Seguidores

miércoles, 5 de agosto de 2015

SE HACE NECESARIO


Para ser completamente libres, debemos ir más allá de hermandades, de organizaciones, instituciones, gobiernos, políticos y religiones. 

Ir más allá de seres oscuros o de luz, extraterrestres maléficos y ascendidos-iluminados, ya que todo está en estado de ilusión y todo lo exterior es producto y se mueve dado un multi-ego social.
Todo es hipnotismo de masas y resultado de un programa, pero ni malo, ni bueno, tan solo es un software, es ilusión, es Matrix.

Porque todo ha estado penetrado por la oscuridad y en ese todo existe una porción de la verdad y de luz, por eso no hay que temer cuando se descubra la sombra, sí a integrar esos opuestos, aprender a trascender desde el Amor, que es nuestra principal arma y herramienta, así valorarlo todo con discernimiento y no desde los miedos y la venganza.

Poder decir, no soy de Buda, ni de Cristo, ni de Mahoma, no soy de Krishna, ni de Saint Germain, porque no soy de nadie, mi alma no pertenece a nadie, porque no hace falta ser de alguien, ni seguir tanto a seres de arriba como de abajo, para estar y sentirse en la paz, justificados, sabios, puros, eternos y en unidad.

Es el ego el que se vanagloria de la etiqueta y el título de pertenencias, porque nos gusta sentirnos miembros de algo, es el orgullo tonto de sentirse católico o español, o cubano, o de algún club de fútbol.

SOMOS TAN LIBRES, QUE PODEMOS ELEGIR AÚN AL TIRANO QUE DEBEMOS SERVIR, TÚ DECIDES SIEMPRE. 

Por eso no le creas a nadie que te proponga salvaciones y paraísos, es mentira, porque todo eso está dentro de ti, nadie nos tiene que rescatar, ni extraterrestres carismáticos llevar a alguna parte, no sigas a políticos inspirados, ni a líderes religiosos con aspectos de santos, porque no hace falta, no es justo ni necesario.

En mi experiencia particular, me he nutrido de todos, del Bhagavad Gītā, del Corán y de la Biblia, me he sentado a comer con monjes budistas y he escuchado la experiencia de una prostituta, he disfrutado de la belleza y la paz que se siente dentro de un templo, pero también he sentido lo mismo cuando he ido al bosque. 

Mi padre se dice ateo, pero tiene un corazón inmenso, por eso me he dado cuenta que no hace falta pertenecer a algo para hacer el bien, porque LA TOTALIDAD DE LO QUE ES, está contenido en nuestras vasijas.