Seguidores

domingo, 21 de septiembre de 2014

DUALIDAD, INTEGRACIÓN Y DIVERCIDAD



VIVAMOS EL AMOR EN ESTA DUALIDAD, MENOS TENSOS Y MÁS CREATIVOS 


Es dar un paso más más allá de los enfrentamientos y rivalidades para descubrir lo que la diversidad me pueda aportar, que no es una amenaza terrorista lo que nos debe preocupar, es estar con una mente abierta, es darle una oportunidad a ese "cambio" constante que debe estar en un ritmo y transformación dialéctica pero también metafísica y eterna.
Pues no somos SERES RÍGIDOS Y ESTÁTICOS, más bien y en el mejor sentido "volubles", deberíamos vivir más expectantes ante el misterio que quiere manifestarse dentro nuestro, lo cual haría de la vida un disfrute. Es el "orgasmo" y el éxtasis creacional que dio origen al universo fractal y así "vio Dios que era bueno" y lo bendijo todo.

 TODO ES BUENO Y TODO REDUNDA EN BIEN




DIALÉCTICA Y METAFÍSICA DEBEN DARSE LA MANO

La palabra dialéctica admite varios usos.

Dialéctica es el nombre que recibe aquella parte de la Filosofía que se ocupa del razonamiento y de las leyes de éste, las formas y las maneras de expresarse.

Originalmente, la palabra dialéctica cumplía la función de designar un método de conversación o de argumentación análogo a lo que hoy llamamos lógica, luego, en el siglo XVIII, la palabra adquiriría un nuevo significado, que es el de discurso en el cual se contrapone una determinada concepción, tesis, y la manifestación de los problemas y las contradicciones, antítesis; de la mencionada confrontación entre ambas, surge la síntesis, que es la resolución o una nueva comprensión respecto del problema.


La palabra Metafísica proviene del griego “metá” (más allá) y “phisika” (lo físico, lo material), es decir “más allá de lo físico o material“). Es el área de la filosofía que se encarga de estudiar los sucesos de la vida que no son explicables por los demás campos de la ciencia. La metafísica es la ciencia que estudia área espiritual de un suceso o materia. La metafísica lo estudia todo en el mundo, desde un Angulo completamente inverso a lo que se deduce por experimentos reales y científicos.

La explosión cuántica que debe darse dentro nuestro para que repercute AFUERA, así también para que aparezcan los matices y los contrastes en nuestra vida, que la convertirán en menos monótona y aburrida. No hemos venido para que nos aplaste lo dual, sino para poder integrar, es establecer el equilibrio de esos polos opuestos que siempre han estado en conflicto.
Experimentar por tanto desde esa libertad, nos haría más plenos como seres humanos, menos raquíticos de miras, salto hacia la unidad y lo plural.
 Es ir más allá de las etiquetas de los antiguos paradigmas e instituciones dictatoriales, es trascender aún las etiquetas y conceptos de libertades, de femenino y masculino, para centrarnos en un amor más universal, cósmico, menos egotísta parcelario de sectas y pertenencias. 
Así la vida se convertiría en una gran biblioteca o feria por donde te puedes pasear, saborear y probar todos los elementos que la componen. 
No todo está terminado y el universo entero espera expectante que hagas tu parte, pero sin que te agobies por "dar la talla", espera por tus aportes como arquitecto y creador de sueños.
Nunca se detendrá esa maravilla del amor, diseño perfecto, pero inacabado en el cual tú formas parte, pero la tarea ahora es descubrir ese lugar donde debemos trabajar y poner en práctica el TALENTO innato que llevamos, lo propio y genuino que es irrepetible en cada Ser.




EL LIBRO DEL GENTIL

Continúo esta reflexión con una anécdota del siglo XII todo un ejemplo del respeto por lo diverso, entre las religiones monoteístas y no creyentes. El Libro del gentil (1274-1276) es una obra apologética, destinada a demostrar la eficacia del método de Ramón Llull en una discusión sobre la veracidad o falsedad de las tres leyes o religiones del libro: judaísmo, cristianismo e islamismo. Los contrincantes han de ser hombres de buena fe, dispuestos a seguir las ‘condiciones’ de las ‘flores’ que hay en cinco ‘árboles’ simbólicos. 
Se trata de combinaciones binarias entre los atributos de Dios, las virtudes y los vicios, que se asocian por concordancia o por contrariedad. Si se admiten estas condiciones del juego discursivo, se impone de manera automática el triunfo incontrovertible del cristianismo, sin que los que participan en el debate se sientan menoscabados o amenazados. Es la victoria de la razón.

Dos cosas atraen la atención en el Libro del gentil. En primer lugar, la exposición sistemática que Ramón lleva a cabo de los principios de la ley mosaica y del islam, con un conocimiento responsable y suficiente de los contenidos de ambas, que no era muy corriente en los escritos de polémica religiosa de sus días.
En segundo lugar, la ficción narrativa que rodea al tratado. Ramón imagina que un gentil, es decir un pagano que desconoce el monoteísmo, accede al conocimiento de la fe a través de la enseñanzas de tres sabios, tres expertos: un judío, un cristiano y un musulmán. 
Después de ilustrar al discípulo sobre la existencia de un Dios único, sobre la creación y sobre la resurrección (verdades que los tres maestros admiten), cada uno presenta la religión propia para que el oyente y el lector elijan la correcta. Aparentemente, pues, la discusión acaba en tablas, mientra el gentil afirma que ya sabe qué religión es la buena.
El Libro del gentil está escrito en un tono altamente emotivo, con descripciones de una deliciosa naturaleza idealizada, diálogos de una cortesía extrema y expansiones de lírica religiosa de gran altura.




CUENTO DEL GENTIL (ATEO) Y LOS TRES SABIOS


Un gentil que no conocía a Dios, ni creía en la resurrección, ni que hubiera nada después de su muerte, vivía en un permanente estado de insatisfacción. A cada paso sus ojos se llenaban lágrimas y su corazón de tristeza. Salió de su tierra y fue a un bosque solitario en busca de la verdad. El gentil se encontró con tres sabios, un judío, un cristiano y un musulmán, quienes le fueron demostrando la existencia la existencia de Dios y su relación con las criaturas, y le expusieron lo peculiar y distintivo de cada religión.
Previamente se habían fijado las condiciones a tener en cuenta en el diálogo, compartidas por las tres religiones. Tras escuchar los argumentos de los tres interlocutores, el gentil pudo constatar que cada religión posee sus propias leyes, pero tenía que tomar una decisión sobre la religión a abrazar. El gentil dirigió una oración de adoración y de acción de gracias a Dios en actitud reverente.
Cuando terminó de rezar se lavó las manos y la cara en una fuente que había allí y dijo a los tres sabios: “En este lugar donde tanta buenaventura, felicidad me ha sido dada, quiero, en presencia de vosotros, elegir aquella ley, ley que me es significada como verdadera, por la gracia de Dios y por las palabras que vosotros me habéis dicho. En esta ley, quiero estar, y por ella quiero trabajar todos los días de mi vida” .
Los tres sabios bendijeron al gentil y éste a los tres sabios.
Se abrazaron, besaron y lloraron de alegría juntos. Antes de que los tres sabios partieran de allí, el gentil se maravilló de que no le preguntaran qué ley elegiría. Los tres sabios respondieron que, cualquiera fuere la opinión de cada uno, no querían saber qué ley había abrazado. Si hubieran conocido la elección del gentil se habría dado por terminado el diálogo entre las tres religiones. La actitud del gentil abre el camino también al diálogo con los no creyentes, y no sólo al interreligioso.
Antes de despedirse y de partir cada uno para su lugar de residencia, los tres sabios se pidieron perdón y acordaron seguir dialogando. Fin

Los sabios son tres es un símbolo mágico de poder y sabiduría perfecta, el gentil representa la parte de búsqueda en el ser humano, los tres sabios son la diversidad a escoger, representan lo plural, estos no imponen, solo comparten. Al final se abrazan los cuatro, número par que simboliza  la dualidad que se fusiona y se expande, luego se marcha cada uno a sus lugares de orígenes.


Es por tanto estar abiertos al compartir fraterno y comunitario, pero antes debemos encontrarnos, valorarnos y respetarnos. Pudiera ser la misión por la cual estamos aquí,  luego partiremos de esta realidad más enriquecidos. 

NO NOS PERDAMOS ESE MILAGRO DEL ENCUENTRO, POR LAS CONTIENDAS Y FRICCIONES.