Seguidores

martes, 30 de diciembre de 2014

SOLTAR LO VIEJO PARA RECIBIR LO NUEVO




EL PLANETA TIERRA SE ESTÁ RENOVANDO POCO A POCO Y NOS ESTÁ INVITANDO A QUE PASEMOS A UNA NUEVA ETAPA.


Muchos están experimentando en sus vidas un desgarramiento, es como si todo se pusiera "patas arriba". Conflictos personales de rupturas de índole afectivo,  parejas que se pensaban "para toda la vida" se ven envueltas en unas crisis de valores e identidad.

 Pues los patrones y paradigmas pasados ya no funcionan, los niveles de vibración se hacen dispares, puede que tú te estés elevando y que el chico o chica con el que estás de toda la vida no, entonces comienzas a notar que se van separando irremediablemente, pues lo que antes los unía ya hoy carece de sentido. Es la crisis, entonces ya no hay nada que hacer, sino seguir adelante, pues cada cual está en su proceso, ni bueno, ni malo, pero es posible que cada cual vaya en una frecuencia diferente.



LA CRISIS ES UN LLAMADO A LA RENOVACIÓN, CUANDO LLEGA ES PARA DECIRNOS ALGO: DEBES PASAR A OTRO ESTADO

Pero nosotros nos aferramos a las cosas o personas, por el miedo y la ignorancia de sentirnos incapaces de crear algo nuevo, es la seguridad que da la rutina de una vida mediocre, planificada y robótica.

La fuerza de la costumbre convierte lo que debería ser espontáneo en rutinario, hace que realices algo de manera mecánica y carente de todo sentimiento.

Nos han educado, nos han programado para realizar cosas de manera automática, nos han trazado unos circuitos por donde debemos ir, unos parámetros, unos códigos por donde todos debemos entrar, una forma de concebir la vida, unas actitudes de miedos, amenazas y rencores.

Nos han planificado a tal punto que nos han tarado el poder creador, no han querido que supiéramos de nuestros potenciales, han ocultado la información de nuestra procedencia.

Entonces claro que vamos por la vida con muchos miedos e incertidumbres, vamos inseguros y otros como rapaces, quitando al otro lo que le pertenece, acumulando estúpidamente.

Entonces resulta que por el miedo a vivir enfermamos, por el miedo a dejar de ser, morimos, por la ceguera de no saber quién somos ni qué hacemos aquí, nos matamos los unos a los otros.

Sufres porque te identificas con la derrota, te crees atrapado pero no eres el manipulado.




Hemos creado las fronteras y los idiomas, nos hemos creído las divisiones, nos han hecho creer que debemos luchar en contra de alguien, nos han hecho creer que la causa de todos los males está en el otro.

Pero nosotros mismos hemos también fabricado al político corrupto, hemos consentido que haya nobleza y reyes que nos gobiernen, hemos alimentado las ansias de guerras en los gobiernos, hemos enviado a nuestros hijos a la guerra y nos sentimos orgullosos cuando portan un arma para “defender la patria”.

¿Defender a la patria de qué, contra quién luchamos, para qué son los ejércitos?

No sabemos, solo sabemos que hay que defender algo, que alguien allá fuera está haciendo daño, porque nos han dicho que el mal hay que combatirlo, que nos debemos de enfrentar los unos contra los otros.

Y decimos amen y bendecimos las guerras y las aprobamos con nuestra cuotas, impuestos y multas, es el dinero que nos cobran cuando trabajamos en la fábrica de peones y para toda la vida, es lo que le pagamos al ministerio de salud cuando enfermamos, es la cuota mensual que le damos a nuestro partido que salvará la situación social y política…

Porque estamos muy programados y no sabemos que somos nosotros mismos los que alimentamos a la "bestia".




Por eso hay que despertar, por eso hay que tomar el control y no esperar más nada de nadie, no esperar por las reformas exteriores.

Hubo uno hace miles de años llamado Jesús de Nazaret, el maestro, que ya nos advirtió algo al respecto.





Cualquier crisis tanto personal como exterior nos está gritando algo:

"Pasó lo viejo, todo es nuevo...no se debe hacer remiendo nuevo en paño viejo, pues el nuevo tira y acabará por romperlo todo...”

“Y nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque entonces los odres se revientan, el vino se derrama y los odres se pierden; sino que se echa vino nuevo en odres nuevos, y ambos se conservan...” Mateo 9:17

TERMINO ASÍ ESTE ÚLTIMO ARTÍCULO DE MI BLOG, NO SIN ANTES DESEARTE QUE ESTE AÑO SEA EL AÑO DEL GRAN DESPERTAR DE CONCIENCIA, EL AÑO DEL DESTAPE DE TODA LA INFORMACIÓN QUE NOS HAN OCULTADO, EL AÑO QUE MARCARÁ UNA NUEVA ETAPA HACIA LA LUZ Y LA MANIFESTACIÓN DEL SER EN PLENA CONCIENCIA CREATIVA.

Recibe un gran abrazo de paz y amor.

¡¡FELIZ Y BENDECIDO 2015, QUE ASÍ SEA!!

NAMASTÉ