Seguidores

lunes, 31 de agosto de 2015

IMPORTANCIA Y VENEFICIOS CURATIVOS AL ABRAZAR UN ÁRBOL Y ANDAR DESCALZOS POR LA HIERBA




Desde tiempos inmemoriales se le ha atribuido a la naturaleza un poder místico. De hecho, para los celtas cada árbol era un ser consciente con alma al que respetaban, y simbólicamente se le ha atribuido características como sabiduría, esencia de vida y espiritualidad.


VER EL VÍDEO: EL SECRETO DE ABRAZAR UN ÁRBOL Y ANDAR DESCALZOS





A pesar de ello, es muy probable que no te detengas a observarlos en tu vida diaria, pero no puedes negar que siempre resulta beneficioso visitar un bosque, un parque, incluso una plaza o tu propio jardín, ya que ese contacto con lo natural te ayuda a eliminar tensiones y a renovar tu ánimo.

Por ello, antiguas civilizaciones abrazaban los troncos para curar sus enfermedades y mejorar su estado de ánimo. También, corresponde a una posición que se practica en el Yoga, Chi Kung, I Ching y artes marciales para alinear el cuerpo.

En la actualidad esta práctica es recomendada también por algunos terapeutas espirituales, como es el caso de, Carolina Vergara, del Centro Holístico Armonía Dual Chad, que realiza una sanación y trabaja con el oráculo Celta: “El árbol transmite energía benéfica, es una fuente al igual que las gemas, y todos tienen esa cualidad”, indica.

Agrega que para realizar el contacto, se debe respirar de manera profunda y consciente, ya que de esta manera se abren los chakras y se llenan de energía. Pero si buscas resolver algo en especial, existen ejemplares con significado, por ejemplo, el roble otorga la capacidad de resistir, el espino genera crecimiento espiritual, mientras el sauce otorga fertilidad y renacimiento.

Y tantos adeptos tiene este acto, que existen varios grupos y organizaciones en Facebook donde se comparten experiencias, incluso se suben fotos de los abrazos, definiéndolo como una actividad con inteligencia ecológica y bienestar emocional.

Así que ya lo sabes, si el cariño de una persona te reconforta, imagínate las sensaciones que puedes descubrir si entras en contacto con la naturaleza, sólo debes cerrar los ojos y entregarte al maravilloso universo que sólo con el corazón se puede ver.

Fuente: http://vidayestilo.terra.cl/mujer/los-magicos-beneficios-de-abrazar-un-arbol,eb3f2ec93d372310VgnVCM20000099f154d0RCRD.html



MILES ABRAZAN ÁRBOLES EN KATMANDÚ

Actualmente la formación de vida en nuestro planeta depende de los Arboles,
plantas y flores.Son el único medio por el cual la luz puede se convertida en materia y energía, se encargan de absorber y distribuir todos los minerales que de otra forma permanecen almacenados en el suelo y rocas, esto da apoyo estable a la vida, manteniendo el equilibrio entre los nutrientes y la humedad. creando una atmósfera variable al encerrar el dióxido de carbono en componentes orgánicos, al tiempo que liberan oxigeno en el aire, liberan vapor de agua que alimenta el ciclo del agua.



Al utilizar la energía de los árboles y su espíritu en curativo de cual quier tipo de enfermedad al estar en un bosque, parque o lugar montañoso y estar en contacto con la naturaleza, se restablecen los centros de energía de cualquier individuo, denominados chakras ; corona, entre cejo, garganta,corazon, plexo solar, umbilical y base, logrando el equilibrio del ser.

Recordemos que existen lugares que pueden beneficiar a las personas y en ocasiones pueden ser perjudicial, como en el caso de las alergia a los arboles, plantas etc.

Solo unos cuantos podrían realmente aceptar que encontrar un árbol en el camino y el que le atraiga la atención y tomar la decisión para acercarse y descansar, y que se pida al árbol que comparta su energía y su curación, podría resolver una gran cantidad de enfermedades intratables.

Cuando visitamos estos lugares siempre abrimos nuestras manos hacia arriba, observamos el cielo, nos sentimos libres y por lo regular hacemos una serie de respiraciones, para oxigenar a nuestros pulmones, acercarse a los arboles y abrazarlos y tomar toda la energía que necesitamos ayuda a liberarnos del estres de una ciudad como esta en la que vivimos.

Hay muy pocas cosas que pueden superar a la experiencia de estar dentro del campo energético de los arboles, todo solos sentidos se energizan y son inundados por esa presencia, la mente y las emociones alteran profundamente y puede ocurrir y una rápida integración de la energía.
No son practicas ritualistas, formales o procesos de curación en tales circunstancias.

Se trata únicamente de una cuestión de darse uno mismo y pedir el apoyo energético de curación. No necesita a ver una prescripción ni instrucciones: El corazón debe ser la guía y la mente debe estar receptiva y dispuesta a escuchar lo que realmente pide nuestro cuerpo.

El ser humano es como un Árbol, se enfoca en posturas poderosas y estacionarias en las que se permanece de pie. Hay dos ejercicios que proveen formas de experimentar las energías de un árbol y de unirse con ellas.

Se comienza primero parándose cercas de un árbol grande,permitiendo que el cuerpo este en calma y se relaje.

Imaginar que su cuerpo esta equilibrado de la cabeza a los pies. Permitiendo que el árbol se vuelva único objeto de concentración.

Imagina un circuito de energía que se extiende desde la coronilla del árbol hacia su cabeza, esta energía fluye y atravesar de las plantas de sus pies, hacia las raíces del árbol. esto crea un ciclo de energía natural que fluye tanto a través de ud. como del árbol.





Su campo energético se vuelve una parte del árbol dentro de un circuito, a medida que la energía del árbol fluye a su cabeza, respire y atraiga conscientemente la energía de manera profunda hacia ud. si existe un área de desequilibrio o enfermedad de la que usted este consciente entonces permita que la energía le bañe esa área.

Cuando exhala, la energía fluirá hacia afuera, a partir de sus pies,hacia el suelo y una vez mas se unirá a el árbol y a sus raíces. No debe existir preocupación, miedo que afecte a el Árbol.

La enfermedad es simplemente energía que se encuentra en el lugar incorrecto en el momento incorrecto, no existe una sensación de estar pasando la enfermedad y la perturbación a el árbol. La enfermedad se a provocado a partir de la separación de la creación. El Árbol esta continuamente conectado con la creación, no puede entrar en desarmonía por este medio.

Recuerde: Que en general entre mas grande y mas maduro sea el árbol, Mas fuerte es el potencial de curación.


"NO OLVIDE ABRAZAR UN ÁRBOL"

Fuente: http://elsexofemenino.blogspot.com.es/2006/04/sabias-la-importancia-de-abrazar-un.html



IMPORTANCIA DE CAMINAR DESCALZOS 




¿Por qué debes caminar descalzo por el bosque? o la importancia de reconectarse con la naturaleza
“El arte de la medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza cura la enfermedad”.- Voltaire

Es fascinante analizar la salud a través del prisma de la evolución humana. Nuestro pasado esconde muchas formas de mejorar la salud, recuperando los estímulos naturales que nos moldearon a lo largo de nuestra historia. Desde recuperar nuestro ritmo circadiano, exponernos al frío, ensuciarnos más, ayunar de vez en cuando, pasar menos tiempo sentado etc. En definitiva, salir un poco del zoo humano que hemos creado.

Por desgracia, la medicina moderna, muy orientada a recetar fármacos y practicar cirugías, presta poca atención a nuestra naturaleza. Y es una lástima, porque como decía Martin Fischer, “el médico debe aliarse con la naturaleza, ya que ésta hace más de la mitad del trabajo sin pedir nada a cambio“.

Cuando hablamos de “natural” nos referimos muchas veces a los alimentos, evitando la comida industrial, o a replicar patrones de movimiento naturales. Ambos son muy importantes, pero hoy hablaremos de reconectarnos con la naturaleza en un sentido más literal.

Empecemos entendiendo el problema.
Trastorno por déficit de naturaleza

Cada vez son más comunes en las grandes ciudades una serie de síntomas como ansiedad, ligera depresión, desgana, desórdenes de atención… que colectivamente han empezado a etiquetarse como trastorno por déficit de naturaleza. 


Este término fue acuñado inicialmente por Richard Louv, autor de “El último niño en los bosques“, quien defiende que estos problemas se deben principalmente a que en pocas décadas ha cambiado radicalmente la forma en la que los niños entienden y experimentan la naturaleza. Y por tanto la solución no está en una pastilla, sino en restaurar el contacto ancestral con la naturaleza. Regresar de lo virtual a lo real, de zoopolis a los bosques.

Sabemos por ejemplo que en los hospitales, los pacientes con habitaciones que dan a la naturaleza no sólo se recuperan antes, sino que reportan menos dolor y menos síntomas de depresión que aquellos cuyas habitaciones tienen vistas artificiales (estudio).


Los entornos naturales también reducen los síntomas de los niños diagnosticados con déficit de atención (estudio), y estos problemas son más frecuentes en aquellos que viven más lejos de espacios verdes (estudio).
Y si sólo el hecho de ver la naturaleza por una ventana, o vivir cerca de ella, tiene poder curativo ¿es posible que “tocarla” sea aún más poderoso? Todo apunta a que sí.
El contacto de nuestros pies con la tierra

Durante millones de años caminamos descalzos sobre la tierra y dormimos en el suelo. Nuestra piel estaba directamente en contacto con la naturaleza. Comparemos esto con la actualidad, donde las zapatillas de correr (con 3 cm de goma bajo el talón) dominan el mundo y donde dormimos en “cajas” de hormigón a gran altura. Hemos añadido muchas capas de aislamiento entre nosotros y la naturaleza, y parece que estamos pagando el precio.

En los últimos años se ha avanzado mucho en analizar científicamente teorías como la propuesta por el libro “Earthing: el descubrimiento sobre salud más importante” que sostiene que muchos de los males modernos pueden mitigarse conectándonos literalmente a la tierra.


Veamos la teoría. El envejecimiento se asocia en parte a la acumulación de radicales libres, que se liberan en todos nuestros procesos fisiológicos. Un radical libre es una molécula que ha perdido un electrón, lo que le otorgó una carga positiva y la vuelve inestable.

Esta molécula inestable no se detendrá hasta recuperar el electrón negativo que le falta, el cual terminará robando de células de nuestro cuerpo, generando daño celular y con el tiempo deterioro físico. Los famosos antioxidantes ejercen su magia curativa donando electrones a estos radicales libres, neutralizándolos y evitando que sigan dañando nuestras células. ¿Y qué tiene que ver todo esto con “conectarse” a la tierra? Pues que da la casualidad de que la tierra tiene una carga negativa sobre su superficie. Es una fuente inagotable de electrones, que absorbemos a través del contacto directo con ella, ayudándonos a neutralizar los radicales libres (estudio).

Reconozco que mi detector de mentiras se dispara muchas veces con este tipo de afirmaciones, especialmente cuando se utilizan subtítulos como “el descubrimiento más importante”. Hay mucha charlatanería cuando nos adentramos en el mundo de las curas naturales milagrosas. De hecho la propia hipótesis de los radicales libres está siendo cuestionada en varios círculos científicos (artículo).


Seguramente tiene valor, y es buena idea consumir alimentos naturales ricos en antioxidantes, pero al igual que ocurre con el colesterol, la idea simplista de que los antioxidantes son siempre buenos y los radicales libres siempre malos es equivocada, y así lo demuestra una revisión de 68 estudios sobre la suplementación con antioxidantes (meta análisis).
Sabemos por ejemplo que nuestro cuerpo utiliza los radicales libres como arma contra posibles infecciones (artículo).

nadarmar


Pero volviendo al tema de hoy, lo que parece cada vez más evidente es que, sea cual sea el mecanismo o mecanismos por los que funciona, reconectarse con la naturaleza mejora nuestra salud:
Reduce la viscosidad de la sangre, un factor relevante en la enfermedad coronaria (estudio).
Ayuda a regular el ritmo circadiano, mejorando el sueño y reduciendo los niveles de estrés (estudio).
Favorece la recuperación muscular tras el ejercicio, mejorando la actividad del sistema inmunológico (estudio).
Pasar tiempo en un bosque reduce los niveles de cortisol respecto a la ciudad (estudio).
Afecta varios procesos fisiológicos, como el control de glucosa en pacientes diabéticos (estudio).
Genera un efecto positivo en la actividad eléctrica del cerebro (estudio).

Algunos de estos estudios son cuestionables por el tamaño de la muestra o la metodología empleada, pero otros son rigurosos (ensayos clínicos controlados doble ciegos), descartando cualquier posible efecto placebo. Re-conectarse con la tierra funciona.

Revisemos algunas ideas para incorporar esta medicina ancestral en nuestras vidas.
Recomendaciones para reconectarte

La primera opción es la que usamos cada día durante millones de años.
Camina descalzo

En este caso no sirve calzado minimalista o sandalias. No debe existir goma, madera o cualquier material aislante entre tus pies y el suelo. Tu piel debe estar en contacto con la piel de la tierra. Caminar descalzo en un bosque es la opción ideal. La arena de la playa también sirve y corres menos riesgo de recibir miradas extrañas. La próxima vez que vayas a un parque quítate los zapatos (y calcetines) y apoya los pies sobre el césped durante media hora.



No hay wifi en el bosque, pero encontrarás una conexión mejor.

Báñate en la naturaleza

El agua del mar es otra excelente fuente de electrones, y también puede servir un río, lago o aguas termales. Al estar completamente sumergido tienes mucha más exposición de tu piel a la naturaleza. Lo siento, las piscinas no cuentan.

Fuente: http://www.fitnessrevolucionario.com/2014/10/18/por-que-debes-caminar-descalzo-por-el-bosque-o-la-importancia-de-reconectarse-con-la-naturaleza/