Seguidores

domingo, 15 de marzo de 2015

LAS FAMILIAS DE ALMAS Y LAS ALMAS GEMELAS




ALMAS GEMELAS


Muchas personas se confunden por la frase “alma gemela”. La confusión es porque existe más de un alma gemela para cada persona en la Tierra. Una alma gemela es una persona que has conocido en algún lugar en el tiempo. Las almas gemelas algunas veces son compatibles contigo y algunas veces no lo son pero tu corazón instintivamente las recordará y las amará. Una alma gemela tiene una atracción magnética que hace que tu corazón lata más rápido y las palmas de tus manos suden. Tienen algo especial dentro. Tu corazón se emociona al verlas y, cuando estás apartado de ellas, está ansioso por volverlas a ver.

Casi siempre un alma gemela se presenta repentinamente en nuestra vida cuando necesitamos que alguien nos ayude a sortear alguna dificultad o alguna situación difícil. Sin saber de dónde, simplemente llega para, después, desaparecer en el tiempo.

Cuando estas almas se conocen en la Tierra, no necesitan palabras para saber quién eres o quién soy. No necesitan convivir para saber qué es lo que les agrada, lo que les apasiona y cuál es la esencia de su ser.

Simplemente se conocen de siempre, vibran con lo mismo. Puede ser que suceda con dos almas encarnadas con el mismo género que es lo que sucede a veces con dos amigas o dos amigos que se entienden a la perfección pero cuando esas almas se juntan siendo de género opuesto (femenino-masculino) se logra la máxima plenitud y lo que experimentan es lo que se llama Amor Divino.

Amor Divino porque la materia deja de ser importante, es decir, no expresan su amor en una forma física sino en una forma más allá de lo físico, con lo espiritual. Aunque los sentidos son el medio de comunicación de estas almas, es en la vibración que emiten las sensaciones la que las hace conjuntarse, atraerse y experimentar el Verdadero Amor que es la Esencia Divina.




Por eso les causa éxtasis lo que comparten, porque vibran juntos.

Parece ser que desde 1998 más que en otros tiempos históricos, muchas almas gemelas han estado encontrándose unas a otras. Debido al cambio electromagnético de la Tierra y el desarrollo espiritual que estamos experimentando, estamos finalmente comenzando a verdaderamente amarnos a nosotros mismos. Cuando verdaderamente te amas a ti mismo es cuando estás listo para encontrarte con una alma gemela. Una alma gemela puede hacerte feliz o hacerte pedazos dependiendo en cómo te sientas en relación a ti mismo. Si no ha llegado el momento en que verdaderamente te ames a ti mismo, una relación con una alma gemela te arrastrará a las brasas.

Tan pronto como comienzas a amarte a ti mismo, una interesante energía se abre en el chakra del corazón y esta energía dispara el chakra sexual que llama a tu alma gemela. Cuando empiezas a llamar a tu alma gemela, encontrarás que otras personas son atraídas por tu energía. No todos los que son atraídos hacia ti son tus almas gemelas. Es muy importante que atraigas la pareja correcta para que camine contigo a través de la vida.

Sé muy cuidadoso cuando pidas un alma gemela; debes saber exactamente lo que estás pidiendo para que puedas reconocer a esa persona cuando la encuentres. También, cuando pidas al Creador una alma gemela, asegúrate de pedir una alma gemela compatible. Algunas personas se confunden y piden al Creador una Flama Gemela y una flama gemela es alguien exactamente igual a ti mismo y, a menos que verdaderamente te agrades a ti mismo, no encontrarás este parecido muy compatible ni muy agradable con el tiempo.

También, debes recordar que otra persona no puede hacer que seas una persona completa. Debes primero estar completo por ti mismo. Si no eres una persona completa por ti mismo, entonces no tienes nada qué dar a una relación.

Las almas gemelas son parte de la evolución de la Tierra. Parte de nuestra evolución como seres humanos es aprender a aceptar a los demás por quién y qué son. Es muy importante que no romantices mucho a una pareja a la que no ves por quien es. El término “el amor es ciego” también aplica a las almas gemelas. Es por eso que es sumamente importante que, cuando encuentres a tu alma gemela, la aceptes por lo que es y, como verdaderos compañeros, en una pareja ambos deben evolucionar y cambiar juntos.

Muchas personas son generosas por naturaleza y tienen la tendencia de dar todo el tiempo. Debido a esto es que atraerán almas gemelas que no son generosas y toman de la relación más de lo que dan. Por tanto, debes estar seguro de estar listo para que una alma gemela te de el amor que tú das. Siempre asegúrate que puedes aceptar y recibir gozo y que puedes aceptar y recibir amor.

La mejor manera de saber si estás listo para tu alma gemela es creyendo verdaderamente que puedes ser amado por otra persona; que sabes recibir amor de otra persona y de que hay alguien ahí afuera para ti.

La otra persona también debe creer verdaderamente esto para que efectivamente sea tu más compatible alma gemela.

Es importante saber que las almas gemelas están ahí afuera y también están buscándote. Es posible encontrar el alma gemela perfecta para tu viaje en esta vida.


PRINCIPIOS DE LAS ALMAS GEMELAS
Las familias de alma y las almas gemelas son personas cuyos espíritus se reconocen de otros lugares en el tiempo. Parece que los conocemos y podemos leer fácilmente sus mentes. Las familias de alma tienen la tendencia de viajar en el tiempo juntas.
En este tiempo hay más almas gemelas de donde elegir que en ningún otro tiempo en la historia de la humanidad. Un individuo tiene más de una alma gemela compatible. Una persona puede tener docenas de almas gemelas de muchas edades diferentes, formas y figuras.
Debes amarte primero a ti mismo antes de llamar a tu alma gemela. Una vez que has manifestado a tu alma gemela tu nivel de desarrollo dictará las características del alma gemela que atraerás desde la Energía del Creador.
Las personas se atraen unas a las otras tanto por la energía negativa que tienen en común como por la positiva. Debes quitar tantas características negativas en ti mismo como sea posible para que atraigas a la mejor persona posible.
Una llama o flama gemela es alguien exactamente como tú. Es como si te vieras en un espejo exactamente y esto puede no ser muy bueno.
Cuando atraigas a tu alma gemela a través de cualquier técnica de manifestación, debes recordar que también atraerás a otras personas porque tu chakra sexual estará abierto por lo cual es importante que, cuando manifiestes a esta persona indiques “que sea el alma gemela más compatible”.
Debes también especificar qué género deseas recibir como pareja dependiendo de tus preferencias; si quieres que tenga el mismo sexo que tú o si quieres que sea opuesto porque puedes atraer almas gemelas de tu mismo sexo o del opuesto.
Haz una lista de todas las características que deseas que tenga el alma gemela que deseas atraer.
Una alma gemela compatible fluirá contigo. Convivirás con esa persona con muy poca o ninguna fricción. Deben ir trabajando en sus creencias y costumbres los dos juntos.
La vida trata de elegir continuamente. Si deseas dejar tu relación actual, esto es algo entre tú y Dios. Pregúntale a Dios si tu relación puede (o debe) ser salvada y cómo debe hacerse y, después, puedes decidir si deseas pedir una nueva alma gemela.
No pidas una alma gemela perfecta porque esa persona puede ser demasiado perfecta. En vez de eso, pide la más compatible para ti.
Si prefieres que sea alguien sexualmente fiel, especifica en tu lista de condiciones que tenga el gen de la monogamia (el cual no todos lo tenemos pero puede ser instalado con la técnica Theta Healing).


“…En ciertas reencarnaciones, nos dividimos. Así como los cristales y las estrellas, así como las células y las plan­tas, también nuestras almas se dividen. Nuestra alma se transforma en dos, estas nuevas al­mas se transforman en otras dos, y así en algunas ge­neraciones, Hacemos parte de lo que los alquimistas llaman el Anima Mundi, se li­mitan a dividirse, están creciendo pero también que­dándose cada vez más débiles. Por eso, así como nos dividimos, también nos reencontramos. Y este reen­cuentro se llama Amor. Porque cuando un alma se divi­de, siempre se divide en una parte masculina y una fe­menina…”

Brida de Paulo Coelho