Seguidores

miércoles, 22 de mayo de 2013

SENTIRSE BIEN ES LA CLAVE PARA NO ENFERMAR

Las emociones y las células

Cada uno de tus sentimientos satura cada célula y órgano en todo tu cuerpo.

Cuando tienes buenos sentimientos, estás dando Amor y recibes la fuerza total de la salud a través de tu cuerpo a un paso asombroso.

Cuando tienes malos sentimientos, la tensión te contrae los nervios y las células, la producción de química vital en tu cuerpo cambia, tus vasos sanguíneos se contraen y tu respiración se vuelve superficial, todo lo cual reduce la fuerza de la salud en tus órganos y en todo tu cuerpo.

Las enfermedades surgen simplemente cuando un cuerpo no ha estado sintiéndose bien durante un largo período de tiempo debido a sentimientos negativos como el estrés, la preocupación y el miedo.



Todas tus emociones afectan cada célula de tu cuerpo. La mente y el cuerpo, lo mental y lo físico, están siempre entrelazados.


Las células emocionales


No somos simples pedazos de carne. Estamos vibrando como un tenedor bailante, y mandamos vibraciones a la gente todo el tiempo. Emitimos y recibimos. 


Entonces las emociones orquestan las interacciones entre nuestros órganos y sistemas para controlar eso.

Las emociones, no son simplemente química en el cerebro. Son señales electromagnéticas que afectan a la química y a la electricidad de cada célula del cuerpo. El estado eléctrico del cuerpo está modulado por las emociones cambiando el mundo desde dentro del cuerpo. 

Los estados emocionales afectan al mundo fuera del cuerpo.

El sentimiento de estar conectado con Dios, de sentirse bendecido es una parte importante para el cerebro.
Los “químicos gozosos” que ocurren de forma natural se llaman endorfinas y son enviados por el cerebro y en el cuerpo como respuesta a los estados emocionales y a las actividades físicas.
Es como si estuviésemos diseñados para hacer elecciones alrededor del placer. La parte más evolucionada e inteligente de nuestro cerebro está empapada de receptores que nos hacen utilizar el placer como criterio en las decisiones.

  Entonces está bien sentirse bien.



Mientras está claro que los receptores del gozo está asentados en la corteza prefrontal, no esta tan claro la parte del cerebro que toma complejas decisiones. Sabemos que la vibración en estos receptores median o lideran al organismo entero hacia al sentimiento de gozo. 

Por tanto, la vibración de las endorfinas es realmente el gozo de la unión divina.

Así que cuando creamos ese tipo de resonancia internamente, estamos sintonizados con el ser divino. Este estado es la función natural del ser pero nuestra sociedad interfiere. No tenemos que enseñarles esto a gente indígena. La mayoría de nosotros ha perdido el sentido de la realidad. Todo es solo cuestión de sentirse bien.

ESA ES LA CLAVE, SENTIRSE BIEN.

Fuentes: http://davidhuerta.typepad.com/blog/2011/08/las-celulas-emocionales.html


Vídeo:
SENTIRSE BIEN, ES LA CLAVE PARA NO ENFERMAR