Seguidores

martes, 13 de mayo de 2014

LA ALTA VIBRACIÓN DEL AMOR Y LAS HORMONAS DE LA FELICIDAD







¿POR QUÉ NECESITAMOS COMENZAR A VIBRAR EN LA ALTA FRECUENCIA DEL AMOR Y LA ALEGRÍA SANA?
El amor es un proceso extremadamente complejo que echa a andar mecanismos bioquímicos y endocrinos relacionados con el placer, la atracción sexual, la confianza y la intimidad emocional. 

ES YA SABIDO QUE SOMOS UNA FÁBRICA DIVINA Y CREADORA:



PRODUCIMOS UNAS SUSTANCIAS LLAMADAS HORMONAS, ESTAS SE DISPARAN AL COSMOS INTERNO Y AL MUNDO UNIVERSO EXTERIOR TAMBIÉN, POR MEDIO DE EMISIONES ELECTROMAGNÉTICAS, CHAKRA DEL PLEXO SOLAR EMITE HACIA TODO LO QUE NOS RODEA.

Plexo solar – Manipula

                                        

El tercer chakra es llamado Manipula, que en sánscrito significa “ciudad de joyas“. Se encuentra ubicado en el plexo solar y es la sede de la personalidad.

El tercer chakra Manipura tiene control sobre el plexo solar y los ganglios y juega un papel importante en la relación de una persona con el mundo, con las personas, lugares y cosas. Nuestra capacidad desconectar, pertenecer, a largo plazo creando asociaciones íntimas, el amor del hogar, con la familia, el entorno, etc, todo ello está relacionados con la energía del tercer chakra. Es más, los sentimientos de satisfacción y la confianza también son regulados por el plexo solar. La diferencia extraordinaria entre el chakra del plexo solar y los demás chakras (en particular, el chakra del corazón, que controla las cuatro emociones fuertes), es su consistencia. La energía que irradia de él es la más coherente y uniforme en la frecuencia del sistema de energía sutil. Se nos dice que cuando el chakra Manipura está activo y funcionando normalmente una persona obtiene la calma. . . e incluso es capaz de mantener la calma en momentos de angustia.



En el establecimiento y mantenimiento de los lazos afectivos entre dos individuos también participan neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, y opiáceos endógenos (moléculas producidas por el organismo asociadas al placer y la disminución del dolor) como las endorfinas y encefalinas.
"La vasopresina y oxitocina también son importantes en el amor filial, pues ambas intervienen en el despliegue de conductas sociales, importantes en ambos tipos de amor. La oxitocina es esencial para el trabajo de parto y la lactancia, e induce a las madres a cuidar a sus crías".
¿COMO PRODUCIR SUS PROPIAS DROGAS ?
¿Sabía usted que USTED puede producir sus propias drogas, sin tener que sembrar amapolas o marihuana o comprar cocaína?
El cerebro, movido por las emociones, produce sustancias químicas que hacen que la persona eleve su autoestima, experimente una sensación de euforia, se sienta animada, alegre y vigorosa sin necesidad de tomar, inyectarse o fumar nada.
Estas sustancias que produce el cerebro, denominadas hormonas endógenas (ya que se producen en la corteza cerebral) bien podrían llamarse "drogas de la felicidad". Algunas de ellas son:
La oxitocina, que se produce cuando existe un amor pasional y se relaciona con la vida sexual.
La dopamina, que es la droga del amor y la ternura.
La finilananina, que genera entusiasmo y amor por la vida.
La endorfina, que es un trasmisor de energía y equilibra las
emociones,el sentimiento de plenitud y el de depresión.
La epinefrina, que es un estímulo para el desafío de la
realización de metas.
Si hay abundancia de estas hormonas endógenas, hay inteligencia emocional e interpersonal. La persona se siente ubicada, sabe quién
es, a dónde va, tiene el control sobre sus emociones, conoce sus habilidades y sus talentos, y se siente dueña de sí misma.


¿Cuándo y cómo se crean estas drogas internas?
A la madre Teresa de Calcuta se le realizó un análisis bioquímico de su sangre. Mediante él, se demostró que era una persona altamente dopamínica. Es decir, plena y feliz.

 ¿Cómo se desarrolla esta condición?
A través del servicio a los demás. ¡Qué sencillo y comprometedor era el secreto de la felicidad de la Madre Teresa!
Se han realizado descubrimientos como estos:
Una mujer, cuando va a dar a luz, se vuelve altamente dopamínica; es decir, genera una cantidad enorme de dopamina (la droga del amor
y la ternura). Cuando estamos enamorados, la dopamina aumenta 7000 veces su cantidad, acompañada de la oxitócica, responsable de la pasión sexual y de las fenilananinas, responsables del entusiasmo, bloqueando el aspecto de la lógica y la razón.
En los recién casados, se produce gran cantidad de oxitocina, que es responsable del amor pasional. Por eso ellos irradian felicidad, se sienten plenos, alegres y motivados.
Como vemos, la felicidad no es algo vago e impreciso, ni una sensación nebulosa o inconcreta: es el efecto de un flujo correcto de sustancias químicas que proporcionan al ser humano su equilibrio físico y psíquico.
Así la felicidad se puede incrementar por medio de las siguiente actitudes o actividades, todas productoras de estas "drogas"
internas:
>Amar y disfrutar apasionadamente lo que hacemos.
>Tener relaciones con personas que nos motiven y enriquezcan nuestra fuerza vital.
>Tener una autoestima positiva y un sentido del valor personal.
>Trabajar y lograr pequeñas o grandes metas.
>Descansar y dormir profundamente.
>Manejar adecuadamente el estrés.
>Hacer ejercicios regularmente: "mente sana en cuerpo sano".
> Recordar los momentos felices en nuestra vida, ya que en esos momentos la mente no distingue entre lo real y lo imaginario.
> El secreto está dentro de nosotros. Sentirnos felices es una cuestión de actitud hacia la vida: las drogas de la felicidad no se consiguen en el exterior, sino que son creadas mediante una vida llena de amor,
> entrega, optimismo, ejercicio, satisfacción personal para el logro de metas propias, y devoción por lo que se hace.






Cómo usar la risa para ser feliz?

La risa es una herramienta social que ayuda a crear relaciones con los otros. Nos atraen las personas que nos hacen reír, nos gusta que la gente que se ría de nuestros chistes, y de nuestras bromas.

Veremos cómo hacer de la risa de una herramienta para la felicidad.

La risa reduce inmediatamente los niveles de hormonas del estrés, cortisol, y la adrenalina, y libera endorfinas, hormonas de la felicidad, al tiempo que aumenta nuestra resistencia al dolor, y el volumen y la actividad de las células del sistema inmunológico.

La mera anticipación de la risa mejora inmediatamente el estado de ánimo, reduce el
dolor, y potencia nuestro sistema inmunológico. Sólo pensando en que nos vamos a reír se aumenta los niveles de endorfinas en un 27%, y los niveles de la hormona del crecimiento humano un 87%.

El problema es que cada vez nos reímos menos. Parece que la risa sea cara. Los bebés se ríen un promedio de quince veces más que los adultos. Nuestro cuerpo ahorra recursos para enfrentarnos al estrés y para poder llegar al final del día en nuestras vertiginosas vidas. Pero si nos reímos, dispondremos de más recursos y los beneficios de la risa serán mayores que el coste.

Y como nuestra felicidad depende sólo de nosotros, empezaremos usando la herramienta de la risa en solitario, para aprovechar todos sus beneficios sin depender de nadie. No obstante, habremos de aprovechar todas las posibilidades que tengamos de reírnos con otras personas, para sacar aún más provecho de la risa.

Primero deberemos encontrar un espacio privado donde nos sintamos tranquilos y a gusto. Debemos empezar a reír, pensando en cosas graciosas que puedan provocarnos risa. Descansa cuando necesario, pero ríete por lo menos durante tres minutos. Es posible que al principio te cueste, o que la risa te parezca forzada, pero enseguida te irá saliendo mejor.

Poco a poco intenta aumentar la frecuencia y la duración de tus sesiones de risa. Te sentirás muy bien y además tonificarás los abdominales. Ya ves, con la risa son todo ventajas!



Algunas maneras de estimular las Endorfinas

Las Endorfinas son neurotransmisores producidos por la Glándula Pituitaria (Sistema Nervioso Central) de forma natural. Son las encargadas de producir sensaciones de bienestar, ya que combaten el malestar y disminuyen las sensaciones dolorosas.

Cómo estimular más endorfinas.


Por ejemplo…

Las caricias, besos y abrazos estimulan la descarga de endorfinas, además de feromonas, hormonas que aumentan el atractivo de la persona y cautivan a la pareja. La combinación de estas dos hormonas produce una situación de intenso placer, durante y después de la relación íntima.

La risa tiene una notoria influencia sobre la química del cerebro y del sistema inmunitario, por eso es la mejor fuente de endorfinas. Basta con esbozar una sonrisa para que nuestro cuerpo comience a segregar endorfinas especialmente encefalinas.


     

El contacto con la naturaleza nos llena de energía y buen humor. La atmósfera que se respira en el campo o la playa cargada de iones negativos estimula las hormonas de la felicidad.

Cuando nuestra mente esta relajada las endorfinas se segregan con mayor facilidad y en mayor cantidad.

El masaje provoca grandes descargas de bienestar, ya que las terminaciones nerviosas trasmiten el roce de las manos sobre la piel hasta el cerebro activando la secreción de hormonas de la felicidad.


                                     


La música melódica provoca una importante liberación de endorfinas, consiguiendo una disminución de la frecuencia cardiaca y respiratoria así como una importante relajación muscular.


Evidencia científica revela que realizar actividad física inyecta alegría.

Luego del descanso de la época navideña, es normal que algunas familias programen paseos a diferentes partes de sus países para así comenzar el año con buenas energías.

Si ya usted está dentro de esa dinámica, tome en cuenta que tiene frente a sí una gran oportunidad para mejorar su salud y de paso inyectarse una buena dosis de alegría. En ese escenario, usted notará que se siente menos estresado y que disfruta más del inicio del año. ¿La razón? La evidencia científica confirma que entre menos actividad física realiza, usted libera menos hormonas de la alegría.

La medicina más barata contra la depresión

El deportólogo ecuatoriano, José Reinhart, explica que “existen tres hormonas que se liberan cuando usted realiza actividad física, por eso es que el tiempo que usted dedique a ejercitarse se convertirá en la mejor medicina y la más barata para ser feliz”.

El siguiente cuadro detalla cuáles son esas tres hormonas que le permitirán disfrutar mientras se ejercita.



No es necesario matricularse en un gimnasio para que usted comience a sentirse más alegre. Si en esta época usted decide ejercitarse más, ya va por el camino correcto.

Apueste por paseos “activos”

Le podría sonar extraño la idea de ejercitarse mientras pasea, pero no es nada del otro mundo. Consiste en programar sus visitas con menos pausas para descansar y más retos, como escoger los espacios del parqueo más distantes de los locales.

“Para que este reto sea viable, usted debe comenzar a hacer esos cambios de forma paulatina, es decir, nada va a lograr con exagerar en las actividades como cargar cajas muy pesadas, si en los próximos días no lo va a realizar más, por eso mida sus fuerzas y determine qué cosas quiere y puede hacer” explica Reinhart.

El siguiente cuadro le enumera una serie de consejos para que usted determine sus metas.


Cuando las esté programando recuerde que la actividad física regular ayuda a controlar el sobrepeso y prevenir enfermedades como la diabetes, la obesidad y la hipertensión, males que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) son cada vez más frecuentes en personas a lo largo de todo el mundo y de diferentes edades.

Aún mejor, existe suficiente evidencia de que la actividad física también reduce las posibilidades de desarrollar cáncer de colon y seno, fracturas de cadera y en general, todas las causas de muerte.

Por otro lado, la Universidad de Harvard demostró, en 2012, los beneficios de caminar una hora diaria. Los científicos detectaron, por ejemplo, que reduce en un 50% la influencia genética de la obesidad, uno de los principales padecimientos de la población actual. Pero los beneficios no acaban ahí, estos caminantes mejoraron su autoestima, su salud mental y el rendimiento laboral. Todas son situaciones que le dibujarán una sonrisa en su rostro.

No olvide hidratarse

Si ya asumió el compromiso de acompañar sus paseos de actividad física, recuerde que un punto trascendental para que este proceso sea exitoso, es que usted se hidrate correcta y frecuentemente. Para eso usted se puede ayudar de todas las bebidas disponibles, pues todas hidratan: el agua, los jugos, las gaseosas, el café o el té.

Si lo desea, o su médico así se lo recomienda, puede apostar por las bebidas con edulcorantes no calóricos, como el aspartame. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria informó este mes que el aspartame es seguro y que la Ingesta Diaria Recomendada de 40 mg/kilo/día es segura para la población en general. Los expertos descartaron el riesgo potencial de que el aspartame dañe los genes y produzca cáncer. También concluyeron que el aspartame no daña el cerebro ni el sistema nervioso, ni tampoco afecta las funciones conductuales o cognoscitivas en adultos o niños.

Así que este año nuevo levántese y agite su vida e hidrátese correctamente, pues solo obtendrá buenas noticias a corto plazo.


Con un mínimo de actividad física se logra no solo ser más feliz, sino contrarrestar enfermedades como la depresión, ansiedad, entre otras.



Las endorfinas, conocidas también como las hormonas de la felicidad, están al alcance de todos. Para activarlas sanamente y ponerlas a disposición del cuidado del organismo y elbienestar, hay muchas fórmulas, entre ellas realizar actividad física.

Estas hormonas, que son químicos naturales, producidos por el mismo organismo, son neuro-péptidos, pequeñas cadenas proteicas que son liberadas a través de la médula espinal y el torrente sanguíneo.

Su efecto es similar al de las drogas sintéticas o los opiáceos, pues logran producir sensación de bienestar, euforia, calman el dolor, malestares, estimulan los centros de placer, con dos ventajas importantes: son naturales y no producen efectos negativos en el organismo.

Son relativamente fáciles de activar y nos brindan felicidad. Por ejemplo, está comprobado que realizar algún tipo de actividad física las activa inmediatamente desplegando en el cerebro toda su fuerza de bienestar.

Según el doctor Mauricio Eraso, del Centro de Ejercicio y Salud Vida Activa de la Fundación Santa Fe de Bogotá, “las endorfinas generan lo que se conoce como ‘euforia inducida por el ejercicio’ gracias al aumento de la circulación de estas hormonas en la glándula pituitaria. Tanto el ejercicio aeróbico (correr, trotar, nadar) como el anaeróbico (fuerza, velocidad) producen endorfinas. Es decir que básicamente todos los tipos de actividad física generan placer obienestar”.

Las endorfinas funcionan también como anticuerpos activando el bienestar general en el organismo.

Está demostrado, por ejemplo, que la generación de endorfinas, además de producir felicidad, ayudan a combatir la depresión, la fatiga, las ansiedades, la tensión, la irritabilidad, los problemas de sueño, y la falta de apetito entre otros.

“Las endorfinas pueden, incluso, disminuir la sensación de dolor y cansancio, así como mejorar la tolerancia al ácido láctico. Cuando dejas de hacer actividad física disminuyen los niveles estas hormonas y como consecuencia baja el rendimiento, la tolerancia al ejercicio y puede haber depresión”, agrega el doctor Eraso.

La fórmula de la felicidad está entonces en sus manos. Un poco de actividad física le ayuda a reducir el sedentarismo, a cuidar su salud, a prevenir enfermedades, a combatir la depresión, a mantener su juventud y sobre todo a ser cada vez más feliz.