Seguidores

martes, 18 de febrero de 2014

LA CULPA, LOS CULPABLES Y LOS INOCENTES, EL DRAMA DE LA HUMANIDAD

CONCIENCIA CRÍSTICA

                                           

Como humanidad hemos tenido una experiencia, sombras, pero también luces, hemos buscado la felicidad, el reino, la utopía como una necesidad interna que ha brotado de cada ser en su paso por esta densidad.

 Hemos experimentado el miedo, la separación, el odio, las rivalidades, las guerras, las enfermedades producto de los pensamientos negativos, hemos tenido que reencarnar millones de veces, una y otra vez, tratando de despertar, atrapados hemos traicionado y cometido todo tipo de atrocidades en todas esas vidas, pero también nos ha acompañado la luz y las virtudes innatas, nadie por tanto, está libre de esa "culpa" que no es más que una experiencia, pura pedagogía aceptada antes de venir, acuerdos de la criatura que le ayudará, para así trasmutar nuevamente hacia la luz. 

De todas maneras el sentimiento y pasión por buscar culpables y sentirnos victimas, sentimientos de separación, propios de esta dimensión tercera, siempre afloran, están muy pegados a nuestra mente y ego que quiere darle una solución a esos retos siempre desde el exterior y con mirada dualista.

EN TODA ESTA HISTORIA ¿REALMENTE HAY CULPABLES Y VICTIMAS?

UNA VEZ MÁS, LOS MALOS Y LOS BUENOS SE ENCONTRARÁN EN LOS EXTREMOS,
(EL KYBALION) PUES NADA ESTÁ SEPARADO Y TODO ESTÁ RELACIONADO, COMO SI DE UN TAPIZ SE TRATARA.

SON PAPELES, SOMOS ACTORES CON UN ROL, LA SABIDURÍA ES PODER TRASCENDER ESOS PATRONES Y DUALIDAD, PARA ASÍ CONVERTIRNOS EN EL OBSERVADOR CONSCIENTE, MIRADA MADURA DE ESE CONJUNTO, DEL CUAL UNAS VECES HEMOS INTERPRETADO AL "BUENO" Y OTRAS AL "MALO".

Termino con un pasaje donde al maestro Jesús le traen una mujer sorprendida en adulterio y su respuesta sorprende a todos, pues fue más allá de todos los convencionalismos y leyes de su época...

-Maestro he aquí a una mujer sorprendida en adulterio, ha quebrantado la ley, ha pecado, ha traicionado a su marido, por tanto es culpable, ha infringido los mandamientos, merece morir a pedradas...

Jesús levanta a la mujer que con lágrimas en los ojos le pedía auxilio, ante aquella masa iracunda y con ansias de venganza, ávidos de justicia e hipócritas moralistas.

Le dice: -Bien, el que esté libre de culpa o de pecado, que arroje la primera piedra...

Para el asombro de todos, nadie se atrevió y poco a poco se fueron retirando, avergonzados y confundidos, empezando por los más viejos...

El maestro amorosamente levantó del suelo a la presunta culpable y le dijo:


-"Mujer, ¿dónde están los que te acusan, ve en paz y no lo hagas más."


                                      v

EL AMOR ES SUPERIOR A LA LEY, CUANDO APARECE ESTA VIBRACIÓN ALTA SUPERA NUESTROS SENTIMIENTOS DE JUSTICIA Y DE VICTIMAS, COMENZAMOS A PERCIBIRLO TODO NO DESDE LA SEPARACIÓN, SINO DESDE LA UNIDAD.