Seguidores

miércoles, 5 de agosto de 2015

LA FALSA UNIDAD, OTRA FORMA DE SOMETIMIENTO Y CONTROL DE LAS MASAS.




¿POR QUÉ YA NO QUIERO UNIRME?

LA UNIDAD NO ES UNIRSE, SINO, RECONOCER Y SENTIR, LO GENUINO DE CADA UNO, PUES SI CADA CUAL DESEMPEÑA BIEN SU PAPEL EN LO INDIVIDUAL, LA OBRA EN SU TOTALIDAD SE NUTRIRÍA, SE ENGALANARÍA, SE VESTIRÍA DE FIESTA, DE TRIUNFO Y DE VICTORIA. 


No hay que llegar a la unidad, tampoco hay que crearla, ni buscarla, ni hacer nada exterior, sería una ilusión más, sería forzar las conciencias que ya están unidas por añadidura y eternidades.

La unidad es reconocer que ese otro soy yo, para eso no hay que hacer más rituales, ni oraciones, ni meditaciones, pues no es una creencia la unidad, es un hecho.


Cada ser humano, cada alma, cada ser del universo está unido como por un hilo, una hebra invisible. De ahí el concepto SOMOS UNO,  proviene de esa comunión de vida y amor.

Por eso, no hay que convocar a la unidad,  no hay que provocar ilusiones falsas de unidad, de paraísos terrenales transitorios. Porque no hay que tener fe para sentirse en unidad, tanto ateos como creyentes están irremediablemente entretejidos, enlazados y ligados, de ahí la palabra religión, que viene del latín, religare.

Los idiólogos del comunismo hablaron mucho de unidad, recuerdo en mi país de dictadura socialista, que si no te unías a la masa te tildaban de apátrida y escoria.

Todo intento de unidad es otro tipo de dictadura, donde siempre habrán despreciados y renegados, porque no todos estarán en esa unidad de rebaño, o no querrán participar, entonces serán llamados herejes, inconformes y marginados.

Estas corrientes de izquierdas patrocinadas y dirigidas por idiólogos, filósofos de procedencia judía, son los que han promovido que debemos unirnos, frases como: "proletarios de todos los países, uníos". Al final sus líderes han convertido a esos proletarios en verdaderos lacayos y secuaces seguidores fanáticos, que a su vez han perseguido, torturado y dado muerte a todos aquellos opositores de esa "unidad". Un ejemplo son todas las dictaduras militares de corte marxista.

Movimientos de espiritualidad y líderes las nuevas corrientes de la New Age. (Buscar en la web: "Nuevo orden mundial"). También están abogando nuevamente por una unidad que aglutine todas las religiones. Convocatorias de todo tipo para salvar a la madre Gaia, meditaciones grupales, etc.

Lo mejor es meditar desde lo individual, ya que no hay que enviar energías hacia ninguna parte. La unidad no es eso, porque ya estamos unidos todos y en comunión álmica, sin la necesidad de abrir portales energéticos o anclarse a nada...Creo que las energías no deben ser compartidas, enviadas y mucho menos adsorbidas, pues tanto el Planeta Tierra como cada ser que lo habita, posee de ellas, las cuales son infinitas e inagotables.

Cada portal que se abre es una oportunidad para que penetre cualquier tipo de entidad, tanto negativa como positiva, las dos se pegan a nosotros como parásitos y están en el juego de esa dualidad cósmica, las dos sirven al mismo amo y las dos adsorben y se alimentan de nosotros si le damos cabida.

Según el evangelio de Santo Tomás, «Existe una “luz divina” dentro de todos nosotros, la cual nos permite ver el Reino de Dios en nuestro entorno físico».

EL EGO SOCIAL,  DADA LA ILUSIÓN Y LA IGNORANCIA, QUIERE SENTIRSE UNIDO, PORQUE SE SIENTE SEPARADO, SE SIENTE AUSENTE, LEJANO Y EXTRAVIADO. 

Mejor abogo y prefiero la frase de: "SOMOS UNO", porque ya lo da por hecho, ya es una realidad, no espera a mañana para unirse a nada, no necesita de más nada, ni de más liturgias, ni ofrendas, ni pactos, ni sacrificios, lo reconoce, lo siente, lo vive.

YA SOMOS UNO, EN ESTE AHORA, YA ESTÁ HECHO, YA ES. 

Saludos y abrazos de paz.