Seguidores

martes, 16 de abril de 2013

LA CONFUSIÓN ES LA PRINCIPAL ARMA DE LAS TINIEBLAS, EN UNA GUERRA SE SABEN LOS BANDOS, QUIENES SON Y QUÉ QUIEREN, PERO EN TIEMPO DE PAZ EL DISCERNIMIENTO ES MUY IMPORTANTE PARA NO DEJARSE CONFUNDIR.


¿Cómo saber a ciencia cierta lo puro de lo contaminado?
Las falsas banderas de la libertad y la paz abundan por todas partes, pero detrás de la apariencia y color no siempre hay intenciones, ni de paz ni de libertad.

¿Cómo discernir la sana doctrina y el sabio camino que conducen a la autentica liberación de la conciencia y del ser ?

Es muy conocido que hasta los ángeles se disfrazan:
..."Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz..."2Cor 11:14

Ante esta alerta, precavidos es poco, pues aún nuestros ojos y espíritu no pueden discernir con los ojos y entendimiento material, por dónde es que viene ese disfraz.

A continuación les dejo algunas pautas y luz para no errar al respecto:

-Un ángel de luz nunca se presenta como tu salvador.

-Los ángeles siempre que actúan y se manifiestan, tienen un proyecto venido solamente de la voluntad de Dios, por tanto no amenazarán, ni te infundirán miedo.

-Los seres de luz llamados ángeles, cuando pasan por la vida de una persona, dejan una huella y buen sabor de paz y amor.

-No coaccionan, no amenazan.

-No juzgan el comportamiento humano, de ningún bando, tampoco se siente ofendidos, ni dolidos por los males de la humanidad.

-No es su papel ni misión el darle al hombre soluciones para su vida personal.

-Nunca te dirán: HAS LO QUE YO TE DIGA.

CUANDO LOS DISCÍPULOS TENTADOS EN EL DESIERTO ACUDÍAN A LOS SABIOS Y ANCIANOS EN BUSCA DE AUXILIO.

Estos se asombraban de su ceguera les advertían que dentro de ellos estaba toda la sabiduría, discernimiento, información y guía para que no se pierdan.

Y SALGAN VICTORIOSOS.

Esto queridos amigos lo conocen también los seres espirituales DE LA LUZ, saben que no estamos desprotegidos y mucho menos como criaturas al intemperie, desprovistas al nacer de las armas PARA EL BUEN COMBATE DE LA FE.

Un padre acompaña a su hijo a un partido y desde el público, lo anima y exhorta, pero no puede bajar al campo, no puede ni debe intervenir en la competencia. Por su parte el hijo sabe que su padre está entre el público de participantes, su hijo sabe de las buenas vibraciones e intenciones de su padre para que gane a su rival, pero también es consciente que:

ES SU LUCHA, ES SU COMBATE.

ESE ES EL PAPEL DE LOS SERES DE LUZ SERÍA, DARNOS ÁNIMO, INSPIRARNOS Y CON SUS BUENAS VIBRACIONES APOYARNOS EN EL CAMPO DE BATALLA QUE ES LA VIDA.

Pues sabíamos a lo que veníamos y conocíamos los retos.

ES NUESTRO COMBATE, ES NUESTRO MOMENTO DE DESCUBRIR, EL MOMENTO QUE TANTO HEMOS ESPERADO.

ÁNIMOS.

NAMASTÉ.

LA VERDAD ESTÁ DENTRO DE TI