Seguidores

martes, 25 de febrero de 2014

ALGO SOBRE EL CHANTAJE, EMOCIONAL Y AFECTIVO




He notado una tendencia muy marcada que tiene nuestra raza humana a realizar una especie de chantaje moral sobre los demás, por ejemplo desde la cuna, el recién nacido y de manera natural realiza pericias a través del llanto, intercambio de miradas, gestos de auxilio que mueven a la compasión, etc.
Luego esas actitudes de exigencia existencial nos acompañan hasta llegar a la edad madura, donde estará a cargo de una comunidad de vida, es el esposo ñoño, malcriado, es la niña que no la comprenden en casa, es el GRAN:

"Yo te doy para que tú me des".



       


El chantajista de afectos, siempre "lleva razón", es un auténtico mercader de sentimientos, siempre tiene una auto-justificación y un alto sentido de la JUSTICIA y exigencia a TODOS, menos a él, muy mareado en su ceguera, deambula por los rincones buscando alimentarse de "migajas"...
Cuando llega a un lugar y se siente bien, procurará "dar un poco de algo", para en pago recibir "algo que en apariencia carece"....
Este siempre intentará sacar un partido que a manera de exigencia lo proyectará hacia afuera.
Como norma general su ego dañado hace que termine decepcionándose de TODOS, pues claro: se siente "no correspondido", acaba por juzgar las conductas ajenas y se marchará a otro sitio sediento donde implantará la bandera del "tú me das y yo te doy".
Ciclo que se repetirá como un signo de insatisfacción, hasta que descubra que todo lo que ha exigido y buscado afuera lo lleva dentro, hasta que descubra que solo se puede realizar en EL AMOR INCONDICIONAL.

TODO TIENE SU RECOMPENSA, PERO EN EL JUSTO MOMENTO:


Cuando haces algo por alguien y no te llega la recompensa esperada, igual es un signo que el universo te lo dará por otra parte, pues nada se queda sin su debida PAGA, ES UNA LEY UNIVERSAL, en su momento, sin forzar nada, suave y ligero, el día que menos lo esperas, tocará y llamará a tus puertas lo que has dado.

En realidad, no damos nada a nadie, no ofrecemos nada, no hay intercambio de nada, todo es un teatro y acuerdos, es como un juego donde "hacemos como que no somos o simulamos que carecemos", es una manera pedagógica para elevarnos en el amor. Pues nadie carece de nada, TODOS llevamos las herramientas y virtudes para ser feliz en este instante, independientemente a...

                                   

TRISTEMENTE VIVIMOS EN EL COMERCIO DEL "YO TE DOY Y TÚ ME DAS", PUES NO HEMOS DESCUBIERTO Y EXPERIMENTADO EL SABOR Y LA RECOMPENSA DEL AMOR INCONDICIONAL.

NO NOS ENSEÑAN QUE SOMOS SERES AUTO-SOSTENIBLES, CON ENERGÍA INAGOTABLE, NOS HAN DICHO QUE LA FELICIDAD DEPENDE DE OTRA COSA QUE ESTÁ AFUERA, así vamos pensando en la tristeza de una vida, desilusionados y en la creencia de que no podemos controlar nada, que estamos fatalmente controlados, pensamos que somos victimas de una trama, victimas de nosotros mismos, creando un drama y rueda karmática, la cual se prolongará de reencarnación en reencarnación hasta que la criatura DESPIERTE A SU SER, CONCIENCIA ETERNA.
¿Será ahora que toca tomar esa CONCIENCIA del Ser?