Seguidores

martes, 25 de marzo de 2014

EL MIEDO, EL GRAN FLAGELO DE LA HUMANIDAD


            


SOMOS CREADORES Y COMO TAL NO PODEMOS DEJAR DE HACERLO, EL RETO QUE TENEMOS COMO HUMANIDAD ES COMENZAR A CREAR DE MANERA CONSCIENTE  Y DEJAR EL MIEDO PARA DAR LUGAR A UNA VIBRACIÓN MÁS ELEVADA, EL AMOR. 


El ser humano posee el don más grande de toda la creación, es creador por excelencia y esto lo hacemos a través de nuestra mente.
Existen dos grandes campos de energía que generan los pensamientos concentrados en esta realidad de tercera dimensión.

1- EL MIEDO.
2- EL AMOR.

Los dos poseen un alto poder creativo y de hecho diría que son los artífice de toda la realidad que vemos.
Todo lo que nos rodea es el resultado del amor, el cual pasa primeramente por ese Ser pensante que somos, el artista, el constructor, el científico, la familia constituida por el padre la madre y el hijo, conforman geometrías perfectas de luz y amor, somos creadores eternos siempre y desde eternidades le hemos dado forma visible a la energía, a partir de los talentos y diversidades de dones. 

DUALIDAD Y TERCERA DIMENSIÓN. 
Existen lugares muy prósperos en nuestro planeta, variedad de elementos arquitectónicos que se unen y conforman una perfecta armonía con la naturaleza y/o entorno.


                

Por el contrario en otras partes, parece como si emergiera el infierno, destrucción, desolación, caos y por si fuera poco, esto exterior también se da en altos índices de                enfermedades, depresiones y miseria humana.


                         

Nos hemos debatido entre esas sombras y luces, sumidos en una ignorancia impuesta, pero también aceptada. Hemos concertado el venir bajo unas condiciones de adversidad y bajas densidades, con el riesgo de olvidar y de hecho esa ha sido la experiencia más traumática y trágica del planeta.  
La gran verdad es que hemos olvidado nuestros orígenes, nuestra estirpe de luz, por tanto se han enceguecido las facultades más elevadas, lo hemos olvidado todo y el proceso ha sido largo, de reencarnación en reencarnación fuimos acumulando experiencias y adquiriendo virtudes que nos ayudarían luego al GRAN DESPERTAR. 
Esa h
a sido la misión, RECORDAR el para qué estamos aquí, cuando lo anterior sucede se establece la unicidad y alineación con el gran gran fractal y Fuente vibratoria del universo. 
Nos hemos metido en diferentes situaciones de guerras, conflictos, enfermedades, divisiones, rivalidades, intolerancias, hemos probado diferentes religiones, diferentes culturas, hemos sido desde el sacerdote de un templo olvidado del Tibet, hasta la pequeña anciana ama de casa en una isla perdida de Oceanía, hemos experimentado al tirano y dictador en sus diferentes vertientes, al conservador religioso, la bruja oscura y al mendigo enfermo, hemos sido el leproso olvidado y el niño huérfano en un orfelinato, hemos acumulado mucho dinero y vivido en gran opulencia y derroche, malgasto de vienes y corruptos por el poder hemos traicionado, hemos sido rebeldes contra el poder, revolucionarios de avanzadillas, intelectuales libidinosos y artistas perdidos por los bares, entre prostitutas y el alcohol. 

             

Traemos todo ese cúmulo de experiencia dentro nuestro, también eso que llaman karma, estas están grabada en nuestros códigos genéticos, cuerpos más sutiles y el Alma, en mucha de esas situaciones, también desempeñamos grandes puestos y pudimos hacer mucho bien, impartimos enseñanzas, curamos diversas enfermedades y construimos para ayudar al desarrollo comunitario, con nuestros talentos y virtudes, también se ha establecido una especie de equilibrio entre esas sombras luces. 

                 

LOS ORÍGENES DEL MIEDO.
Se pierde en el tiempo, las causas pudieran resultar muy diversas y hasta siniestras, las cuales pasan desde una intensión de manipulación exterior por parte de entidades oscuras ajenas a nuestro entendimiento racional. 
También como ya he dicho, descarto aquí el victimismo de la raza humana, ya que tenemos algo que se llama LIBRE ALBEDRÍO, como ya expliqué al comienzo de este artículo, hemos consentido venir a esta realidad en plena conciencia, por tanto desde zonas muy profunda de nuestro Ser sabemos los motivos y propósitos de esta aventura y viaje. 
Dicho lo anterior el miedo siempre ha acompañado al género humano, este ha creado las disimiles situaciones de precariedad, enfermedades y muerte. 
Ha creado por tanto el sentido de la SEPARACIÓN, de la desunión, de la división, sectarismos de extremas, radicalismos, nacionalismos, arribísmos, fascismos, comunismos, capitalismos de consumo enajenante, dictaduras de izquierdas y de derecha, etc.

EL MIEDO COMO ENERGÍA Y ALIMENTO DE ENTIDADES OSCURAS.


                             

Sin entrar en detalles de nombres, le llamaremos entidades, analizaremos porqué lo hacen de esa manera.

 La respuesta sería que ellos mismos se separaron de su origen divino ya que se enfrentaron a los creadores principales de nuestra especie.
Fuimos concebidos como un resultado de aportes de varias razas ascendidas de seres de luz, con el propósito de que en esta tercera dimensión podamos existir, pero nuestros orígenes y ADN son totalmente de Luz divina.
Estos seres rebeldes por consiguiente, nos manipularon genéticamente como una estrategia para poder subsistir, pues no pueden esperar obtener energía de niveles más alto de conciencia, ya ue se han apartado. Por ende les encanta la brutalidad, la lucha, la guerra, la violencia, las depresiones, las orgías sexuales, el derramamiento de sangre y la muerte violenta.
 ¿Por qué eso? Tal vez por ello pedía el dios que se habla en el Antiguo Testamento, holocaustos con animales, ahora además sabemos por la ciencia que cuando un ser humano muere violentamente, su cuerpo normalmente sigue lleno de energía vital, sus"baterías están cargadas").
Además, pareciera que disfrutan animándonos a la violencia y a la guerra, por esta misma razón es que han puesto agresividad en nuestros genes, sino también rasgos de carácter como la obediencia a los superiores y facilidad para sentir miedo. 
Tener miedo, especialmente miedo a la muerte, es un medio eficaz para la manipulación. Cuando sentimos ira y odio en agresiones, inconscientemente también liberamos energías vitales y lo mismo sucede cuando tenemos un miedo enorme.
La obediencia y la ignorancia nos hace más fácil de manipular para hacer las cosas que realmente no queremos hacer.
Siendo seres multidimensionales sabrán muy bien lo que muy pocos de nosotros queremos saber:

 Que en realidad no hay muerte. Sólo el cuerpo muere, pero el Alma es inmortal. 

LA SOLUCIÓN PARA LA HUMANIDAD ES LA ALTA VIBRACIÓN DEL AMOR.


                     

Nuestro cerebro: un ordenador que procesa información:
A cada segundo, en una vida como la moderna llena de estímulos, nos bombardean enormes cantidades de información. El cerebro solo procesa una mínima cantidad de ella: 400 mil millones de bits de información por segundo. 
Los estudios científicos han demostrado que sólo somos conscientes de 2.000 mil de esos bits, referidos al medio ambiente, el tiempo y nuestro cuerpo. Así pues, lo que consideramos la Realidad, es decir, aquello que vivimos, es sólo una mínima parte de lo que en realidad está ocurriendo. ¿Cómo se filtra toda esa información?
A través de nuestras creencias: El modelo de lo que creemos acerca del mundo, se construye desde lo que sentimos en nuestro interior y de nuestras ideas. Cada información que recibimos del exterior se procesa desde las experiencias que hemos tenido y nuestra respuesta emocional procede de estas memorias. Por eso, los malos recuerdos nos impulsan a caer en los mismos errores.

¿Cómo romper con esos malos hábitos del pensamiento?


          

El cerebro crea esas redes a partir de la memoria: ideas, sentimientos, emociones. Cada asociación de ideas o hechos, incuba un pensamiento o recuerdo en forma de conexión neuronal, que desemboca en recuerdos por medio de la memoria asociativa. 
A una sensación o emoción similar, reaparecerá ese recuerdo en forma de idea o pensamiento. Hay gente que conecta "amor" con "decepción" o "engaño", así que cuando vaya a sentir amor, la red neuronal conectará con la emoción correspondiente a cómo se sintió la última vez que lo sintió: ira, dolor, rabia, etc.
 Según Joe Dispenza "si practicamos una determinada respuesta emocional, esa conexión sináptica se refuerza y se refuerza. Cuando aprendemos a "observar" nuestras reacciones y no actuamos de manera automática, ese modelo se rompe". 
Así pues, aprender a "ver" esas asociaciones es la mejor manera de evitar que se repitan:
 La llave es la conciencia.