Seguidores

martes, 15 de septiembre de 2015

EL SECRETO DEL AYUNO COMO MÉTODO DE SANACIÓN ESPIRITUAL Y FÍSICA




Todas las civilizaciones de cualquier época y todas las religiones, han incluido dentro de su cultura y prácticas algunos días de ayuno.



                                    VER VÍDEO: EL SECRETO DEL AYUNO COMO MÉTODO....


                                                    


El ayuno ha tomado parte de la vida diaria en la humanidad desdesiempre, especialmente en los momentos rituales. La cuaresma no esmás que un recuerdo de aquellos tiempos. 

El ayuno no es nada nuevo en la sociedad humana, desde hace miles de años culturas tanto de oriente como de occidente tenían integrados diferentes periodos desayuno. El ayuno era practicado regularmente por Aristóteles y Platónpara alcanzar la eficacia mental y física, Pitágoras ayunó 40 días, inclusive, sugería a sus alumnos que antes de iniciar sus enseñanzas también lo hicieran. 

Plutarco afirmaba que "enlugar de emplear medicinas era preferible ayunar". Tanto en elAntiguo como en el Nuevo Testamento, hay diversas alusiones al ayuno prolongado de Moisés, David, Elías, Nehemías, Daniel, Juan,Jesús y los apóstoles.

El ayuno era una práctica religiosa para los aztecas, mayas, los Incas del Perú y otras tribus y culturas americanas, también lo practicaban en las Islas del Pacífico y se han encontrado evidencias del ayuno en China y Japón mucho antes de su contacto con el Budismo.




Mientras el líder nacionalista hindú, el Maestro MahatmaGhandi, comprendió el valor terapéutico del ayuno y frecuentemente ayunaba para estos propósitos también lo hacía como"purificación" o ayunos de penitencia y por razones políticas con las que confrontaba a Inglaterra como mecanismo depresión para que acceda a sus demandas.

Tenemos obligación de redescubrirlo y restaurarle su honor porque es una necesidad. Un ayuno benéfico de varias semanas, como se practicaba en los primeros días de la Iglesia, era para dar fuerza,vida y salud al cuerpo y al alma de todos los cristianos que tenían el valor de practicarlo.

Por ello, debemos de entender el ayuno más que como un tratamiento, tanto más que el hombre no es únicamente cuerpo, ni únicamente espíritu, ambos unidos y la consecución del bien exclusivo del uno y no del otro, destruiría el equilibrio; en consecuencia el interés verdadero del hombre exige la armonía entre el cuerpo y el alma y su asociación, por tanto, el ayuno ha sido siempre utilizado en la triple vía de "limpieza" corporal, descontaminación mental y claridad espiritual.





¿QUE ES EL AYUNO?

El organismo sano tiene siempre un depósito de reservas nutritivas necesarias que le ayudan a salir del apuro cuando se encuentra por necesidad durante varios días o semanas sin alimentos.

Durante el ayuno el organismo puede curarse y normalizarse a sí mismo con más rapidez y eficacia. Se pone al día en los retrasos de eliminación de sustancias de desecho y tóxicas y en la reparación de tejidos y órganos.

Con el ayuno el cuerpo no deja de alimentarse ya que se alimenta de sus propias reservas. Se alimenta de su propio interior. Mientras existen reservas almacenadas en el cuerpo hablamos de ayuno. 

Cuando las reservas se agotan, el cuerpo comienza a digerir las partes y órganos más vitales. Este periodo es conocido como inanición. La inanición no aparece, en una persona con una constitución más o menos normal,antes de las cuatro semanas. Sólo en personas "consumidas"por un proceso de enfermedad o la anorexia, por ejemplo, el periodo de inanición aparece antes.Rara vez le damos unas vacaciones al aparato digestivo.

 Los órganos digestivos se ven sobrecargados de trabajo por el exceso de una alimentación no adecuada. El ayuno es una buena manera de "dar vacaciones" a todos los órganos digestivos, incluidos el hígado y el páncreas.Los animales y los niños ayunan por instinto, dejan de comer cuando sus energías son necesarias en la desintoxicación y en relación.

 Ayunan en la enfermedad y en los accidentes.Cuando hay una crisis de desintoxicación (enfermedad aguda), un dolor físico y también cuando la persona se encuentra cercana a la muerte, son momentos buenos para ayunar. En esos momentos, con frecuencia, no hay ganas de comer, se pierde el apetito. 

Es un tiempo de eliminación y "limpieza" interna. Algo así como cerrado por limpieza e inventario. El ayuno no es en sí una terapia, es la mejor manera deponer en descanso fisiológico el organismo. El ayuno realmente no cura, es el cuerpo el que se cura mientras ayunamos. Siempre el poder de curación es algo inherente al organismo vivo y ningún medicamento o médico puede llevarse los laureles de la curación. 

La curación es una cualidad del ser vivo, que mantiene en si mismo una parte de la capacidad curativa de la naturaleza.La curación es un proceso biológico y el ayuno posibilita que el cuerpo ponga en marcha todos los mecanismos de desintoxicación (limpieza) y regeneración. 

Cuando una persona ayuna no gasta energía en el proceso de digestión y asimilación de nutrientes y esa energía que ahorra la invierte en los procesos de eliminación y autocuración. Todo ello lo hace guiado por la inteligencia somática, esa misma inteligencia que hace que nuestro corazón lata, de día y noche, que nuestros riñones filtren la sangre de desechos o que el hígado tome las sustancias necesarias para reconstruir el cuerpo y sus funciones y neutraliza las sustancias tóxicas ingeridas, y todo ello sin que mentalmente o conscientemente tengamos que decirle como hacerlo. 

Evitar grandes esfuerzos, es momento de descansar. La persona que ayuna debe reducir el gasto exterior de energía, es importante estar en unlugar relajado, sin ruidos. Evitando el exceso de lecturas prolongadas,y conversaciones excesivamente largas. 

El ayuno es un momento de interiorización y de aislamiento. El cuerpo retira la energía del sistema de relación con el exterior y la concentra en la eliminación y en la reparación y renovación de las zonas afectadas.Es necesario mantenerse en un estado de relajación, sin tensiones mentales, preocupaciones, alejados de las malas noticias, sin ver la TV,en contacto con la naturaleza, en un entorno que favorezca el descanso y la interiorización. 

El ayuno es un momento de recogimiento y no todas las personas están preparadas, ni fisiológica ni psicológicamente para vivirlo. Si ellos vuelven al alcohol o a las drogas, los síntomas desagradables y molestos desaparecen. Ello no indica que el alcohol o las drogas sean buenas, sino todo lo contrario. 

El cuerpo, durante el ayuno, empeora para curarse. Son síntomas de desintoxicación y renovación. Aveces, cuando las enfermedades son graves, es necesario tener claros lo que puede ocurrir antes de que aparezca la mejoría.A veces, pocas veces, la persona puede pasar por una época más larga de empeoramiento de los síntomas de su enfermedad.

CUANDO NO HAY QUE AYUNAR

Son muy pocas las situaciones en las que no está recomendado ayunar.Entre ellas podemos destacar: la tuberculosis diseminada, el cáncer muy extendido, la delgadez o caquexia extrema, cirrosis hepática, las enfermedades cardíacas verdaderamente graves, personas que tienen un órgano transplantado, y a las que se les ha extirpado la tiroides...y el miedo al ayuno.

Cuando no es el mejor momento para ayunar, por ejemplo cuando la persona toma muchos medicamentos, se aconseja una alimentación sana durante un tiempo más o menos prolongado antes de plantearse un ayuno. Todo ello depende de la enfermedad y del medicamento que esté tomando...


Publicado por CHOEKHORLING





El ayuno es observado en prácticamente todas las modalidades del budismo, en algún momento del año. Está considerado como una forma de purificación y constituye una de las etapas en el camino hacia el autocontrol.
Aunque no puede considerarse un ayuno en toda regla, como muestra de frugalidad

con vistas a mejorar la salud y la meditación, los monjes budistas seguidores de la disciplina Vinaya no suelen comer nunca después del almuerzo.

"Monjes, yo me abstengo de comer en horas de la noche. Al hacer eso, estoy libre de dolencias y aflicciones, y disfruto de buena salud, fuerza y una morada confortable. Venid, monjes, y absteneos de comer en horas de la noche. Al hacer eso, también estaréis libres de dolencias y aflicciones, y disfrutaréis de buena salud, fuerza y una morada confortable”. MN 70 {10M.2.10} Kitagiri Sutta – Discurso en Kitagiri. 174, 2.

En la doctrina tibetana, por ejemplo, el día de Nyung-nye (o Ñung-ñe) se practica la abstención total de comida y bebida, a fin de es purificar el karma. Suele realizarse el día de luna llena del mes de Saka Dawa, en el aniversario del nacimiento e iluminación de Buda, cuando las acciones positivas se multiplican por diez millones.
Los 10 beneficios fundamentales del ayuno

1. Depuración del aparato digestivo. Durante el ayuno se evacuan aproximadamente 2,5 kg. de materia fecal y residuos acumulados en el intestino.

2. Limpieza de la sangre, los riñones y el hígado. Estos tres órganos acumulan muchas toxinas que ingresan a través de las bebidas, comidas y el ambiente que respiramos.

3. Desintoxicación de las células. Estas sustancias tóxicas se acumulan en las células del cuerpo. La única forma de limpiarlas es evitar el ingreso de las toxinas durante un tiempo determinado, mientras el organismo se ocupe de eliminarlas.

4. Pérdida de peso con poca o sin hambre. El cuerpo luego de pasar los primeros días llega a un estado de equilibrio donde no siente el hambre.

5. Desaparición de la retención de líquidos. El ayuno permite limpiar el aparato renal, eliminando los líquidos acumulados en los miembros inferiores y en el abdomen.

6. Renovación de la piel y el pelo. Al depurarse el organismo los tejidos como la piel y el cabello crecen de manera rejuvenecida, desapareciendo ciertas manchas y arrugas.

7. Mejoría de las funciones sensoriales. El ayuno mejora la visión, el olfato y el gusto.

8. Control de la presión arterial. El ayuno normaliza la presión sin necesidad de medicamento alguno.

9. Aumento de la lucidez mental. Ayuda a mejorar la memoria, la atención y la capacidad de concentración.

10. Aumento de la energía física. Con el ayuno se incrementa el vigor y la energía corporal.

El ayuno contribuye a la regeneración celular y fortalece el sistema de inmune

Científicos de EE.UU. advirtieron que la no ingesta de alimentos por dos o tres días también contrarresta los efectos de la quimioterapia y el envejecimiento celular.






 Una restricción temporal de la nutrición podía incrementar la resistencia de las células madre a ciertos factores de estrés. Foto: Archivo 

WASHINGTON (EFE).- El ayuno periódico por dos o tres días contribuye a la regeneración de células madre en la sangre y la restauración del sistema de inmunidad, contrarrestando los efectos de la quimioterapia y el envejecimiento, según un artículo que publica hoy la revista Cell Stem Cell.

El estudio lo encabezó el genovés Valter Longo, profesor de gerontología y ciencias biológicas en la Universidad del Sur de California, quien señaló que "cuando uno ayuna, el sistema trata de ahorrar energía".

"Y una de las cosas que puede hacer para ahorrar energía es reciclar muchas de las células de inmunidad que no necesita, especialmente las que puedan estar dañadas", agregó.

La quimioterapia que se administra a los pacientes con cáncer puede salvarles la vida, pero también causa muchos efectos secundarios, incluida la merma de las células del sistema de inmunidad.







Se calcula que más del 20 por ciento de las muertes relacionadas con el cáncer se aceleran, o incluso son causadas, por los efectos tóxicos de la quimioterapia, más que por el cáncer mismo.

Por ello los médicos limitan las dosis y frecuencia de la terapia química a los niveles que son tolerados por los pacientes, pero eso reduce la eficacia general de los tratamientos contra el cáncer.

Pero aún en ausencia de la quimioterapia el envejecimiento normal empobrece al sistema de inmunidad y lleva a deficiencias con un riesgo más alto de desarrollo de leucemia y una variedad de enfermedades.

Actualmente no hay intervenciones médicas que mengüen los efectos secundarios que la quimioterapia tiene sobre el sistema de inmunidad o que prevengan la disfunción celular en el sistema de inmunidad que acompaña al envejecimiento.
RESTRICCIÓN ALIMENTARIA

Los estudios anteriores de Longo y sus colegas habían mostrado que una restricción temporal de la nutrición podía incrementar la resistencia de las células madre a ciertos factores de estrés. El trabajo más reciente buscó comprobar si el ayuno podía proteger a las células del sistema de inmunidad.





Tanto en los ratones de laboratorio como en la primera fase de la prueba clínica con humanos, los períodos de ayuno bajaron significativamente la cuenta de células blancas en la sangre. Los ayunos empleados consistieron en períodos de dos a cuatro días sin comidas, en el curso de seis meses.

"Lo que empezamos a notar, tanto en los animales como en los humanos, fue que bajaba la cuenta de células blancas durante el ayuno prolongado", apuntó Longo. "Luego, cuando se vuelve a comer, las células de la sangre se recuperan".

El ayuno prolongado fuerza al organismo a consumir sus reservas de glucosa, grasa y cetonas, pero también descompone una porción significativa de células blancas en la sangre, un proceso que Longo compara con quitarle a un avión el exceso de carga.


El ayuno prolongado además reduce la enzima PKA que, según Longo, es el gen clave que debe apagarse para que las células madre pasen a la modalidad regenerativa".


Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1698686-el-ayuno-contribuye-a-la-regeneracion-celular-y-fortalece-el-sistema-de-inmune