Seguidores

domingo, 25 de mayo de 2014

LA IMPORTANCIA DEL EGO, CONECTANDO CON EL "YO SOY" SUPERIOR:


LA MAYORÍA DE LA HUMANIDAD PASA POR ESTA REALIDAD EN EL DESCONOCIMIENTO E IGNORANCIA SOBRE AQUELLO QUE REALMENTE ES.

Es abrirse al "misterio escondido", se pudiera decir que estamos concentrados en una dimensión tercera como el observador de un proceso, nuestro ego es la ventana a esa cualidad de lo que vemos.

Pero eso que vemos es una creación interna, el  Yo Superior es el aspecto de tu espíritu consciente individual que trasciende tu cuerpo desde la cuarta hasta la novena dimensión. Más allá de la novena dimensión no se distingue la conciencia individual.

CONECTAR A LA CONCIENCIA DEL SER, DE INMEDIATO SE PRENDE UNA LUZ, ESTA APARECE, NO HAY QUE ENCENDERLA, ESTÁ, HAY QUE DEJAR QUE SEA.

                             


El ego se encarga de acusar o de ensalzar y cualquiera de las partes en conflicto son nada. Si esto sabes, te darás cuenta del contenido, que no tiene nada que ver con la imagen o su recipiente,  te darás cuenta de que existe algo más que esos dos estados de permanente ambigüedad. 

Por mucho tiempo se ha culpado al ego de todo lo malo de la humanidad, es otra manera de buscar victimas, pero el hombre ni siquiera es culpable, ni victima. El proceso debía ser así, NI BUENO, PERO TAMPOCO MALO.

EL ADVERSARIO QUE VEMOS AFUERA ES UNA IMAGEN FOTO ELÉCTRICA QUE TAMBIÉN HABITA EN NUESTRO INTERIOR.

El ego y la sombra deben existir, son parte del programa, están para cumplir con una misión, pues si somos luz, esta prevalecerá en nosotros.
El conflicto no es más que un torneo donde la disputa no es por rivalidad, sino por establecer diferencias, cada cual defiende a su equipo y no hay que menospreciar las jugadas y estrategias del contrincante, si no hay oposición, no puedes medir tu capacidad y resistencia.
Por eso no temas al rival, eres lo que eres y nada te lo podrá arrebatar.
El reto es que el ego aparece para decirte que despiertes, no podemos despertar si antes no hemos dormido, no podemos saborear de la luz, si antes no experimentamos el desaliento y el terror de las tinieblas. En eso nos diferenciamos del resto de las criaturas, en nosotros se da esa dualidad y podemos decidir.

Por otra parte tenemos al "Ello" conciencia colectiva, aporta
 las condiciones para que se de ese escenario EXTERIOR que vemos, también nosotros estamos implicados y colaboramos, somos participes conscientes de todo lo que experimentamos , en esta vida y en las miles que hemos participado.
Somo el actor en una puesta en escena colectiva, pero que pasa por la aceptación consciente, del Ser o del no ser.
Por el contrario seríamos las criaturas más desfavorecidas y desgraciadas del universo, sin libre albedrío estaríamos a merced de la auto-aniquilación como raza.

CUANDO COMPRENDEMOS LO QUE SOMO Y TOMAMOS LAS RIENDAS EN LA LIBERTAD DEL DESPERTAR, DE INMEDIATO CONECTAMOS CON LA FUENTE ETERNA Y CREADORA.

Se establecen los nexos de UNIDAD y comunión, de vida y amor, ya nada nos resultará agobiante, ni gratificante.



¿CUANDO APARECE EL EGO?
El ego es la parte consciente de la personalidad del ser humano junto con el "ello" y el "super yo" coordinando los instintos e impulsos primitivos con las exigencias morales que impone el "yo" para la adaptación a la realidad y la supervivencia del "ahora".
Si el ser humano careciera de estas características autónomas seria un ser "stàndar", SIN VOLUNTAD.
En la hipnosis, ciertas ciencias del ocultismo o con algunas drogas, se trata de anular el ego para quedar a merced de otra voluntad.
En mi opinión ego es igual a  PROYECCIÓN, todos los seres vivos tiene ego, el problema es la interpretación y su manejo, en el humano se destaca más por el estado de razón en el que vivimos, la razón no es ni buena y mala, también el ego.



UN ESPEJO SOLO CAPTA LA IMAGEN, ES EL QUE LA PERCIBE Y RECIBE DEL PROYECTOR QUE SOMOS NOSOTROS, A TRAVÉS DE LA MENTE Y LAS EMOCIONES.

 ya que identifica todo lo que quieres tener y lo que quieres descartar de tu vida, al razonar nuestro ego se engrandece o se empequeñece, y el problema que establece en nuestra raza es a través del ego, es el que predomina en estados de consciencia y el que nos hace sentir felices o infelices, el que valora nuestros actos o el que destruye nuestras ilusiones, por eso lo razonamos, aunque una vez mas como seres bastante menos evolucionados que los animales, volvemos a engañarnos, ya que creemos en la felicidad material y la felicidad del espejo, y como tal es falsa.

¿QUÉ ES EL EGO?
El modo de observar el mundo que nos rodea es elegir la realidad en la cual deseamos estar inseridos, aunque eso a veces sea de difícil comprensión.
Según la física cuántica, todas nuestras posibilidades están teniendo lugar simultáneamente, no obstante cuando enfocamos nuestra atención en la realidad, apenas una posibilidad se concibe como real para poder experimentarla como experiencia de vida.

El problema es que debido a nuestras dependencias emocionales, acabamos repitiendo patrones indeseados, considerando que pese a las infinitas posibilidades de elección que tenemos, no poseemos la capacidad de encaminarnos hacia lo diferente. 

Y como consecuencia  pasamos a repetirnos indefinidamente.
La cuestión es que nuestra identidad está porfiadamente encajada en ese circuito.
Las respuestas bioquímicas de nuestro cuerpo que conciernen a la alegría, el placer o el dolor, siguen siempre el mismo camino emocional y acabamos por no concebir, por más que lo podamos desear, la idea de que es posible tener otros coloridos respecto de la alegría o de situaciones totalmente nuevas.
 La gran mayoría de las veces ni siquiera fraguamos la hipótesis de que actuamos por fuerza de nuestros vicios y patrones emocionales repetitivos. Y aunque ya estemos aceptando estas percepciones, tal vez debido a nuestras creencias (¿y dependencias emocionales?), aún nos cuesta hacernos a la idea de que tenemos el poder de crear algo efectivamente nuevo en nuestras vidas.

                               

LA CONEXIÓN CON EL YO SUPERIOR
El Yo Superior está disponible para una conexión consciente siempre que lo desees y estés preparado, pero no interferirá con tu libre albedrío para hacerse notar ni para influenciar tu vida. Para poder conectarte directamente con tu Yo Superior debes desear evolucionar espiritualmente y saber que eres un alma y espíritu valioso más allá de tu cuerpo. En caso contrario, la conciencia de tu cuerpo se identifica con el ego y la personalidad como si aquél fuera todo el yo. 

Si acabas de empezar a despertar espiritualmente puede que te hayas dado cuenta o no de que tienes un homólogo divino o quizá creas que está aislado de ti. A través de la meditación, la instrucción, los sueños, o las revelaciones, puedes ir dándote cuenta de que también existe una divinidad en tu cuerpo.

En ese punto se convierte en algo natural pedir ayuda a los guías, Maestros Ascendidos, ángeles y tu propio Yo Superior para desvelar lo divino, el verdadero yo interior. Con su ayuda afloran a la superficie karmas, creencias, juicios, emociones y cualquier otra cosa que esté bloqueando el camino de acceso a tu divinidad y puedes empezar con el despejamiento y la sanación como aspectos del despertar espiritual.

Cuando te das cuenta de que lo único que bloquea tu acceso a la conciencia de Dios es lo que tu yo humano de la personalidad/ego ha creado, estás preparado para asumir la responsabilidad de crear tu realidad de una manera más consciente y armónica. Estar conectado con el Yo Superior de tu cuerpo es la forma más directa que conozco de crear puntos de referencia superiores de amor, integridad espiritual y conexión con Dios/Diosa/Todo Lo Que Es, así como de acelerar la liberación de energías limitadas y más densas.

Puedes haber experimentado tu Yo Superior como Ser de Luz con el que sólo puedes conectar fuera de tu cuerpo. 
Esta experiencia aflora de una espiritualidad basada en la dualidad y la necesidad de ser nofísico para poder experimentar estados superiores de conciencia y comprensión. Si percibes tu yo humano como si fuera exclusivamente un «yo inferior» y en consecuencia tu vida física como «inferior a» la realidad, ello bloqueará enormemente tu progreso y alegría espirituales. Tu yo humano es sólo lo que haces de él o lo que crees que es.



Nota: La mayoría del contenido de esta reflexión son de mi propiedad...Este artículo como otros que voy publicando en mis blog, contienen pensamientos  de creación propia, el diferenciarlo del contenido que extraigo de otras fuentes no lo veo necesario, por eso va mezclado. Eso si, dejo siempre por respeto y derecho a la propiedad intelectual los enlaces de donde me he nutrido. Gracias.