Seguidores

lunes, 24 de agosto de 2015

PENSAMIENTOS-CREENCIAS CREAN LA REALIDAD INTERNA, LOS NEURO-TRANSMISORES

LA ALQUIMIA INTERNA

SENTIMIENTOS-EMOCIONES

Los pensamientos están muy determinados y condicionados por el sistema de creencia, estos son a manera de una imagen o vídeo que se proyecta en la mente, estos generan un sentimiento que pueden ser negativos o positivos, a continuación se produce una vibración o emociones, estas son disparadas hacia afuera para luego materializarse.



LOS NEURO-TRASMISORES: 



LA SEROTONINA, EL CORTISOL,  MELATONINA Y GLÁNDULA PINEAL.

¿LAS HORMONAS DE LA FELICIDAD, DOPAMINA, SEROTONINA y ENDORFINA?

EL CORTISOL: cuando el estrés es prolongado, como es muy frecuente hoy en día debido al ritmo de vida que llevamos, se disparan en el organismo los niveles de cortisol, y al ser el único proveedor de glucosa del cerebro tratará de conseguirla por diferentes vías, bien sea destruyendo tejidos, proteínas musculares, ácidos grasos y cerrando la entrada de glucosa a los otros tejidos.

Los primeros síntomas de niveles elevados de cortisol son:

Cambios del comportamiento
Falta de sentido del humor.
Irritabilidad constante.
Sentimientos de ira.
Ganas de llorar.
Síntomas físicos

                

Síntomas físicos 
Cansancio permanente aunque no hagamos nada. 


Dolores de cabeza. 


Palpitaciones. 


Hipertensión. 


Falta de apetito o gula desmesurada. 


Problemas digestivos. 


Orina frecuente, diarrea o estreñimiento. 


Dolores o calambres musculares.


Infertilidad e interrupción de la menstruación. 


Pérdida de memoria debido a que los niveles altos de cortisol daña la conexión entre células cerebrales. 


Disminución de las defensas. 


Una tormenta química
Desde hace tiempo se sabe que con cada episodio leve o intenso de estrés, provocado por un peligro real o imaginario, el organismo reacciona liberando la hormona cortisol. Esta hormona, producida por las glándulas situadas sobre los riñones y vertida al torrente sanguíneo en pequeñas cantidades y en un breve lapso de tiempo, eleva la frecuencia cardíaca, aumenta la presión arterial y acelera la producción de energía. En fin, prepara al cuerpo para huir del peligro o para enfrentarlo.
No obstante, en dosis altas y durante períodos prolongados, tal como suele suceder frente a las crisis, el cortisol comienza a lesionar los órganos, entre ellos el cerebro.
Hace poco, los investigadores del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos comprobaron que, en el interior de las células cerebrales, especialmente en las neuronas, los niveles elevados de cortisol dañan las mitocondrias, que son los compartimientos donde el azúcar de los alimentos se convierte en energía.
 Y los daños en las mitocondrias significan problema seguro. Éstas producen el 85% de la energía que consumen las células para mantenerse vivas. Aunque de manera indirecta, el exceso de cortisol provoca la aparición de poros en las paredes mitocondriales, por donde se filtran compuestos tóxicos que dañan los lípidos y las proteínas, alterando la estructura de la molécula de ADN en el núcleo de las células. Toda esta transformación activa los mecanismos de la apoptosis, la muerte celular programada.
“La hipótesis de la neuroprogresión constituye hoy en día uno de los modelos relevantes para explicar la progresión de estas enfermedades”, comenta Lafer, colaborador del grupo gaúcho. “Existen otras hipótesis, basadas en la genética, en la interacción entre los genes y el medio ambiente, y en la inflamación, aunque todavía no se ha arribado a un consenso”. 



          

Hormonas de la felicidad

-El cuerpo humano es capaz de producir una serie de hormonas, 3 de las cuales son responsables de producir placer (dopamina), aliviar el estado de ánimo (serotonina) y producir "felicidad" (endorfina).

-Una forma rápida de producir estas hormonas es el sexo, sin embargo hay una serie de actividades que ayudan a nuestro organismo a producir dichas hormonas:

DOPAMINA:

-Al disfrutar la comida, la presencia de dopamina en la sangre aumenta de inmediato.

-Al fumar, la nicotina produce dopamina.

-Salir de compras, el disfrutar de algo nuevo también aumenta la dopamina en la sangre (el aumento de dopamina no depende de la "cantidad" de compras hechas).

-Jugar algo divertido, no importa lo que sea.



       

SEROTONINA:

-Comer alimentos hechos a base de triptófano (plátanos, pan, higos, azúcar, leche, chocolate, grasa de pescado, etc).

-Escuchar música agradable para el oído.

- Hacer auto retratos

ENDORFINA:

-Comer chocolate o algún otro dulce.

-Hacer deporte.

-Reír.

-Leer revistas, ver películas, pintar, etc.