Seguidores

miércoles, 3 de julio de 2013

YA ESTAMOS DE VUELTA


Exégesis de la parábola del "Hijo pródigo", vista a la luz de nuestros tiempos:

Así comienza el drama de la “partida”:

"La parábola del hijo Prodigo" trata sobre un Hombre muy poderoso  que posee ricos viñedos y campiñas y es padre de 2 hijos. Un día, el hijo menor le pide a su padre la parte de la herencia que le corresponde, pues quiere irse a recorrer el mundo. Su padre se la entrega y este se marcha…de Lucas 15:11-32.

Supongo que habéis leído este relato atribuido al maestro Jesús y que el gran pintor Rembrandt Harmenszoon van Rijn
 se inspiró y extrajo del evangelio de Lucas.
 Reflexionando sobre la misma y a la luz de estos nuevos tiempos me han impactado todas las imágenes y riqueza de símbolos.

AHORA ESTAMOS DE VUELTA A CASA

                        

Hemos abandonado nuestra casa por un tiempo para experimentar la ausencia, para experimentar la tristeza de la separación, la angustia del olvido y la desesperanza de los sin tierras.

Hemos ido detrás de falsos ídolo, adorado a otros dioses, buscando una felicidad inventada por un Ego que cada día tomaba posesión de una tierra que no le pertenecía.

Es la vuelta a casa del hijo pródigo que somos nosotros, el padre lo recibe, es nuestros SER superior que ansía nuestra llegada y nos abraza con paternal afecto; el hermano mayor envidioso que no se alegra es el ego, este le hace gran resistencia, pues dice: "yo siempre he estado contigo" lo cual es falso.

El Padre (Ser Superior) se alegra y le entrega un "vestido"el traje de las virtudes, de la gracia y del Espíritu Santo, también le regala un anillo, imagen de la alianza Eterna y del Amor, esponsales de Paz y Unión Mística con nuestro SER Eterno, Fuente de Energía infinita, Alegría y Vida.

TENEMOS QUE EXPERIMENTAR AFUERA PARA DARNOS CUENTA DE LA IMPORTANCIA Y RIQUEZA INTERNA.

LO IMPORTANTE ES QUE SEPAMOS ENCONTRAR EL CAMINO, QUE DIVISEMOS LA CASA A LO LEJOS, QUE ESTEMOS CONVENCIDOS QUE NOS ESTARÁN ESPERANDO PARA HACERNOS UN FIESTA DE BIENVENIDA.

Namasté