Seguidores

miércoles, 14 de agosto de 2013

EL ENCUENTRO EXTRATERRESTRE AÚN NO PODRÁ SER.

                          

ESTAMOS VIVIENDO UNA ADOLESCENCIA QUE SE PROLONGA.


Lo que siento adentro lo traspolo al plano exterior, en el cual veo y siento una angustia e inmadurez infantil en los planos afectivos, del intelecto y el eros.

Algo va a terminar, algo concluye en mi y afuera también, es un fin de siclo exterior e interior, es una crisis de identidad y de fracaso total, de desazón y hastío, de pérdida de sentido y cabe la eterna pregunta, ¿qué hacemos en esta 3d?. ¿Habría la posibilidad de un escape? ¿sin acumular más karma? ¿y sin necesidad de ir a un infra?

La paradoja es que esta humanidad quiere vivir y seguir con la experiencia del "TODO Y A TOPE", con todo lo que implica, se comenzará a sentir y a dejar de PENSAR, pasar de la dualidad a la integración.

He podido comprobar en mí mismo y en mi entorno que la actual civilización humana se encuentra en pleno estado de adolescencia, en lo que algunos denominarían la edad del pavo. 



 Ese afán de intentar auto demostrarnos que somos útiles, mejores que la gente que nos rodea y en exceso vitales, hasta el punto de dirimir nuestras diferencias a mamporros, con derramamiento de sangre y muerte incluidos.

LA HUMANIDAD AÚN ESTÁ EN UNA ADOLESCENCIA TARDÍA, TAMBIÉN ESTÁ DE PARTO Y TRAE UN BEBÉ FRUTO DE TODAS LAS EXPERIENCIAS EN LOS SIGLOS ACUMULADAS.
   
 Quizá ese sea el motivo por el que nuestros Hermanos mayores cósmicos no terminan de ponerse en contacto, de forma abierta, con nuestra especie. 

No hemos madurado lo suficiente como para salir al cosmos para colonizar sus mundos y viajar a las más lejanas estrellas. Nos falta humildad, a nivel de especie, para reconocer que aún estamos sujetos a fuerzas hormonales que aún no sabemos controlar y que, por ende, pueden resultar tan peligrosas ahí afuera, en el mundo estelar, como lo es en nuestro mundo terrestre, donde las guerras y la explotación de la naturaleza, cada día que pasa, nos acerca más y más hasta un estado previo a la extinción biológica.

                             

No obstante, y muy a pesar de que ellos se encuentran ahí fuera y aquí dentro, entre nosotros, intentando ayudar a la Especie Humana a traspasar la frontera de la violenta adolescencia hacia la serena madurez cósmica, no pueden mostrársenos con toda su evidencia, pues el Individuo Humano debe reconocer su autosuficiencia y no dejarse arrastrar por un falso sentimiento de que no es necesario el esfuerzo pues nuestros hermanos mayores nos sacarán de cualquier problema en el que nos metamos.

Ellos saben que esto no es así y por lo tanto si intervienen lo hacen con extrema discreción y nos ponen antes situaciones complejas y peligrosas para experimentar si somos capaces o no de controlar nuestras agresivas emociones; dado que, de ello depende que superemos el Curso lectivo, podamos abandonar el Planeta y adentrarnos en la oscura y luminosa inmensidad del Cosmos estrellado en compañía de nuestros iguales hermanos cósmicos.

                                      

Recapitulemos:
Nos encontramos en un escenario donde se está realizando un examen, una prueba práctica. Nosotros somos los alumnos que se examinan y nuestros examinadores son seres muy avanzados cósmicamente que siempre hemos conocido como nuestros Hermanos Mayores. 

 No son ellos los que se enfrentan a nuestras decisiones, somos nosotros mismos mediante nuestros antagonismos. En el fondo, nuestro contrario solo se muestra a nosotros como si ellos fuesen nuestra imagen reflejada en un espejo. De ahí la necesidad de despersonalizar todos nuestros problemas. 

Siempre que entendamos que el Enemigo es el Problema y su origen, nos estaremos equivocando y no habremos avanzado gran cosa.

Nuestro enemigo no es la imagen ilusoria que tenemos frente a nosotros reflejada en el espejo, somos nosotros mismos, nuestro problema es nuestra adolescencia humana y la solución el conocimiento del problema y la aplicación de la cura, el control, el Autocontrol que demostrará a nuestros Hermanos Mayores que estamos a punto de alcanzar la madurez de nuestra Especie.

Nos queda mucho camino por recorrer, pues hasta ahora íbamos a ciegas, se está revertiendo el proceso, se está deteniendo la maquinaria que nos ha alimentado y está caducando el ordenador MATRIX al cual hemos estado conectados e hipnotizados.

                             

DEBEMOS PASAR DEL "APERITIVO" A LA "COMIDA CON ESENCIA FUNDAMENTO SÓLIDO", SOLO ASÍ DEJAREMOS EL ENSUEÑO DE LA ADOLESCENCIA Y LAS DEPENDENCIA PATERNALISTAS. 

MIENTRAS NO SALGAMOS DE ESA INMADUREZ NO SERÁ POSIBLE EL ENCUENTRO EXTRATERRESTRE DE MANERA MASIVA.