Seguidores

martes, 6 de enero de 2015

ONCE SÍNTOMAS DEL AMOR TÓXICO, POSESIVO Y CONTROLADOR (PRIMERA PARTE)



ONCE SÍNTOMAS DE QUE ESTÁS EN UN AMOR TÓXICO, POSESIVO Y CONTROLADOR.

Se trata de esas personas que piensan que sólo ellos tienen razón y que sólo ellos saben cómo se hacen las cosas.

ETAPAS Y SÍNTOMAS DE LA POSESIVIDAD PROGRESIVA.


OJO CON ESTO:

UN CONTROLADOR NUNCA SE MANIFIESTA A PRIMERA VISTA, SINO QUE VA CADA VEZ AUMENTANDO SUS DOSIS DE NEUROSIS ENFERMIZA SOBRE SU PRESA.




PRIMERA ETAPA:
Es la más sutil de todas, pues se muestra siempre un cariño y galantería que rayan con lo exagerado y desmedido, esto es para que comiences a sospechar, pues una de las características del controlador es mostrarse como lo mejor del universo y que fuera de él nadie más lo podría hacer tan bien.
Entonces ataca con toda su "artillería pesada", regalos, lisonjas, adulaciones de todo tipo, te hace sentir poderos@. Al principio de cualquier relación deja ver claro que tú eres la persona más importante para él, se escuchan frases como:

-"Eres todo para mi, sin ti no sería nadie, por fin te he encontrado, tú eres mí@ y de más nadie.

De tal forma te va cuartando y chantajeando con proyectos casi siempre incumplibles, promesas muy seductoras, te puede ofrecer el cielo si es preciso para su conquista, te muestra sus virtudes de manera capciosa, deja claro que él (ella) es super genial, para luego comenzar a marcarte límites. En el fondo está tomando posesión poco a poco del territorio que por fin será suyo.


SEGUNDA ETAPA:
La persona posesiva desea hacerse cargo de todo, te va quitando el poder de decidir, tal parece que te has encontrado con el "genio de la lámpara". Poco a poco se va desactivando en tu vida todo aquello que cause interrupción en el esquema de vida trazado por él (ella), por lo que es imposible que alguien sin libertad de movimiento, ni tranquilidad, pueda disfrutar de una relación que marque territorios de acción, se torna en algo tan agobiante que será cuestión de tiempo para que esté abocada al fracaso.


TERCERA ETAPA:
No le interesa la individualidad del otro, su superación personal, le da igual tus espacios de intimidad y desarrollo espiritual fuera del proyecto de pareja.


CUARTA ETAPA:
La persona posesiva comienza el proceso de espiar a su pareja, revisa su equipaje y busca signos de infidelidad; en resumen, no deja de sospechar de su pareja y no le permite descansar en paz. En otras ocasiones llegan a seguirla y espiarla en su trabajo, para saber si está teniendo una aventura.
La posesividad no sólo trata de dominar a la otra parte, sino que también ve a su pareja como sospechoso, cuando en realidad no ha hecho nada; todo aparece como una reacción en cadena, donde la posesión y dominación al otro es mayor cada día.


QUINTA ETAPA:
No permite que seas, siempre quiere que se ofrezca todo en función del proyecto planificado, o lo que se entiende de hacia dónde debe estar encaminada la relación, en lo personal y de pareja.
Quiere y te exige que debes cambiar, encuentra defectos en todo lo que haces,  rayando con el capricho y deseos de verte no como eres realmente, sino como le gustaría que fueras.
Grandes discusiones por todo, ya que "todo lo haces mal", se convierte la convivencia en un auténtico infierno.

SEXTA ETAPA:
No tiene en cuenta tus relaciones fuera del contexto familiar y de pareja, celos tóxicos cuando estás con amigos o contexto ajeno al entorno que les une...


SÉPTIMA ETAPA:
Aparecen los caprichos e imposiciones arbitrarias, pese a tus gustos personales, desea imponer cada vez más y de manera dogmática sus principios, más allá de tus creencias, se cree con derechos a exigir y dar órdenes.


OCTAVA ETAPA:
Enfados y cólera cuando no se hace su voluntad, puede llegar a la violencia verbal, con objetos o en lo físico. De tal forma que aquí ya está por fin tomando el control total, quiere dejar claro y demostrar su dominio.


NOVENA ETAPA:
Arrogancia, se cree ya en pleno poder y autoridad, apela entonces al método humillante de la burla en privado y en público, palabras irónicas y altaneras. Está dejando claro la posesión sobre su territorio, enseña sus "garras" y hace uso de su poder.
Es el mejor de sus recursos para que el otro disminuya su auto-estima y se rinda a sus pies, típico de todas las dictaduras.



DÉCIMA ETAPA:
Sensación cada vez más creciente de que fuera de la relación no serías persona. Es una etapa muy crítica de dependencia, te sientes ya acorralad@, pero surge la falsa ida de que no hay remedio porque ya has cedido mucho,  casi te tiene bajo su poder y dominio, en esos estados el sufrimiento es muy grande, pues la persona se convierte en una especie de esclavo a las apetencias del otro.
Es el típico  "Síndrome de Estocolmo"(ver:
http://sindrome.info/estocolmo/ ), te identificas totalmente con el secuestrador, aún le tienes lástima y te rindes a sus pies, pese a su tiranía...


ONCEAVA ETAPA (FINAL)
Toda tu vida ya está en manos de alguien y estás como en una cárcel, con horarios establecidos y radio de acción  delimitado por el posesiv@, tus sentimientos, filosofías, espiritualidad, economía, círculos de amistades y otros roles que antes tenías en la sociedad, ya están bajo su control, solo vives para complacerle y trabajar-luchar por un fin convertido actualmente en un medio más para su hegemonía.
Te controla por dónde sales, cuándo entras, por qué vas a un sitio u a otro en lugar de pasar tiempo con él, de forma que hasta te hace cambiar tus aficiones, gustos y preferencias, para que te adaptes a las suyas y así pasar todo el tiempo que puedas junto a él (ella).
Te das cuenta siempre de todo lo anterior, aún más, comienzas a notar como, con gran desparpajo y desfachatez fuera de la relación, hace lo que realmente le da la gana, observas como él (ella) si que tiene sus círculos de amigos, aficiones y hobbies independientes a los tuyos...
Pero estás bajo su control, ahora tienes un guardián con plenos poderes sobre ti y lo peor de todo es que lo sabes, pero crees ilusamente que no puedes hacer nada, estás bajo su dominio y no tienes fuerzas moral para decir un:

"BASTA YA" 

Continuará, ver próximamente 
segunda parte, solución al drama: "AMOR TÓXICO, POSESIVO Y CONTROLADOR" en este blog.