro.

Por eso nos gusta el sentirnos elegidos, como niños inmaduros, nos encanta el que nos hagan regalos espirituales, nos gusta que alguien ponga sus manos y nos cure y nos confiera el Espíritu Santo.

De ese olvido aceptado por nosotros mismos, por eso no somos victimas, porque así lo hemos acordado, viene toda la manipulación hacia la raza humana y otros nos han sometidos y controlados espiritualmente. Porque hemos perdido la brújula, el mapa y la Tierra de donde hemos partido. 

Lo hemos olvidado todo, como aquel juego infantil de "la gallina ciega" o el de las escondidas: -"me escondo para que me encuentres"...

ES LA HORA DEL RECUERDO

Somos muy dados a recibir cosas exteriores, porque así nos sentimos seguros, porque seguimos creyendo que no tenemos nada, seguimos en la creencia de que somos seres infelices, criaturas pecadoras. Por eso acudimos a templos, esperando por la misericordia de un dios exterior que debe apiadarse de nosotros y así hacernos felices.

DE LIMOSNEROS A PRÍNCIPES 

Necios somos cuando despreciamos el tesoro interno, cuando nos hemos olvidado de la llave y de la recámara donde nos espera nuestro amante. Entonces hemos idos tras otros amos, dueños y señores, que nos han tiranizados durante siglos, mendigando un poco de salvación, con lágrimas en los ojos, pidiendo a gritos que nos ayuden, pues estamos agobiados, tristes y temerosos.

Es hora ya de dejar de buscar fuera, es hora del encuentro con nuestra divinidad interna.

DIOS TE ESCUCHA, PERO TÚ NO PARAS DE BUSCARLO Y GRITARLE AFUERA.

Y TÚ NO ESCUCHAS SU VOZ, PORQUE NO TE CREES MERECEDOR.

SIMPLEMENTE TE HAS OLVIDADO Y TE HAS QUEDADO CIEGO PORQUE HAS IDO TRAS OTROS AMANTES.

LO HAS BUSCADO FUERA Y ESTABA DENTRO.