Seguidores

sábado, 24 de agosto de 2013

"EL UNIVERSO ES MENTAL"

                               

Leyendo un poco de física conceptual y meditando en silencio, comparto con "mucho amor" un momento de "filosofía":

Por: Nadim David Vargas 

 Tal parece que la realidad no es sino un resultado de la elasticidad mental. La elasticidad es una condición producida por fuerzas externas, sin embargo, cuando estas se eliminan, el "material" regresa a su estado original, ¿y qué es todo lo que nos rodea sino -puro material mental-?, tal como bien decía en el siglo XIX El Kybalion: "El universo es mental".

Entonces, ¿Cuál es esa fuerza externa que ha creado la ilusión del tiempo y las realidades?. Tal parece, que la fuerza externa es el pensamiento, pero, entiéndase <pensamiento> no como un "proceso cognitivo", sino como "onda elástica"; resulta interesante observar que la "onda elástica" en física es una <perturbación tensional> que se propaga a través de un medio elástico, pero... 

¿Qué es la tensión?

En Física, la tensión se origina gracias a la diferencia potencial entre dos puntos, dicha tensión (voltaje) necesita de un conductor. No es coincidencia que nuestro cerebro sea un conductor de impulsos eléctricos, pero, si existe una perturbación en el voltaje, entonces, es aquí cuando se origina esa -onda elástica- o sea, esa onda que deforma el <material mental> original, produciendo así (como ya se dijo) las distintas realidades y tiempos.

                              

Ahora bien, ¿qué es la vibración?; la definición de este concepto es:
 

"Propagación de ondas elásticas", ¿No es interesante que la repetición de una vibración genere lo que conocemos como <frecuencia> y que entre más bajas sean las frecuencias cerebrales más se abre la puerta de la percepción profunda?

Cuando entramos en estado de sueño o meditación, el cerebro funciona en sus frecuencias más bajas (0,2-3,5 HZ), ¿No es acaso en estados estados en donde la perturbación tensional (pensamiento) está más ausente?

Si observamos bien todo esto, entonces, como se dijo en un inicio, tal pareciera que lo que vivimos no es sino la extensión diversificada de una perturbación tensional. La repetición de la vibración es lo que genera las frecuencias, y entre menos repeticiones existen, más cerca estamos de los "altos niveles" mentales en los que a ratos florece como arte de magia la sabiduría.

Dice la física: 

"La posición de equilibrio llega cuando la fuerza que actúa sobre él sea cero". Si retomamos el inicio de este escrito, recordaremos que la "elasticidad mental" es el resultado de una fuerza externa aplicada y las realidades y tiempos son producto de la perturbación tensional (pensamiento), entonces, si logramos que el pensamiento no intervenga en la mente, estaremos en un "momento cero", en un momento de equilibrio, en un momento en el que la verdad se puede liberar y la <ilusión vibracional> puede cesar. 

                         


No olvidemos que la vibración genera ondas sonora, y esto lo digo porque tal vez lo que dicen los textos herméticos sobre el origen de la vida no es sino el origen de la ilusión: 

"Y al principio fue el verbo"... 

Pareciera complejo lo que se dice, pero no hay que hacer un esfuerzo para comprenderlo, tan solo hay que mirarlo varias veces, tal como cuando miramos las piezas de un rompecabezas, nos familiarizamos con ellas y comenzamos a percibir las respuestas.

Todo esto me lleva a comprender que entre más distraídos estamos, más presos de la mentira vivimos, del mismo modo, todo aquéllo que acelere las frecuencias cerebrales (música, películas, situaciones, comida, etc), levanta más barreras en la mente, más ilusiones que nos alejan de la verdad y la libertad. 

                                        

Aprendamos a estar en silencio.

 Aprendamos a elegir lo que mejor alimente a nuestras vibraciones, aprendamos a estar tranquilos, atentos, siempre observando y sin separar los sentidos; solo así, es posible que vayamos más allá de las frecuencias, de las repeticiones, solo así, es posible que logremos estar en el verdadero presente, ahí donde no hay ilusión ni tiempo, aquí donde somos uno con esto... porque la unión es amor, y solo el amor lleva a la forma original de la mente, ahí donde solo hay eternidad, aprendizaje y revolución.