Seguidores

jueves, 15 de agosto de 2013

EL PECADO, EL KARMA Y LA CULPA, CREACIONES DE LA MENTE Y EL EGO

EL KARMA ES UNA CREENCIA ADMITIDA Y HEREDADA:

EL KARMA SE CONVIERTE EN REALIDAD Y DESDE LUEGO PUEDE LLEGAR A HACER DAÑO.

SE PUEDE HEREDAR Y ARRASTRAR DE CICLOS EN CICLOS REENCARNATORIOS.

                              

Las creencias internas son las que crean el KARMA:

-Complejos de víctima.

- Resentimientos de y por culpas acumuladas, hacia uno mismo o hacia el otro.

-Deseos de venganzas.

- Miedos a que alguien te agreda, ofenda, expropie los derechos.

- Miedos a ser ofendido o violado en sus derechos particulares.

-Miedos a la muerte física, este miedo es el origen de las enfermedades, también se hereda y se transfiere a otras vidas.

Cuando EL SER TOTAL, Alma, llegue a la conclusión de que NADA NI NADIE, AFUERA O ADENTRO, la puede “dañar”, el karma dejará de ser EFICÁZ Y OPERANTE.

LA METÁFORA DEL CUENTO “LA BELLA Y LA BESTIA”.


La bella es el Alma atribulada y confundida, la Bestia es el concepto del opuesto, cuando se rompe con el beso y el Amor de la Bella, desaparece la ILUSIÓN, se da un paso más allá de la apariencia, pues esta a creado el miedo ante un monstruo que es una creación del ego, no existe, tan solo es un camuflaje, la Bestia es una creación de la mente, cree que es su enemigo, pero si se da un paso más allá, se descubre al príncipe escondido tras esta apariencia.

Somos como un complejo sistema que activa patrones internos y externos en constante vibración, por el influjo de los pensamientos y las emociones. Si tenemos la creencia de que existe el “daño” o el mal, este se hará realidad en nuestra experiencia.

Pongamos un ejemplo, en el caso de una chica que es violada, algo que es totalmente aberrante, pues rompe con las leyes del respeto cósmico y universal, bien:

-¿Qué pasa si esa chica descubre que ella misma atrajo a su verdugo? ¿Qué pasaría si el violador puede recapacitar y darse cuenta de su miseria?

Las dos partes se benefician, pues en este caso la “victima”, por llamarle de alguna manera, actuó de enlace y encuentro para que el otro “abusador” se diera cuenta de sus extravíos, si la chica puede perdonar, de inmediato se detiene la violencia en ella, si el violador se arrepiente y pide perdón, queda iluminado, por tanto el karma o el daño desaparece en ambas parte. Se trasmuta hacia lo positivo, de tal forma que un hecho aparentemente dramático, oscuro, es transformado de inmediato en una experiencia positiva, edificante y de iluminación, para las dos partes implicadas en el suceso.

Las dos “ganan”, las dos se benefician, las dos partes en su “papel” como actores de una obra de teatro, han demostrado que la maldad en sí es una cuestión de la mente y del ego, el cual no permite sacar de eso negativo lo positivo, este falso personaje siempre buscará excusas y pretextos para la queja, para inventar juicios contra el “otro”, etc.

                                  

Resumiendo:

-Lo que nos llega del exterior no es lo que nos hace daño, la maldad es una creación de la mente y del ego.

-El karma se produce debido a un sistema de creencias que nos han programado y heredado.

-El miedo a la muerte es la causa de lo anterior, si de una vez comprendemos que no vamos a morir, que nada nos puede dañar si antes no le damos permiso y entrada, quedaríamos libres y las cadenas del Karma heredado se romperían.

TODO DAÑO ES UNA CREACIÓN, POR TANTO LO QUE CREA EL KARMA O SECUELA DEL MAL, VIENE DE ADENTRO, NO ES EL “OTRO” EL QUE ME HIERE, ES LA DISPOSICIÓN DEL CORAZÓN DE AQUEL QUE ASIMILA LO QUE LE HAN HECHO, COMO ALGO MALVADO O PECAMINOSO.

Cuando seamos libres de las opiniones, conceptos, juicios, envidias, agresiones físicas o morales que pensamos nos puedan llegar y por tanto “AFECTAR” de los demás, se detendrá la violencia.
La violencia no es el resultado de una agresión exterior, para que ocurra, debe existir un previo acuerdo por las dos partes, primero, uno que actuará de agresor o rival, el otro consentirá y asumirá su papel de “victima”- En realidad no hay ni culpables ni víctimas, es una experiencia que se viene a experimentar, por razones de momento insospechadas y que cada cual debe saber desentrañar y discernir.